“Mi hi­ja no es­ta­ría hoy aquí si no fue­se por ese ni­ño”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VAPORELLAS - TEX­TO: SANDRA FA­GI­NAS

Ade­la

Fer­nán­dez ha­ce reali­dad esa fra­se que tan­tas ve­ces he­mos es­cu­cha­do de la bo­ca de una ma­dre: da­ría la vi­da por un hi­jo. Ella la da­ría a día de hoy por su úni­ca hi­ja, Sa­ra, de 12 años, y la dio ca­si al po­co de te­ner­la, cuan­do a los cua­tro me­ses le co­mu­ni­ca­ron que su vi­da de­pen­día de un tras­plan­te de hí­ga­do. En aquel mo­men­to, Ade­la no lo du­dó y se pre­pa­ró pa­ra ser ella la que le do­na­se a su be­bé par­te de ese ór­gano. «Me so­me­tí a to­das las prue­bas —cuen­ta es­ta ga­lle­ga de Vilalba—, y me acuer­do que el psi­có­lo­go me pre­gun­tó: ‘¿Es­tá us­ted coac­cio­na­da pa­ra ha­cer­lo?’. Y yo le res­pon­dí: ‘¿Si es su hi­ja, no lo ha­ría?’», por­que Ade­la so­lo bus­ca­ba que Sa­ra sa­lie­se ade­lan­te en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. «Tu­ve un em­ba­ra­zo nor­mal, fue to­do es­tu­pen­do, un par­to sin com­pli­ca­cio­nes, pe­ro a los quin­ce días de que na­cie­ra la ni­ña ya nos co­mu­ni­ca­ron que te­nía gra­ves pro­ble­mas en el hí­ga­do, así que a par­tir de ese mo­men­to tu­vi­mos que ir en­fren­tan­do una reali­dad du­ra: pri­me­ro una ope­ra­ción con so­lo 15 días en el Ma­terno de A Coruña, y des­pués, al ver que no ha­bía sa­li­do to­do co­mo es­pe­rá­ba­mos, ya se nos plan­teó la po­si­bi­li­dad de un tras­plan­te en Madrid a los cua­tro me­ses».

Esa ex­pe­rien­cia bru­tal, en que se te po­ne to­do pa­tas arri­ba, cam­bió por com­ple­to la for­ma de pen­sar de Ade­la. «Te das cuen­ta de que so­lo te que­da en­fren­tar lo que ven­ga, que so­lo que­da dis­fru­tar de los mo­men­tos y, aun­que eso lo oi­ga­mos mu­chas ve­ces, has­ta que no te ves en una si­tua­ción du­ra no em­pie­zas a en­ten­der­lo y, so­bre to­do, a apli­car­lo. Yo apren­dí mu­chí­si­mo con la en­fer­me­dad de Sa­ra, es tris­te que ha­ya si­do a par­tir de un si­tua­ción así, pe­ro cam­bié por com­ple­to».

SAL­VAR A SU HI­JA

Ade­la de­ci­dió en­ton­ces do­nar par­te de su hí­ga­do pa­ra sal­var la vi­da de su hi­ja, una ope­ra­ción con com­pli­ca­cio­nes, pe­ro que se ha­bía em­pe­za­do a rea­li­zar con éxi­to en el hos­pi­tal La Paz. Cuan­do ya es­ta­ban las ope­ra­cio­nes pro­gra­ma­das y to­do pre­pa­ra­do pa­ra la in­ter­ven­ción, un día an­tes lla­ma­ron a Ade­la pa­ra in­di­car­le que ha­bía un hí­ga­do de un do­nan­te fa­lle­ci­do, un ni­ño de tres años, que ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te de co­che. «Fue to­tal­men­te ines­pe­ra­do, yo es­ta­ba ya lis­ta pa­ra so­me­ter­me a la ci­ru­gía, pe­ro los mé­di­cos sa­bían que esa op­ción era mu­cho me­jor. Mi hi­ja hoy es­tá aquí —se emo­cio­na Ade­la— por ese ni­ño, por eso animo a to­dos a que do­nen. Yo lo ten­go cla­rí­si­mo: lo que sir­va pa­ra otros, es­tu­pen­do; y lo que no, que­da­rá pa­ra la ciencia, pa­ra que in­ves­ti­guen».

La ope­ra­ción de Sa­ra, que ya te­nía 6 me­ses, du­ró 14 ho­ras, pe­ro el mo­men­to más du­ro, di­ce su ma­dre, fue cuan­do al po­co tiem­po de es­tar de vuel­ta en ca­sa, Sa­ra co­gió un vi­rus y hu­bo que vol­ver a Madrid. «En­ton­ces sen­tí que no ha­bía sa­li­da, que el fu­tu­ro iba a ser ne­gro; veía a otras per­so­nas que me con­ta­ban que es­ta­ban su­frien­do el re­cha­zo del ór­gano, otros que en­tra­ban y sa­lían con­ti­nua­men­te del hos­pi­tal, y me vi­ne aba­jo». Fue el úni­co mo­men­to de fla­que­za —se re­afir­ma Ade­la—, que siem­pre con­fió ple­na­men­te en los mé­di­cos y man­tu­vo la es­pe­ran­za. «Los doc­to­res fue­ron mag­ní­fi­cos, mi ex­pe­rien­cia tan­to en el Ma­terno co­mo en La Paz es de pro­fe­sio­na­les ex­cep­cio­na­les, pe­ro so­bre to­do de per­so­nas ex­cep­cio­na­les. Siem­pre pen­dien­tes, aten­tos a to­do lo de mi hi­ja, aún aho­ra que va­mos ca­da tres me­ses a re­vi­sión nos tra­tan con mu­chí­si­mo ca­ri­ño. Es gen­te con vo­ca­ción, y eso que lo es­tán pa­san­do mal, en es­tos años en Madrid sí he vis­to la re­gre­sión en la Sa­ni­dad, có­mo ha cam­bia­do to­do, los re­cor­tes, es te­rri­ble».

ME­JO­RES AMI­GAS

Ade­la y Sa­ra son ade­más de ma­dre e hi­ja, ami­gas, «di­cen que eso no pue­de ser», bro­mea Ade­la, «pe­ro so­mos las me­jo­res ami­gas, las dos te­ne­mos una com­pli­ci­dad muy gran­de, Sa­ra es una ni­ña muy res­pon­sa­ble, que ha te­ni­do que vi­vir des­de pe­que­ña con es­ta en­fer­me­dad que es cró­ni­ca, pe­ro ha cre­ci­do con nor­ma­li­dad, ha ido a va­rios cam­peo­na­tos del mun­do de dan­za, aun­que pa­de­ce otros pro­ble­mas de­ri­va­dos: hi­per­ten­sión, aler­gias ali­men­ta­rias, aho­ra tam­bién le han de­tec­ta­do una co­sa en el co­ra­zón…».

Sin em­bar­go, Ade­la no se per­mi­te caer en la de­rro­ta. «Yo soy rea­lis­ta, an­tes me an­gus­tia­ba mu­cho por el fu­tu­ro, me acuer­do que le pre­gun­ta­ba a los mé­di­cos: ‘‘¿Y en el fu­tu­ro qué? ¿En el fu­tu­ro qué?’’ Aho­ra sé que lo úni­co que hay es el día a día. La vi­da es sen­ci­lla, pe­ro la com­pli­ca­mos no­so­tros, no hay que for­zar nin­gu­na si­tua­ción por­que lo que ten­ga que pa­sar pa­sa­rá. So­lo quie­ro dis­fru­tar de mi ni­ña, de la fa­mi­lia, y que Sa­ra vi­va el tiem­po que ten­ga que vi­vir fe­liz, no me plan­teo más. Cuan­do veo a los her­ma­nos que se en­fa­dan por he­ren­cias, o que se de­jan de ha­blar, pien­so en cuán­tas ton­te­rías ha­ce­mos. Mi her­mano siem­pre me di­ce: ‘Ade­la, pa­ra ti na­da es pro­ble­ma’, pe­ro es que yo sé lo que va­le la vi­da, el día de ma­ña­na —con­clu­ye es­ta ma­dre co­ra­je— quién sa­be si lle­ga­rá».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.