Yo soy un vi­deo­jue­go

TU VER­SIÓN EN 32 BITS es lo úl­ti­mo del hu­mo­ris­ta grá­fi­co Héc­tor Bo­me­tón, alias Mier­de­ci­tas: un vi­deo­jue­go lla­ma­do Su­pe­re­go ins­pi­ra­do en la es­té­ti­ca de los no­ven­ta. El ga­lle­go Al­fon­so Vi­la Que­lle ya es uno de los per­so­na­jes. Fue el re­ga­lo más ori­gi­nal de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - JUGANDO - TEX­TO: LORETO SILVOSO

Lle­gael post­hu­mor a los vi­deo­jue­gos. Atrás que­dan los tiem­pos en que ha­cía­mos co­la en el bar del pue­blo pa­ra echar un Te­tris. Ma­tar mar­cia­ni­tos co­mo for­ma de ocio se ha con­ver­ti­do en una in­dus­tria que fac­tu­ró 1.163 mi­llo­nes de eu­ros el año pa­sa­do en Es­pa­ña, don­de hay 24 mi­llo­nes de per­so­nas que jue­gan a la con­so­la. Los ga­mers tie­nen su pro­pio ca­nal de te­le­vi­sión y pla­ta­for­mas ex­clu­si­vas de strea­ming. En me­dio de to­da es­ta ma­ra­bun­ta di­gi­tal, el hu­mo­ris­ta grá­fi­co Héc­tor Bo­me­tón no con­se­guía en­con­trar un jue­go que de ver­dad fue­se de su gus­to, así que de­ci­dió di­se­ñar­lo y creó Su­pe­re­go. El pro­ta­go­nis­ta es él mis­mo —aun­que con su alias Mier­de­ci­tas— y los fi­gu­ran­tes son to­dos los que quie­ran par­ti­ci­par en el pro­yec­to. Cons­cien­te de que co­rre el ries­go de mar­car­se un spoi­ler, el pro­pio Bo­me­tón ade­lan­ta el ar­gu­men­to des­de su es­tu­dio en El­che. «El pro­ta­go­nis­ta es mi ál­ter ego y el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es que mi yo del jue­go pier­da el mie­do a la muer­te». Pe­ro lo im­por­tan­te no es tan­to el qué, sino el có­mo. Su­pe­re­go re­cu­pe­ra la es­té­ti­ca de los jue­gos de los no­ven­ta, cuan­do to­da­vía el pi­xe­la­do no te ha­cía creer en la reali­dad vir­tual. Es jus­to el es­ti­lo con el que Mier­de­ci­tas arra­sa en la red. Es­pe­cia­lis­ta en con­ver­tir per­so­na­jes de to­do ti­po en gifs ani­ma­dos, Bo­me­tón co­la­bo­ra con re­vis­tas de hu­mor, pro­gra­mas de te­le­vi­sión y tie­ne dos li­bros pu­bli­ca­dos con sus vi­ñe­tas, hai­kus, poe­mas y tuits. El ilus­tra­dor es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual y re­co­no­ce que la par­te de pro­gra­ma­ción se le es­ca­pa un po­co, pe­ro ha em­pe­za­do a for­mar­se en el len­gua­je de pro­gra­ma­ción pa­ra po­der sa­car ade­lan­te el Su­pe­re­go sin te­ner que pe­dir ayu­da prác­ti­ca­men­te a na­die. De mo­men­to, si­gue re­clu­tan­do per­so­na­jes pa­ra su vi­deo­jue­go, pre­vio pa­go de 20 eu­ros.

UN TI­PO CON TA­LEN­TO

«Bo­me­tón es de los tíos con más ta­len­to en Twit­ter», afir­ma Al­fon­so Vi­la Que­lle, uno de los per­so­na­jes del vi­deo­jue­go. Es­te co­ru­ñés de 39 años, que tra­ba­ja en el sec­tor de la edu­ca­ción on­li­ne, sal­drá en Su­pe­re­go gra­cias a sus me­jo­res ami­gos, que con­tac­ta­ron con Mier­de­ci­tas pa­ra sor­pren­der­le con su yo en for­ma de per­so­na­je de vi­deo­jue­go por su cum­plea­ños. Afi­cio­na­do tam­bién al hu­mo­ris­mo grá­fi­co —firma con el nick­na­me @vil­queint­weets—, lo pri­me­ro que pen­só Vi­la Que­lle cuan­do abrió su re­ga­lo fue jus­ta­men­te en Mier­de­ci­tas. Es de­cir, re­co­no­ció an­tes el di­se­ño que a sí mis­mo: «¡Ah, pe­ro si soy yo!», pen­só des­pués. A tra­vés de la in­for­ma­ción y las fo­to­gra­fías que sus ami­gos ha­bían en­via­do tiem­po atrás a Héc­tor Bo­me­tón, el di­se­ña­dor su­po cap­tar per­fec­ta­men­te la esen­cia del ga­lle­go, que lue­go se mo­ve­rá por el vi­deo­jue­go ha­cien­do lo que Mier­de­ci­tas con­si­de­re me­nes­ter. «Hay quien ha lle­ga­do a ofre­cer­me más di­ne­ro por te­ner más pe­so en la his­to­ria», bro­mea Héc­tor Bo­me­tón, que per­te­ne­ce a la lla­ma­da ge­ne­ra­ción del post­hu­mor en In­ter­net jun­to a otros nom­bres co­mo Mi­guel No­gue­ra o Ig­na­tius Fa­rray, quien, por cier­to, tam­bién sal­drá en Su­pe­re­go.

El au­tor es es­pe­cia­lis­ta en con­ver­tir to­do ti­po de per­so­na­jes en gifs ani­ma­dos y pi­xe­la­dos”

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.