Con­fun­di­mos la fe­li­ci­dad con el pla­cer ”

El­sa Pun­set ofre­ce un GPS pa­ra la fe­li­ci­dad y di­ce que el bie­nes­tar emo­cio­nal de una per­so­na pue­de me­dir­se por có­mo reac­cio­na a un atas­co de trá­fi­co. No hay re­ce­ta pe­ro sí fal­sos alia­dos, ad­vier­te, y una re­gla del 5 pa­ra mul­ti­pli­car lo po­si­ti­vo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE -

Prue­ba

a sa­bo­rear los pe­que­ños y sen­ci­llos pla­ce­res, pro­po­ne El­sa Pun­set (Lon­dres, 1964), que ayu­da a au­men­tar el bie­nes­tar, a ges­tio­nar mo­men­tos di­fí­ci­les en el día a día y a en­tre­nar el ce­re­bro pa­ra apren­der a po­ten­ciar las emo­cio­nes po­si­ti­vas so­bre las ne­ga­ti­vas. «Los ni­ños ríen y son­ríen una me­dia de 300 ve­ces al día; los adul­tos, ¡so­lo 17!», ad­vier­te. ¿Rea­pren­de­mos? La fe­li­ci­dad in­clu­ye pla­cer, di­ce, pe­ro a lar­go pla­zo no se li­mi­ta a eso, quie­re raí­ces, al­go más. ¿Es cier­ta la nue­va má­xi­ma que apun­ta que «Pa­ra ser egoís­ta hay que ser fe­liz»? «No, la fe­li­ci­dad pa­sa por com­par­tir y ayu­dar», res­pon­de El­sa re­cha­zan­do el

—¿Por qué sen­ti­mos que se nos re­sis­te la fe­li­ci­dad? Hoy que nos can­sa­mos de oír que lo te­ne­mos to­do... ¿pe­di­mos de­ma­sia­do pa­ra sen­tir­nos bien? —Creo que en el fon­do to­dos sa­be­mos que la fe­li­ci­dad no es una fo­to fi­ja edul­co­ra­da y sin fi­su­ras… To­dos, en cual­quier épo­ca y cir­cuns­tan­cia, tran­si­ta­mos vi­das com­ple­jas, vi­das lle­nas de re­tos, pér­di­das y de­cep­cio­nes. Tal vez sea una suer­te por­que, co­mo de­cía Leo­nard Cohen, «por las grie­tas se cue­la la luz». Y en esa bús­que­da y esa lu­cha vi­tal es don­de en­con­tra­mos co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría.

—¿Exis­te una re­ce­ta pa­ra ser fe­liz «a mi ma­ne­ra», co­mo plan­tea «Fe­li­ces»? —No exis­te una re­ce­ta pa­ra ser fe­liz, pe­ro sí que es fun­da­men­tal y una pie­dra de to­que com­pren­der al­go bá­si­co: que to­dos te­ne­mos un ce­re­bro pro­gra­ma­do pa­ra so­bre­vi­vir, al que no le im­por­ta de­ma­sia­do que seas fe­liz. ¡Le im­por­ta que lle­gues vi­vo a la no­che! Por eso el ce­re­bro exa­ge­ra tan­to el pe­li­gro y las ame­na­zas, y nos es más fá­cil des­con­fiar y re­cor­dar agra­vios que ser, sim­ple­men­te, fe­li­ces...

—Nos has des­cu­bier­to que la fe­li­ci­dad es al­go que se pue­de apren­der. —Sí. Cual­quier per­so­na pue­de apren­der a en­tre­nar su ce­re­bro en po­si­ti­vo, ¡bas­ta con po­ner­se ma­nos a la obra ca­da día!

—Po­de­mos la­men­tar­nos y lle­var en re­des una fe­li­ci­dad pa­ra­le­la. En Ins­ta­gram so­le­mos ser más gua­pos y fe­li­ces, ¿ayu­da a ser fe­liz ver­se fe­liz, es­for­zar­se en com­po­ner esa ima­gen? —No, al con­tra­rio, la fe­li­ci­dad im­pos­ta­da no sir­ve. Por eso yo le ha­go es­ta pre­gun­ta al lec­tor: en una es­ca­la del 0 al 10, ¿qué no­ta le po­nes a tu fe­li­ci­dad? ¿De ver­dad? Si no ha­ces na­da pa­ra me­jo­rar esa no­ta, pro­ba­ble­men­te no cam­bie a lo lar­go de to­da tu vi­da. Se pue­de apren­der a ser más fe­liz, in­clu­so mu­cho más fe­liz. Pon­ga­mos que la vi­da es un via­je. Cuan­do via­jas, ¿ver­dad que re­sul­ta útil pre­pa­rar el iti­ne­ra­rio, te­ner un plan B, es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia y una brú­ju­la o GPS pa­ra guiar­se? Eso no te ga­ran­ti­za un buen via­je, pe­ro sí me­jo­ra tus po­si­bi­li­da­des de lo­grar­lo.

—Sue­le ha­cer­nos fe­li­ces com­par­tir, es­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.