OJO A TUS GA­RA­BA­TOS

SI DIBUJAS MIEN­TRAS HA­BLAS POR TE­LÉ­FONO, ES­TO TE IN­TERE­SA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

No son tan inocen­tes co­mo crees. Esos di­bu­jos que ha­ces ca­si sin dar­te cuen­ta mien­tras ha­blas por te­lé­fono o es­cu­chas a al­guien en una reunión son re­ve­la­do­res. Cuan­do siem- pre pin­tas los mis­mos, ha­blan de tu per­so­na­li­dad. Si por el con­tra­rio eres de los que van cam­bian­do de ga­ra­ba­to, lo que ex­pre­san es más bien tu es­ta­do de áni­mo en ese mo­men­to «ar­tís­ti­co». Va­mos a res­pon­der a la pre­gun­ta. ¿Por qué los ha­ce­mos? ¿Es un tic? ¿Qué tie­ne de sub­cons­cien­te? «Tenemos dos ti­pos de memoria, la me­cá­ni­ca y la cons­cien­te. La me­cá­ni­ca es esa que te per­mi­te ha­blar mien­tras con­du­ces, por ejem­plo. Hay una par­te que es­tá más au­to­ma­ti­za­da, y de ahí vie­nen es­te ti­po de ac­cio­nes», ex­pli­ca el psi­có­lo­go clí­ni­co Manuel La­ge, que en­tien­de que sí po­dría­mos ca­ta­lo­gar es­te há­bi­to den­tro de lo que de­no­mi­na­mos tic: «En al­gún mo­men­to in­tro­du­ci­mos ese tic y lo re­la­cio­na­mos con si­tua­cio­nes de con­cen­tra­ción». ¿Me­mo­ri­za más el que di­bu­ja que el que no lo ha­ce? «No se pue­de afir­mar eso, lo que sí pue­do de­cir es que es una for­ma de re­la­jar par­te de la ten­sión, en el ca­so de que se ten­ga, por lo que de al­gu­na ma­ne­ra sí po­dría ayu­dar­nos a cen­trar­nos más en el men­sa­je», ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta.

FOR­MAS Y SIG­NI­FI­CA­DOS

En su libro Gra­fo­lo­gía fá­cil. Di­me có­mo es­cri­bes y te di­ré quién eres, el gra­fó­lo­go Jo­sé Javier Si­món in­di­ca que en to­dos nues­tros di­bu­jos dis­traí­dos «hay una can­ti­dad de con­te­ni­dos in­cons­cien­tes, en ma­yor gra­do cuan­to más abs­trac­to

sea el di­bu­jo en cues­tión». Si­món afir­ma que la lí­nea rec­ta es si­nó­ni­mo de energía, de du­re­za y pre­do­mi­nio de la ac­ti­vi­dad men­tal; mien­tras, la cur­va evo­ca a la sua­vi­dad, la gra­cia y la sim­pa­tía y re­ve­la a un au­tor que se de­ja guiar más por los sen­ti­mien­tos que por la ra­zón. La es­pi­ral nos di­ría del que la ha­ce que es nar­ci­sis­ta y ob­se­si­vo. Tan­to él co­mo la gra­fó­lo­ga Ma­ría Gan­dá­se­gui cla­si­fi­can los di­bu­jos en ga­ra­ba­tos aten­dien­do a va­rios cri­te­rios. Uno de ellos es el ta­ma­ño. Gan­dá­se­gui se­ña­la que si ocu­pan más de la mi­tad de la pá­gi­na, nos ha­blan de la ne­ce­si­dad de ex­pan­sión y de lla­mar la aten­ción. Si son pe­que­ños, pue­den ex­pre­sar re­trai­mien­to. El or­den es otro de los pa­rá­me­tros. Si es cla­ro y sim­ple, nos ha­bla­ría de una per­so­na se­re­na y or­ga­ni­za­da; al con­tra­rio, si el or­den es con­fu­so y en­ma­ra­ña­do el di­bu­jo se­ría una for­ma de li­be­rar las pa­sio­nes re­pri­mi­das. Ana­li­ce­mos la pre­sión con la que di­bu­ja­mos. Si es fuer­te y se no­ta el re­lie­ve en el re­ver­so de la ho­ja, el que es­cri­be no pa­sa inad­ver­ti­do en su am­bien­te. Si ca­si rom­pe­mos la ho­ja con tra­zos muy re­mar­ca­dos ex­pre­sa­re­mos ra­bia, pe­ro si es te­nue o des­nu­tri­da mos­tra­re­mos de­li­ca­de­za, in­se­gu­ri­dad o ten­den­cias de­pre­si­vas.

La ubi­ca­ción del di­bu­jo tam­bién es im­por­tan­te. Si la ha­ce­mos en la par­te su­pe­rior de la ho­ja, mos­tra­mos exal­ta­ción, in­te­lec­tua­li­dad y es­pi­ri­tua­li­dad de nues­tra par­te más cons­cien­te. Si nos va­mos aba­jo, sig­ni­fi­ca­rá ex­ci­ta­ción, se­xua­li­dad y da­re­mos nues­tra ca­ra más in­cons­cien­te. Ha­cia la de­re­cha in­di­ca fu­tu­ro y ex­pan­sión, mien­tras que a la iz­quier­da re­pre­sen­ta pa­sa­do y re­gre­sión. ¿Y el co­lor del bo­li? El azul es el más co­mún, por lo que no se in­ter­pre­ta, pe­ro el ne­gro sim­bo­li­za tris­te­za y pe­si­mis­mo, aun­que en es­cri­tu­ras ele­gan­tes pue­de ser un sín­to­ma de dis­tin­ción. El ro­jo se da en per­so­nas exal­ta­das, po­co due­ñas de sí mis­mas y agre­si­vas, que vi­ven in­ten­sa­men­te y tie­nen preo­cu­pa­cio­nes se­xua­les im­por­tan­tes, se­ña­la Gan­dá­se­gui, que re­cuer­da que el va­lor in­ter­pre­ta­ti­vo que se le da a ca­da co­lor de­be res­trin­gir­se al mo­men­to en que es uti­li­za­do de for­ma per­ma­nen­te. ¿A que te vas a fi­jar más en lo que dibujas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.