Una de sol, por fa­vor

UNA RA­CIÓN DE VI­TA­MI­NA D Inau­gu­ra­mos las olim­pia­das más dis­fru­to­nas. Nos va­mos por los me­jo­res lo­ca­les de Ga­li­cia pa­ra sa­bo­rear el mo­men­to, de Caión a Sa­mil. ¿Qué vas a to­mar? No­so­tros lo te­ne­mos cla­ro, el sol

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOELIA SILVOSA, BEGOÑA R. SOTELINO, CAR­LOS CRES­PO, ANA ABE­LEN­DA Y YO­LAN­DA GAR­CÍA

Sa­li­mos dis­pa­ra­dos tras los pri­me­ros ra­yos de sol. Y el pe­li­gro al qui­tar­se el abri­go y sa­cu­dir­se la sen­sa­ción de in­vierno más que to­rrar­se es ¡que­dar­se sin si­lla! Re­co­rre­mos esos lu­ga­res de Ga­li­cia don­de con la ca­ña o el cóc­tel te po­nen el sol. Pri­me­ra pa­ra­da, Caión. Las puestas de sol que se ven des­de es­te tem­plo del te­rra­ceo son pa­ra en­mar­car. Pa­ra to­dos los que to­da­vía no lo co­noz­cáis, os pre­sen­ta­mos el Asteria. Y aquí, por las tar­des, se can­san de po­ner «co­pas de pues­ta de sol». Así las lla­ma ya Gui­ller­mo Igle­sias, el due­ño de es­te lo­cal que se ha con­ver­ti­do en un im­pres­cin­di­ble des­de el que uno pue­de con­tem­plar con vis­tas in­su­pe­ra­bles el con­jun­to de las pla­yas de Caión, una es­tam­pa que da lu­gar a uno de los me­jo­res pa­seos ma­rí­ti­mos de Ga­li­cia. «De noi­te po­ñe­mos co­pas, pe­ro can­do máis saen é po­la tar­de, en­tre as seis e as se­te. E aí o gin to­nic nor­mal e o ro­sa con Spri­te son os que man­dan», ase­gu­ra el pro­pie­ta­rio. Pe­ro el Asteria es mu­cho más.

Las co­las de cual­quier me­dio­día de un fin de se­ma­na so­lea­do pa­ra co­ger me­sa en la te­rra­za son épi­cas. Y su sis­te­ma pa­ra lle­var la cuen­ta de la lis­ta de es­pe­ra es el sen­ti­do co­mún: «O no­so mé­to­do é moi par­ti­cu­lar. Ba­si­ca­men­te, pre­gun­ta­mos: Quen é o úl­ti­mo?’, e din­che: ‘Eu!’. E a ver­da­de é que nun­ca hou­bo pro­ble­mas», cuen­ta di­ver­ti­do Gui­ller­mo, que di­ce que es­te buen ta­lan­te de la gen­te de­be ex­pli­car­se por aque­llo de que es­pe­rar apo­ya­do en la ba­ran­di­lla y vien­do el mar mien­tras uno se to­ma una ca­ña no es tan trau­má­ti­co. «Pen­sei o de po­ñer nú­me­ro, pe­ro é que fun­cio­na­mos ben así», aña­de. Y tan­to.

Trein­ta y cin­co me­sas tie­ne su co­di­cia­da te­rra­za, que no son po­cas. Y lo que más se pi­de en ellas es, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, las ca­ñas. Nos ase­gu­ran des­de allí que el pla­to es­tre­lla es su fa­mo­sa tor­ti­lla, pe­ro los ha­bi­tua­les que se sa­ben bien la car­ta afi­nan y aña­den al­gu­na re­co­men­da­ción más. Si no has pro­ba­do las lin­guas de po­lo, el sal­pi­cón, la en­sa­la­da de pas­ta o las pae­llas, es­tás tar­dan­do.

ASTERIA

CAIÓN El mo­men­to fuer­te en es­te lo­cal con vis­tas al mar em­pie­za a la una del me­dio­día, pe­ro des­ta­can so­bre to­do sus co­pas de pues­ta de sol”

Y ojo, por­que el Asteria es ca­fe­te­ría por de­re­cho pro­pio. No be­be­rás agua­chi­rri des­pués de co­mer. Aquí el ca­fé, pa­la­bra de YES, es­tá ri­co. Y los he­la­dos, de bo­la, son a ele­gir. Si a eso le su­mas un ti­que ba­ra­to, te­ne­mos la fór­mu­la que ex­pli­ca por qué nos po­de­mos en­con­trar a cual­quie­ra sen­ta­do en es­ta te­rra­za. Pa­re­jas, gru­pos de ami­gos y fa­mi­lias en­te­ras con ni­ños. Aquí ca­ben to­dos, mien­tras res­pe­ten el turno.

Y ha­blan­do de la fór­mu­la, nos fal­ta un in­gre­dien­te. Por­que aquí a la que ha­bría que dar­le un pre­mio es a la co­ci­ne­ra, que es la ma­dre de Gui­ller­mo y no es­tá tan a la vis­ta, pe­ro es quien ma­ne­ja los fo­go­nes des­de que abrió el bar en 1999. Su me­nú, de ta­pas, ra­cio­nes y en­sa­la­das, se ca­rac­te­ri­za por ser rá­pi­do, fres­co y ágil. «Nós non re­ser­va­mos por­que non so­mos pro­pia­men­te un res­tau­ran­te, e as me­sas ro­tan moi rá­pi­do. E o que que­re a xen­te que es­tá es­pe­ran­do é iso, que se mo­van moi­to», co­men­ta el due­ño, que en teo­ría cie­rra la co­ci­na a las cua­tro, pe­ro ca­si nun­ca pue­de cum­plir­lo: «Aquí as fins de se­ma­na non po­des. Em­pe­za­mos a ter xen­te á un­ha do me­dio­día, pe­ro po­de­mos es­tar ata as cin­co tran­qui­la­men­te. Moi­tas per­soas es­ti­ve­ron es­pe­ran­do e non as po­des dei­xar sen co­mer». Se­rá por eso por lo que el que prue­ba el Asteria, re­pi­te. Y co­mo el éxi­to lle­va al éxi­to, aca­ban de abrir la se­ma­na pa­sa­da otro lo­cal con el mis­mo nom­bre en Ar­tei­xo. «Es­te si se­rá máis de ti­po res­tau­ran­te, aín­da que ta­mén ofre­ce­mos ta­pas e me­nú do día», de­ta­lla Gui­ller­mo. ¿Y tie­ne te­rra­za?, le pre­gun­ta­mos. «Ho­meee! Es­ta non ten vis­tas ao mar, pe­ro cla­ro que te­mos», res­pon­de al ins­tan­te. La du­da ofen­de.

VIEN­TO EN PO­PA EN VI­GO

Po­ne­mos rum­bo al Ma­ri­na Cíes, que en ju­lio del 2015 ini­cia­ba su an­da­du­ra en el pa­seo de la pla­ya de Sa­mil, la más po­pu­lar de Vi­go y tan cer­ca de ella que con ma­rea al­ta, en cua­tro sal­tos te das un cha­pu­zón. So­bre las rui­nas del Jo­nat­han, mí­ti­co lo­cal que aca­bó en la de­ca­den­cia más ab­so­lu­ta, re­na­cía un ave fé­nix de un blan­co des­lum­bran­te y un es­ti­lo ibi­cen­co que, des­de el prin­ci­pio, des­per­tó el re­ce­lo de to­do vi­gués de bien. ¿Dón­de van es­tos? ¿Pe­ro es­tán lo­cos? ¡Tan­ta te­rra­za pa­ra cua­tro días de sol! Pe­ro los ago­re­ros, por aho­ra, se equi­vo­can por­que el lo­cal va co­mo el pai­sa­je ma­rino que tie­ne de­lan­te y el vien­to, en po­pa, le em­pu­ja con fuer­za ha­cia ade­lan­te.

Por el ca­mino ha te­ni­do que de­mos­trar que no so­lo es un bar de postureo, sino que es un es­pa­cio de ocio don­de cui­dan los de­ta­lles pa­ra es­tar a gus­to tan­to si te to­mas un cóc­tel en un día so­lea­do co­mo si te pres­ta to­mar­te un ca­fé con le­che en una jor­na­da llu­vio­sa mien­tras ves có­mo las go­tas res­ba­lan por los cris­ta­les o te ape­te­ce dis­fru­tar de un intermedio re­la­jan­te en tu jor­na­da la­bo­ral, ya que tie­nen me­nú del día por 15 eu­ros y unas vis­tas al Atlán­ti­co con las Cíes al fon­do, gra­tis.

Tras un ve­rano es­pec­ta­cu­lar, el del 2017, el in­vierno ha si­do tam­bién lar-

go. El res­pon­sa­ble de la em­pre­sa, Odi­lo Ro­drí­guez, re­co­no­ce que es­pe­ra­ban es­te sol co­mo agua de ma­yo y de re­pen­te ha lle­ga­do con fuer­za. Es­ta se­ma­na ter­mi­na­ban de po­ner al día to­das sus te­rra­zas. La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es otra de sus ba­zas y el res­pon­sa­ble de que to­do es­té en su pun­to es el chef Án­gel Ríos, cu­ya co­ci­na via­ja de lo lo­cal a lo in­ter­na­cio­nal. Ade­más tie­nen ser­vi­cio de ta­ke away y es po­si­ble lle­var­se la co­mi­da pa­ra sa­bo­rear­la en la toa­lla. La car­ta de be­bi­das, cóc­te­les y gi­ne­bras pre­mium es am­plia y la de­co­ra­ción y el di­se­ño de am­bien­tes tam­bién me­re­ce un re­co­no­ci­mien­to que ha cam­bia­do por com­ple­to la ca­ra de un es­ta­ble­ci­mien­to que fue un em­ble­ma y ne­ce­si­ta­ba dar un giro de 180 gra­dos.

El Ma­ri­na Cíes, que ga­nó la con­ce­sión mu­ni­ci­pal has­ta el año 2039, es un es­pa­cio ver­sá­til que ocu­pa 1.200 me­tros cua­dra­dos en dos al­tu­ras y al­ber­ga nu­me­ro­sas fies­tas y even­tos. Por muy ibi­cen­co que sea su es­ti­lo y aun­que el cam­bio cli­má­ti­co nos trae ca­da vez ve­ra­nos más lar­gos y tó­rri­dos, con­fiar al cie­lo su suer­te es de­ma­sia­do arries­ga­do. Por eso es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­sul­tar tam­bién un lu­gar aco­ge­dor du­ran­te el in­vierno co­mo des­tino de ocio nocturno sin pro­ble­mas de apar­ca­mien­to.

Pe­ro cuan­do el sol brilla con fuer­za en ese es­pec­ta­cu­lar ho­ri­zon­te o cuan­do al ba­jar di­bu­ja unas puestas de sol que las de Sant An­to­ni de Port­many has­ta dan la ri­sa, es cuan­do más ape­te­ce dis­fru­tar de un lo­cal am­plio en el que hay don­de ele­gir. Por­que lo mis­mo te ape­te­ce un ma­sa­je de pies o bien tum­bar­te en una de sus lu­jo­sas ha­ma­cas. In­clu­so ir con ni­ños es una op­ción a te­ner en cuen­ta, por­que tie­nen un ser­vi­cio de cui­da­do­res, dis­po­nen de per­so­nal cua­li­fi­ca­do pa­ra es­tar pen­dien­tes de ellos du­ran­te la es­tan­cia de los clien­tes que así lo so­li­ci­ten. Den­tro hay una zo­na re­crea­ti­va don­de se desa­rro­llan di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, jue­gos y ta­lle­res pa­ra ni­ños de 6 a 12 años. Y a dis­fru­tar mi­ran­do el mar.

Su­bi­mos un po­co en el ma­pa, si­guien­do en la brú­ju­la el Nor­te que mar­ca el sol.

JAR­DÍN, TE­RRA­ZA Y ES­CE­NA­RIO

Lle­ga­das es­tas fe­chas pro­li­fe­ran las aler­tas que aven­tu­ran la in­mi­nen­te tem­po­ra­da estival. Y no so­lo en la na­tu­ra­le­za. Bas­ta con pres­tar un po­co de aten­ción pa­ra dar­se cuen­ta de que tam­bién el deam­bu­lar co­ti­diano de los en­tor­nos ur­ba­nos su­fre va­ria­cio­nes que re­ve­lan los sín­to­mas del es­tío. En O Gro­ve, des­de ha­ce unos años, El Pa­tio ejer­ce co­mo un sin­gu­lar e in­fa­li­ble ba­ró­me­tro. Son va­rias las trans­mu­ta­cio­nes que a es­tas al­tu­ras del año acon­te­cen en el lo­cal me­co. La pri­me­ra y más evi­den­te, la des­apa­ri­ción de la cu­bier­ta que du­ran­te el in­vierno pro­te­gió su te­rra­za prin­ci­pal, pro­pi­cian­do aho­ra un am­plio y lu­mi­no­so es­pa­cio que se une con la zo­na ajar­di­na­da por la que dis­cu­rre un ria­chue­lo ar­ti­fi­cial.

Tam­bién se em­pie­za a ad­ver­tir un cam­bio en el pú­bli­co con­gre­ga­do, mu­ta­ción que al­can­za­rá su mo­men­to ál­gi­do en los me­ses cen­tra­les del ve­rano. Y es que una de las pri­me­ras co­sas que apren­de el tu­ris­ta cuan­do lle­ga a O Gro­ve es que El Pa­tio es el lo­cal de re­fe­ren­cia e inevi­ta­ble pun­to de en­cuen­tro des­de la tar­de has­ta la pri­me­ra ho­ra de la no­che.

Y lo es, pre­ci­sa­men­te, por esa con­di­ción de es­pa­cio abier­to, ajar­di­na­do y aco­ge­dor en el que ca­da cual va to­man­do po­co a po­co po­se­sión de su pe­que­ña par­ce­la. Se so­la­pan los am­bien­tes, se en­tre­la­zan las con­ver­sa­cio­nes y se cru­zan las mi­ra­das en torno a una me­sa y una cer­ve­za. O un cóc­tel. No en vano la coc­te­le­ría selecta y los com­bi­na­dos pre­mium son dos de las es­pe­cia­li­da­des del lo­cal, que cuen­ta con dos ba­rras, una ex­te­rior y otra in­te­rior.

Hay un ter­cer sín­to­ma que en El Pa­tio evi­den­cia la lle­ga­da de la nue­va tem­po­ra­da. Y es la su­ce­sión de car­te­les que anun­cian la in­ten­sa pro­gra­ma­ción de mo­nó­lo­gos y con­cier­tos del lo­cal. Más de 40 aco­gió el pa­sa­do ve­rano. No en vano, Na­cho Es­ca­lan­te y Be­lén Al­fon­so, res­pon­sa­bles de El Pa­tio lo eran tam­bién del Mohai, au­tén­ti­co tem­plo de la co­me­dia por el que pa­sa­ron los más gran­des hu­mo­ris­tas y mo­no­lo­guis­tas de la es­ce­na es­pa­ño­la. De mo­men­to, pa­ra es­te ve­rano ya es­tán con­fir­ma­das las pre­sen­cias en El Pa­tio de Ale­xis Val­dés, Mi­guel La­go, Car­los Blan­co y Luis Pie­drahí­ta.

La luz y la bri­sa, las son­ri­sas y el fe­liz

EL PA­TIO O GRO­VE El lo­cal, in­elu­di­ble pun­to de en­cuen­tro, cuen­ta con dos te­rra­zas y un jar­dín que pro­pi­cian el pla­cen­te­ro dis­fru­te de la tar­de y pri­me­ra ho­ra de la no­che”

FO­TO: ANA GAR­CÍA

FO­TO: ANA GAR­CÍA

FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

FO­TO: MAR­TI­NA MISER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.