De li­gue a mu­jer

¿Y SI CAM­BIA EN LA CA­MA? Hay hom­bres a los que el com­pro­mi­so les ca­pa. De gol­pe y po­rra­zo su chi­ca se con­vier­te en su mu­jer y, sin con­tar­lo, to­do se vie­ne abajo por de­ba­jo de las sá­ba­nas. ¿Qué les pa­sa por la ca­be­za? O, me­jor di­cho, ¿qué de­ja de pa­sar­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PA RE JAS - TEX­TO: SIL­VIA RA­MOS

Va­le­que to­do se apa­ga con el tiem­po. Pe­ro, ¿y si lo ha­ce de un día pa­ra otro? ¿Si de re­pen­te, jus­to en ese mo­men­to de com­pro­mi­so e in­ti­mi­dad que lle­ga al ini­ciar una con­vi­ven­cia o ce­le­brar una bo­da to­do se en­fría? Por­que eso pa­sa. No en la ma­yo­ría de los ca­sos, pe­ro pa­sa. Y les ocu­rre más a los hom­bres. De pron­to, tu re­cién es­tre­na­do ma­ri­do o pa­re­ja for­mal de­ja de bus­car­te en la ca­ma. Y no ha­bla­mos de ha­cer la cu­cha­ri­ta. Ha­bla­mos de se­xo. La li­bi­do des­cien­de a ni­ve­les in­fer­na­les y los en­cuen­tros se vuel­ven más me­cá­ni­cos, sin lu­gar a la ima­gi­na­ción ni a los jue­gos. Me­nos aún a las fan­ta­sías. Y aho­ra la pre­gun­ta del mi­llón, ¿por qué? La se­xó­lo­ga Arán­za­zu Gar­cía la res­pon­de. Exis­ten, ex­pli­ca ella, al­gu­nos fac­to­res que pa­ra cier­tas per­so­nas su­po­nen la ga­so­li­na de su vi­da se­xual. «Hay dis­tin­tos com­bus­ti­bles de la ex­ci­ta­ción. Uno es lo prohi­bi­do, co­mo cuan­do so­mos ado­les­cen­tes y em­pe­za­mos a ex­plo­rar y a trans­gre­dir ha­cien­do al­go que ya no es de ni­ños y que le ocul­ta­mos a los pa­dres», in­di­ca la ex­per­ta. Pe­ro hay más fac­to­res. Otro es el de la adre­na­li­na que sen­ti­mos al en­fren­tar­nos a un reto y, en pa­la­bras de Arán­za­zu, «de con­se­guir aque­llo que nos pro­po­ne­mos y que es de di­fí­cil ac­ce­so, in­clu­so que se de­mo­ra».

Otro de los prin­ci­pa­les mo­to­res de la li­bi­do es, pa­ra mu­chos, la sor­pre­sa y la no­ve­dad. «Una vez ca­sa­dos o en una re­la­ción de pa­re­ja for­mal, eso de­ja de exis­tir», se­ña­la la pro­fe­sio­nal car­gán­do­se el co­lor de ro­sa de cual­quier re­cién arre­jun­ta­do. «Una per­so­na que an­tes ya no echa­se de me­nos es­te car­bu­ran­te no lo no­ta­rá mu­cho, pe­ro si lo uti­li­za­ba o era uno de sus mo­to­res prin­ci­pa­les, sí que lo acu­sa­rá», ad­vier­te. Pe­ro no so­lo en el há­bi­to es­tá la ex­pli­ca­ción. «La re­la­ción en­tre dos per­so­nas tam­bién cam­bia. Pri­me­ros so­mos no­vios, for­ma­mos un equi­po con­tra el res­to de la gen­te y ha­ce­mos tra­ve­su­ras... el otro es tu alia­do», apun­ta la ex­per­ta, que aña­de que to­do es di­fe­ren­te cuan­do em­pie­zan las res­pon­sa­bi­li­da­des con la ca­sa, la economía o los ni­ños: «De­jas de ser su co­le­ga y em­pie­zas a re­pro­char­le lo que no ha­ce en ca­sa, le di­ces lo que de­be de ha­cer y pa­sas a ser su se­gun­da ma­dre. Eso es un an­ti­lí­bi­do gra­dual», sen­ten­cia.

HAY QUE VERSIONARSE

Has­ta aquí las lamentaciones. Va­mos a bus­car la so­lu­ción. «Si tu pa­re­ja se ex­ci­ta mu­cho con lo prohi­bi­do o pier­de el in­te­rés por re­pe­ti­ción, hay que bus­car ese pun­to. Se pue­de fan­ta­sear y po­ner prohi­bi­cio­nes par­cia­les co­mo atar o ven­dar, pa­ra li­mi­tar­le los mo­vi­mien­tos y ge­ne­rar­le la frus­tra­ción de no po­der ver­nos ni po­der to­car­nos. Tam­bién po­de­mos ins­tau­rar el día de no des­nu­dar­se o de no to­car­se de­ter­mi­na­das par­tes del cuer­po», des­ve­la la se­xó­lo­ga, que sin em­bar­go ad­vier­te que es­to no es ap­to pa­ra to­dos los pú­bli­cos. «Hay per­so­nas a las que les cues­ta ha­cer es­tas co­sas por una cues­tión de ca­rác­ter, pe­ro tam­bién es más fá­cil que el otro se can­se de una pa­re­ja que ca­rez­ca de ini­cia­ti­va o que siem­pre ac­ce­da a ha­cer lo que quie­ra en el mo­men­to en el que al otro le ape­tez­ca», ase­gu­ra.

Va­mos, que en de­fi­ni­ti­va mu­chos se can­san de co­mer siem­pre el mis­mo menú. «La re­pe­ti­ción va ha­cien­do que te gus­te me­nos cual­quier cosa que te dé pla­cer», afir­ma de­mo­le­do­ra la ex­per­ta. ¿En­ton­ces, no hay es­pe­ran­za? ¿Te­ne­mos que re­sig­nar­nos a ser ese pla­to de len­te­jas que se re­pi­te co­mo mí­ni­mo una vez por se­ma­na a lo lar­go de to­da la vi­da y que pa­sa sin pe­na ni glo­ria? No po­día ser tan dra­má­ti­co, y por eso Arán­za­zu se apre­su­ra a de­cir­nos que no. «La ma­ne­ra de que al­go te si­ga gus­tan­do con el pa­so del tiem­po es bus­car ver­sio­nes dis­tin­tas de lo que ya nos gus­ta­ba», ase­gu­ra. No se tra­ta tan­to de rein­ven­tar­se co­mo de versionarse. Por mu­cho tiem­po que pa­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.