PRO­PI­NA... ¿A QUIÉN?

EL DE­BA­TE ES­TÁ SER­VI­DO Es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad que ca­da vez va a me­nos. En bus­ca del por­qué, re­cu­rri­mos a dos ex­per­tas en Pro­to­co­lo pa­ra sa­ber en qué ca­sos pro­ce­de pre­miar con es­ta ayu­da ex­tra al em­plea­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOELIA SILVOSA

TE CON­TA­MOS CUÁN­DO

PRO­CE­DE DAR DINERO

Lo­pri­me­ro, de­cir que no so­mos an­ti­pro­pi­nas, fal­ta­ría más. Pe­ro de un tiem­po a es­ta par­te, ob­ser­va­mos que el há­bi­to va a me­nos y se ci­ñe ca­da vez a me­nos si­tua­cio­nes. ¿Nos he­mos vuel­to más ta­ca­ños o es que el bol­si­llo nos achu­cha? Dos ex­per­tas en Pro­to­co­lo, Ol­ga Ca­sal y Mar Cas­tro, nos ayu­dan a en­ten­der­lo. Y lo pri­me­ro es ex­pli­car el con­tex­to en el que vi­vi­mos, que no es el mis­mo de ha­ce vein­te años. Ca­sal nos con­fir­ma que el há­bi­to va a me­nos, y por di­ver­sas ra­zo­nes: «Los sa­la­rios no son muy al­tos, aun­que los de­re­chos la­bo­ra­les han avan­za­do. An­tes mu­chos em­plea­dos tra­ba­ja­ban sin con­tra­to y co­bran­do la ma­yor par­te de su suel­do en B, y aho­ra eso ocu­rre mu­chí­si­mo me­nos. Esos de­re­chos ad­qui­ri­dos ha­cen que la pro­pi­na a día de hoy si­ga sien­do un com­ple­men­to pa­ra un suel­do ba­jo, pe­ro no es im­pres­cin­di­ble».

To­dos se­gui­mos te­nien­do in­terio­ri­za­do que al buen ca­ma­re­ro o al bo­to­nes —es­te úl­ti­mo tam­bién en vías de ex­tin­ción— hay que de­jar­les pro­pi­na. Pe­ro, ¿quién se acuer­da de los em­plea­dos de la ga­so­li­ne­ra o de la lim­pie­za? «An­tes se de­ja­ba pro­pi­na prác­ti­ca­men­te siem­pre por cual­quier ser­vi­cio, pe­ro la cri­sis vino a dar­le la vuel­ta a es­to por­que to­do el mun­do an­da muy es­tre­cho de dinero co­mo pa­ra de­jar pro­pi­na aquí y allá. Lo suel­dos se han igua­la­do por aba­jo», in­di­ca Ca­sal, que aña­de que co­mo con­se­cuen­cia de es­ta ten­den­cia, los más jó­ve­nes es­tán cre­cien­do sin ape­nas co­no­cer­la. Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es el del pa­go por tar­je­ta y por mó­vil, que nos lle­va a la pér­di­da del ma­ne­jo de dinero en efec­ti­vo. «Ha­ce unos años, al pa­gar ge­ne­ral­men­te en efec­ti­vo, ya de­ja­bas el cam­bio. Aho­ra mu­chos ser­vi­cios ya los he­mos pa­ga­do pre­via­men­te, co­mo la piz­za que pe­di­mos por In­ter­net o la com­pra del sú­per, y ya no hay tan­to pie a dar­le efec­ti­vo al que nos la trae», co­men­ta la ex­per­ta. Mar Cas­tro es más op­ti­mis­ta. «Yo si­go vien­do mu­chas pro­pi­nas a los em­plea­dos de las pe­lu­que­rías y a los re­par­ti­do­res, y hay apli­ca­cio­nes mó­vi­les que ya las in­clu­yen cuan­do pa­ga­mos con tar­je­ta. So­mos per­so­nas, y por eso tam­bién nos fi­ja­mos en la per­so­na que nos es­tá pres­tan­do el ser­vi­cio. Mu­chas ve­ces pien­sas: ‘Mi­ra qué ma­yor, qué tar­de es y si­gue tra­ba­jan­do o có­mo se mo­jó con la que es­tá ca­yen­do’. Lo cier­to es que apre­cia­mos eso y se si­guen dan­do pro­pi­nas, y es­tá bien», apun­ta la pro­fe­sio­nal, que aña­de que «es un ac­to vo­lun­ta­rio. Si sir­ve pa­ra ayu­dar a am­bas par­tes, al que lo da por­que le ha­ce sen­tir­se me­jor y al que lo re­ci­be por­que ve in­cre­men­ta­dos sus in­gre­sos, me­jor, ¿no?».

Aho­ra bien, ¿cuán­to y có­mo hay que dar la pro­pi­na? «Es ho­rro­ro­so eso de an­dar re­bus­can­do en el bol­si­llo. Hay que te­ner cla­se pa­ra to­do, y tam­bién pa­ra es­to. Yo si se la voy a de­jar al chi­co de la mu­dan­za, o al que me es­tá pin­tan­do la ca­sa, no le di­go: ‘¡To­ma, una pro­pi­na!’. Le di­ré: ‘Tó­men­se al­go ahí aba­jo que ha­ce mu­cho calor’. Ya sa­be­mos la for­ma, así que va­mos al cuán­to. «Lo del 10 % es un mito, una le­yen­da ur­ba­na, y crée­me que he es­ta­do en mu­chos paí­ses pe­ro, sal­vo en EE. UU., no lo he vis­to en nin­gún si­tio. Hay que de­jar lo que uno con­si­de­re», opi­na Ca­sal. Cas­tro ha­ce otro ma­tiz: «No hay que de­jar siem­pre la mis­ma can­ti­dad en to­das par­tes, por­que cam­bia mu­cho la ca­li­dad y la aten­ción se­gún el si­tio en el que es­tés». Pues eso, que co­mo ac­to vo­lun­ta­rio que es, de­ja lo que te ape­tez­ca cuan­do lo con­si­de­res. Des­de lue­go, te lo agra­de­ce­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.