¿EL DE­SA­YUNO PER­FEC­TO?

PA­RA EM­PE­ZAR NO LLE­VA ZU­MO DE NA­RAN­JA, SI­GUE LE­YEN­DO...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FAGINAS

Noha­bla­mos de die­ta ni de na­da que se le pa­rez­ca. Se tra­ta de sa­ber si es­ta­mos ha­cien­do bien el de­sa­yuno, la co­mi­da más im­por­tan­te del día, tal y co­mo nos cuen­ta el doc­tor Ma­nuel Vi­so. «Si cuan­do via­jas a Ma­drid lle­nas el de­pó­si­to de ga­so­li­na, la ba­se del de­sa­yuno de­be ser si­mi­lar, que te apor­te lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der afron­tar el día que tie­nes por de­lan­te», ex­pli­ca. La fór­mu­la él la ba­sa en tres ali­men­tos: le­che se­mi­des­na­ta­da (acom­pa­ña­da de ca­fé si se quie­re), ce­rea­les in­te­gra­les y fru­ta. Y cuan­do di­ce fru­ta no se re­fie­re al zu­mo de na­ran­ja. Vea­mos por qué. «El zu­mo lle­va agua, vi­ta­mi­nas de esa fru­ta y el azú­car de, pon­ga­mos, tres na­ran­jas. Eso es mu­cho, ya que al día de­be­ría­mos to­mar el equi­va­len­te a cin­co cu­cha­ra­di­tas de ca­fé y el zu­mo de tres na­ran­jas ya lle­va más o me­nos eso». ¿Qué pro­po­ne el mé­di­co? Sus­ti­tuir el zu­mo por una pie­za de fru­ta de tem­po­ra­da, que ade­más de que pro­vo­ca que so­lo se con­su­ma el azú­car de esa pie­za (mu­cho me­nos) apor­ta la pul­pa que es fi­bra. Así que me­jor una na­ran­ja que el zu­mo de tres na­ran­jas.

Ojo tam­bién a los ce­rea­les, que de­ben ser in­te­gra­les y na­da de cho­co­la­tea­dos. Y tam­bién se de­be te­ner cui­da­do con las ga­lle­tas su­pues­ta­men­te in­te­gra­les. «Pue­den lle­var azú­car, acei­te de pal­ma y man­te­qui­lla». Lo me­jor, se­gún Vi­so, es se­guir esa ba­se y des­pués aña­dir­le más ali­men­tos sa­lu­da­bles. En una die­ta bien he­cha el 50% o el 60% son hi­dra­tos de car­bono y en es­te mo­men­to del día se le pue­den me­ter más, por­que lo que no se re­co­mien­da es un ayuno pro­lon­ga­do. A los del ca­fé be­bi­do hay que de­cir­les que a me­dia ma­ña­na de­be­rían com­ple­tar su de­sa­yuno con esa ba­se. «Lo im­por­tan­te es no sal­tar­se el de­sa­yuno por­que nos pue­de lle­var a en­gor­dar más, pri­me­ro por­que lue­go te­ne­mos más hambre y nos pa­sa­mos el día pi­co­tean­do o por­que nos pe­ga­mos el atra­cón al me­dio­día», di­ce Vi­so. El doc­tor avi­sa tam­bién del ex­ce­so de bo­lle­ría, so­bre to­do en los ni­ños, de ahí que ofrez­ca otra ma­ne­ra más sa­lu­da­ble de em­pe­zar el día. So­bre esa ba­se ini­cial, se pue­den ha­cer ajus­tes: cam­biar los ce­rea­les por pan in­te­gral con acei­te de oli­va unos días, y otros por agua­ca­te o gua­ca­mo­le, que son gra­sas in­sa­tu­ra­das. O ha­cer­nos un ba­ti­do con le­che, fru­ta, ce­rea­les y se­mi­llas de chía, lino o sé­sa­mo. Tam­bién es­tá bien to­mar pa­vo o po­llo, pe­ro que sean na­tu­ra­les, no fiam­bre. ¿Y aque­llos re­me­dios an­ti­guos de po­ner la ye­ma de un hue­vo en la le­che? Eso era co­mo las so­pas de bu­rro can­sa­do que da­ban en Ou­ren­se, de vino, pan y hue­vo ba­ti­do. «Esa mez­cla es un error — di­ce el mé­di­co—. Es ver­dad que el hue­vo, des­pués de la le­che, es el ali­men­to más nu­tri­ti­vo, pe­ro cru­do a ni­vel di­ges­ti­vo se ab­sor­be po­co, por eso mu­chos nu­trien­tes se van con los desechos. La me­jor pre­pa­ra­ción es co­ci­da, don­de más pro­ve­cho se le sa­ca». Pa­ra aca­bar el doc­tor re­cuer­da que el 56% de los ni­ños desa­yu­nan bo­lle­ría y so­lo el 7% lo ha­cen co­rrec­ta­men­te. De ahí que re­co­mien­de que ade­más de un buen de­sa­yuno no es­tá de so­bra que se lle­ven una pie­za de fru­ta al co­le o un bo­ca­di­lli­to. Ellos sí que gas­tan mu­cha ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.