VEN­GO POR EL POS­TRE

RE­CO­RRE­MOS LOS LO­CA­LES MÁS DUL­CES DE GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA, TA­NIA TA­BOA­DA, CÁN­DI­DA ANDALUZ, BE­GO­ÑA R. SOTELINO

Enes­tos lo­ca­les lo me­jor es­tá siem­pre por ve­nir. Au­tén­ti­cos es­pe­cia­lis­tas en de­jar­nos un buen sa­bor de bo­ca, nos va­mos por al­gu­nos de esos si­tios en los que me­re­ce la pe­na ha­cer un hue­co y re­ser­var­nos pa­ra las úl­ti­mas lí­neas de la car­ta. Es­ta ru­ta es pa­ra lar­pei­ros, así que em­pe­ce­mos por el pos­tre. Se­gu­ro que des­pués de ver­los te ani­mas a pro­bar más de uno.

LA CA­SA DE LAS TAR­TAS

Si to­ca ha­blar de tar­tas hay que ha­cer­lo des­de A Ca­sa do Cu­ra, en Cu­lle­re­do. Por algo tie­nen más va­rie­dad que en al­gu­nas dul­ce­rías. Las res­pon­sa­bles son Yoly y Shei­la, sus re­pos­te­ras, que crean en­tre do­ce y quin­ce tar­tas di­fe­ren­tes ca­da día. «Den­de que co­me­za­mos a no­sa an­da­du­ra, hai apro­xi­ma­da­men­te cin­co anos, sem­pre tra­ta­mos dun xei­to es­pe­cial o no­so apar­ta­do de­di­ca­do ao pos­tre, que nós bau­ti­za­mos co­mo Lar­pei­ra­das da Mon­xa», se­ña­la Ru­bén Na­vei­ra, el due­ño del res­tau­ran­te, que aña­de: «To­dos os pos­tres que po­den de­gus­tar no no­so lo­cal son ela­bo­ra­dos dun xei­to ar­te­sa­nal». Tan­ta tar­ta da pa­ra mu­cho, así que los sa­bo­res a pro­bar son to­dos los que uno se pue­da ima­gi­nar. «Son ben di­fe­ren­tes, así que o clien­te pode co­mer tar­ta de quei­xo e ma­zá, quei­xo e Nu­te­lla, quei­xo e froi­tos ver­me­llos, mas­car­po­ne, fram­boe­sa e li­món, cho­co­la­te e la­ran­xa, na­ta e fre­sas, Kin­der Bueno, Fe­rre­ro, már­mo­re de cho­co­la­te e vai­ni­lla, cho­co bel­ga, quei­xo e froi­ta da pai­xón, e un lon­go et­cé­te­ra», de­ta­lla Na­vei­ra. Aquí tie­nen muy cla­ro cuál es el tru­co de tan­ta de­li­cia. «O tru­co real é que as no­sas com­pa­ñei­ras se de­di­can a is­to por amor á re­pos­te­ría, un­ha re­pos­te­ría que de­fen­de na me­di­da de to­das as no­sas po­si­bi­li­da­des o pro­du­to ga­le­go... aín­da que ago­ra es­tá moi de mo­da cha­mar­lle a is­to re­pos­te­ría ame­ri­ca­na... ¡pe­ro quen no co­meu den­de pe­queno nas no­sas fes­tas po­pu­la­res un­ha tar­ta fei­ta de bis­coi­to e a súa cre­ma co­rres­pon­den­te!», reivindica el pro­pie­ta­rio, que des­ta­ca el mi­mo de las au­to­ras de los pos­tres, muy me­ticu­losas con las pre­sen­ta­cio­nes. Tan­to triun­fan sus crea­cio­nes que, aun­que en un pri­mer mo­men­to la in­ten­ción era so­la­men­te ven­der­las co­mo pos­tre en el lo­cal, las re­pe­ti­das pe­ti­cio­nes de los clien­tes hi­cie­ron que de­ci­die­sen, ade­más, ha­cer­las ba­jo en­car­go pa­ra re­co­ger allí. Si que­re­mos algo más di­ges­ti­vo, A Ca­sa do Cu­ra tam­bién oferta he­la­dos ar­te­sa­nos de Bi­co de Xea­do pa­ra ce­lía­cos. Así, ¿quién no va con la idea de dar­lo to­do en el pos­tre? Ya ha­brá tiem­po pa­ra que­mar ca­lo­rías pe­ro, de mo­men­to, se­gui­mos la ru­ta del azú­car por Lu­go.

CA­ÑAS O BROWNIE

Las que es­tén con la ope­ra­ción bi­ki­ni no lo pa­sa­rán bien. Ver­los y no pro­bar­los se­rá de­ci­sión com­pli­ca­da. So­lo po­drán re­sis­tir­se aque­llos que es­tén do­ta­dos de una fuer­te per­so­na­li­dad y, aun así, pro­ba­ble­men­te aca­ben con el mí­ti­co di­cho: «Un día es un día. Hoy ha­go una ex­cep­ción». Nos re­fe­ri­mos a to­dos aque­llos co­men­sa­les que acu­dan al res­tau­ran­te La Pa­llo­za pa­ra dis­fru­tar de una co­mi­da o ce­na. A la ho­ra del pos­tre, la si­tua­ción se­rá com­pli­ca­da. Y es que es­te em­ble­má­ti­co es­ta­ble­ci­mien­to, ubi­ca­do a cua­tro ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal lu­cen­se, dis­po­ne de una gran va­rie­dad de pos­tres; ca­da cual con su me­jor sa­bor. Aquí la pin­ta no en­ga­ña. En­tre las opciones a ele­gir se en­cuen­tran las ca­ñas re­lle­nas de cre­ma pas­te­le­ra y un to­que de ca­ne­la, brownie de cho­co­la­te, tar­ta de que­so con fre­sa o he­la­dos ar­te­sa­na­les... pla­tos dul­ces muy sen­ci­llos, pe­ro pre­pa­ra­dos con un to­tal es­me­ro pa­ra que ade­más de re­sul­tar atrac­ti­vos a la vis­ta, de­jen un sa­bor de bo­ca ex­cep­cio­nal. «Es el cie­rre y la co­ro­na­ción de to­da co­mi­da. Es por ello que tie­ne que ser per­fec­to has­ta den­tro de su sen­ci­llez», opi­na Ra­mi­ro Ló­pez, pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to.

El ob­je­ti­vo del due­ño de La Pa­llo­za es que los co­men­sa­les dis­fru­ten y aban­do­nen el res­tau­ran­te sa­tis­fe­chos. Y pa­ra que se le­van­ten de la me­sa y se des­pi­dan del lo­cal con un ma­yor sa­bor de bo­ca les ofre­ce co­mo bro­che fi­nal es­ta am­plia va­rie­dad de pos­tres. «Tra­ta­mos de ter­mi­nar en equi­li­brio y en per­fec­ta com­bi­na­ción con los pla­tos que com­po­nen la co­mi­da o la ce­na», ma­ni­fes­tó Ra­mi­ro Ló­pez.

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.