Atra­ve­sar la puer­ta del mo­nas­te­rio pro­vo­ca una fre­na­da en se­co”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RES PON DE - TEX­TO: ELENA MÉN­DEZ Lei­re Quin­ta­na AU­TO­RA DEL LI­BRO «UNA CANCIÓN INES­PE­RA­DA»

Con­trein­ta y sie­te años, Lei­re Quin­ta­na (Bil­bao, 1972) de­ci­dió de­jar la em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba e in­gre­sar en un mo­nas­te­rio de clau­su­ra. Una de­ci­sión ra­di­cal que la cam­bió pa­ra siem­pre. Tras pa­sar allí cin­co años, op­tó por re­gre­sar a la vi­da mun­da­na. Lei­re com­par­te con no­so­tros es­ta ex­pe­rien­cia vi­tal que tam­bién ha plas­ma­do en su li­bro Una canción ines­pe­ra­da (editorial Mae­va).

—¿Qué te lle­vó a op­tar por la vi­da mo­na­cal?

—Des­de jo­ven me ha­bían atraí­do los mo­nas­te­rios, el si­len­cio de las igle­sias, el can­to de los mon­jes du­ran­te la li­tur­gia y la paz que to­do ello me trans­mi­tía. Un ve­rano vi­si­té el mo­nas­te­rio en el que in­gre­sé cin­co años des­pués y me ad­mi­ró la ale­gría de las mon­jas, su cer­ca­nía y so­bre to­do la fe­li­ci­dad que ex­pre­sa­ban sus ges­tos sen­ci­llos. De al­gún mo­do yo an­he­la­ba lo que ellas evo­ca­ban: paz, re­co­gi­mien­to, sim­pli­ci­dad y es­tar des­pier­tas, pre­sen­tes y con el co­ra­zón abier­to.

—¿En­con­tras­te lo que ibas bus­can­do?

—Sí, lo en­con­tré. En­con­tré lo que siem­pre ha­bía es­ta­do de­lan­te de mis ojos pe­ro era in­ca­paz de re­co­no­cer. Po­dría de­cir que es el amor mis­mo que tan­tas ve­ces adop­ta dis­fra­ces con los que nos con­fun­de. El amor que es y que so­mos se me hi­zo evi­den­te en el mo­nas­te­rio, en la vi­da co­mu­ni­ta­ria.

—¿Qué fue lo más di­fí­cil de asu­mir?

—An­tes de in­gre­sar, lo más di­fí­cil fue es­cu­char esa voz in­sis­ten­te que me em­pu­ja­ba ha­cia un ca­mino to­tal­men­te dis­tin­to, des­co­no­ci­do y que pro­vo­ca­ba un cam­bio ra­di­cal en mi es­ti­lo de vi­da. Una vez den­tro, lo más di­fí­cil fue acep­tar una re­gla de vi­da desafian­te pa­ra mí. Des­de lle­var un ho­ra­rio es­tric­to has­ta vi­vir en un en­torno ce­rra­do, pa­san­do por la obe­dien­cia. Cual­quier as­pec­to me­nor su­pu­so to­do un reto.

—¿Y lo más sa­tis­fac­to­rio?

—Vi­vir con sim­pli­ci­dad, la­brar la tie­rra, es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te con la na­tu­ra­le­za, ali­men­tar la ac­ti­tud de re­ve­ren­cia, no so­lo en la ca­pi­lla y du­ran­te la ora­ción, sino en las re­la­cio­nes, y so­bre to­do, vi­vir en co­mu­ni­dad, abra­zan­do lo di­fe­ren­te y dis­fru­tan­do de la ori­gi­na­li­dad de ca­da her­ma­na. Po­der tener la ex­pe­rien­cia de uni­dad; sa­ber­se con un so­lo co­ra­zón y una so­la al­ma, es lo más be­llo que te pue­de su­ce­der.

—¿Có­mo se pa­sa de la in­di­vi­dua­li­dad y es­trés de la vi­da de una eje­cu­ti­va a la tran­qui­la vi­da del con­ven­to?

—Aun­que la vi­da mo­nás­ti­ca no es tan tran­qui­la co­mo se pue­da ima­gi­nar, lo cier­to es que atra­ve­sar la puer­ta del mo­nas­te­rio pro­vo­ca una fre­na­da en se­co. Los có­di­gos son dis­tin­tos, los rit­mos, las prio­ri­da­des son muy di­fe­ren­tes a los que se vi­ven en el mun­da­nal rui­do. Es un apren­di­za­je len­to y cues­ta asi­mi­lar que la vi­da mo­nás­ti­ca no es­tá he­cha pa­ra ha­cer mu­chas co­sas, pa­ra acu­mu­lar ex­pe­rien­cias o re­la­cio­nes. No es­tá vol­ca­da ha­cia fue­ra, sino ha­cia den­tro, ha­cia el pro­pio co­ra­zón y eso, aun­que es fan­tás­ti­co, con­lle­va de­jar atrás la ve­lo­ci­dad de la men­te y en­trar en una quie­tud que, aun­que desea­ble, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, nos pro­vo­ca re­sis­ten­cia.

—¿Echa­bas de me­nos el mó­vil, In­ter­net?

—Al en­trar en el mo­nas­te­rio, di de ba­ja mi mó­vil pe­ro no sig­ni­fi­ca que no pu­dié­se­mos ha­blar por te­lé­fono o ha­cer uso de In­ter­net. Lo cier­to es que la ne­ce­si­dad de es­tar per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­da al ex­te­rior va des­apa­re­cien­do y las lla­ma­das o las en­tra­das en In­ter­net se van ha­cien­do me­nos fre­cuen­tes. Por otro la­do, en el mo­nas­te­rio se re­fle­xio­na so­bre el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías y no se nie­ga su uti­li­za­ción, sino que se orien­ta ha­cia lo que pue­da be­ne­fi­ciar la vi­da de la mon­ja y de la co­mu­ni­dad.

—Y la for­ma de ves­tir, ¿fue un shock ver­te con há­bi­to?

—Al prin­ci­pio me veía muy ra­ra, so­bre to­do por el ve­lo. Con el tiem­po apre­cié esa sen­ci­llez y esa es­té­ti­ca. Mi mi­ra­da cam­bió y el há­bi­to se con­vir­tió en una pren­da muy que­ri­da.

—¿Có­mo es un día en el con­ven­to?

—La vi­da de la mon­ja se plan­tea so­bre el equi­li­brio del ora et la­bo­ra (re­za y tra­ba­ja). Los tiem­pos de ora­ción son sie­te. Co­mien­za con la ora­ción de vi­gi­lias, a las 5 de la ma­ña­na y ter­mi­na con la ora­ción de com­ple­tas, a las 21. En­tre tan­to, las mon­jas tra­ba­jan. Los mo­nas­te­rios son au­to­su­fi­cien­tes y cui­dan de su su­per­vi­ven­cia a tra­vés de un de­ter­mi­na­do pro­ce­so pro­duc­ti­vo. En los mo­nas­te­rios se tra­ba­ja en fá­bri­cas, obra­do­res o ta­lle­res que se en­cuen­tran en clau­su­ra. El pro­duc­to de ese tra­ba­jo se ven­de. Tam­bién hay tiem­po pa­ra la for­ma­ción, es­pa­cios pa­ra el es­tu­dio o la ora­ción en pri­va­do y en­cuen­tros co­mu­ni­ta­rios.

—¿De qué ha­blan las mon­jas?

—No hay una úni­ca res­pues­ta, ca­da mon­ja tie­ne sus in­tere­ses e in­cli­na­cio­nes. A una mon­ja le pue­de in­tere­sar el cul­ti­vo eco­ló­gi­co y a otra sa­ber có­mo fun­cio­na una cen­tra­li­ta te­le­fó­ni­ca. Mu­chas ve­ces sim­ple­men­te ha­bla­mos de la fa­mi­lia o de otras co­mu­ni­da­des con las que te­ne­mos una re­la­ción de amis­tad o de acon­te­ci­mien­tos de la vi­da co­mu­ni­ta­ria o de la or­den.

—¿Ser mon­ja es una nue­va «mo­da»? Lo di­go por­que úl­ti­ma­men­te pa­re­ce que lo es­té con pro­gra­mas en la te­le de jó­ve­nes que quie­ren ser mon­jas, o mon­jas me­diá­ti­cas co­mo sor Lu­cía que se con­vier­ten en es­tre­llas del Twit­ter.

—Du­do que ser mon­ja es­té de mo­da. Pe­ro me pa­re­ce­ría ma­ra­vi­llo­so que se mul­ti­pli­ca­ran ex­pe­rien­cias ge­nui­nas de mon­jas o mu­je­res que han sa­bo­rea­do la vi­da re­li­gio­sa y que nos ayu­den a abrir los ojos, a vi­vir des­pier­tos.

—El mo­de­lo de mu­jer hoy en día es muy exi­gen­te: bella, in­te­li­gen­te, per­fec­ta...

—En el mo­nas­te­rio las mu­je­res son lo que son sin ade­re­zos y es­to es al­go be­llí­si­mo. Pal­pas su crea­ti­vi­dad, su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, su co­ra­zón y la pro­fun­di­dad de su al­ma. Y per­ci­bes que el ho­ri­zon­te de la mu­jer es enor­me cuan­do se va li­be­ran­do de al­gu­nas de las es­cla­vi­tu­des so­cia­les.

—Ha­blas en el li­bro de la li­ber­tad de la clau­su­ra. ¿No son pa­la­bras con­tra­dic­to­rias?

—Pue­den ser­lo en la su­per­fi­cie pe­ro se da la pa­ra­do­ja de que la vi­da en clau­su­ra te en­se­ña a ser li­bre. Fun­da­men­tal­men­te, li­bre pa­ra ele­gir la ac­ti­tud con la que vi­vir los acon­te­ci­mien­tos. Na­tu­ral­men­te, esa li­ber­tad se va ad­qui­rien­do a me­di­da que se re­co­no­cen las pro­pias es­cla­vi­tu­des. Y no son los mu­ros, sino de­ter­mi­na­das creen­cias las que nos es­cla­vi­zan. Creen­cias que nos ha­cen ca­da vez más pe­que­ños, más ra­quí­ti­cos. Sa­lir de ahí su­po­ne una gran li­ber­tad.

—Re­co­no­ces que te sen­tías co­mo un mar­ciano con tra­je de lu­ces. ¿Có­mo aguan­tas­te ese pri­mer año las in­co­mo­di­da­des de la vi­da mo­na­cal y la fal­ta de la re­la­ción con el ex­te­rior, la fa­mi­lia, los ami­gos?

—No fue fá­cil, pe­ro in­tuía que to­do ello te­nía un pro­pó­si­to. Se­pa­rar­se del mun­do co­no­ci­do es atra­ve­sar un de­sier­to que con­tie­ne una en­se­ñan­za. Las emo­cio­nes que pro­vo­ca (tris­te­za o in­clu­so de­sola­ción) te abren a una di­men­sión más pro­fun­da y des­co­no­ci­da de ti mis­ma. Te po­nen en con­tac­to con la so­le­dad del co­ra­zón y ese es un te­rreno fér­til pa­ra que pue­da cre­cer lo nue­vo.

—Y tras cin­co años de ale­grías y su­fri­mien­tos vuel­ves al mun­do... ¿Por qué? ¿Có­mo ha si­do la re-adap­ta­ción?

—Re­co­no­cí que la sed que me ha­bía con­du­ci­do al mo­nas­te­rio ha­bía si­do col­ma­da y pu­de en­ten­der que to­ca­ba vol­ver a ca­sa. La readap­ta­ción ha si­do fá­cil. Sa­lí fe­liz, con una ma­le­ta lle­na de en­se­ñan­zas, que he se­gui­do po­nien­do en prác­ti­ca has­ta hoy.

Lei­re Quin­ta­na no es la Au­drey Hep­burn de «His­to­ria de una Mon­ja», pe­ro su va­lien­te ex­pe­rien­cia vi­tal me­re­ce ser con­ta­da. Ella es una mu­jer de nues­tros tiem­pos que de­ci­dió aban­do­nar­lo to­do pa­ra in­gre­sar en un con­ven­to de clau­su­ra. Tu­vo que afron­tar re­tos co­mo ves­tir el há­bi­to, res­pe­tar un ho­ra­rio es­tric­to, la­brar la tie­rra o so­me­ter­se a la obe­dien­cia. No fue fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.