Ce­fa­lo­nia: la is­la del mar tur­que­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VIAJESOUT - TEX­TO: ELE­NA MÉN­DEZ

Aguas trans­pa­ren­tes y cá­li­das, pla­yas so­li­ta­rias y blan­cas, pue­blos ma­ri­ne­ros de pos­tal y ca­rre­te­ras de mon­ta­ña don­de los co­ches com­par­ten es­pa­cio con la ca­bras. Las is­las grie­gas del Jónico son un pa­raí­so con mar co­lor tur­que­sa. Vue­la a Ce­fa­lo­nia y tras­lá­da­te al ve­rano más lu­mi­no­so. No lo ol­vi­da­rás

Aquí ya es ve­rano. Vue­la a Ce­fa­lo­nia (lo pue­des ha­cer en low cost) y des­cu­bre un pa­raí­so co­lor tur­que­sa. El mar Jónico en­vuel­ve a es­ta is­la grie­ga don­de la be­lle­za lo inun­da to­do. Al­qui­la un co­che, sien­ta tu cam­pa­men­to ba­se en la ca­pi­tal, Ar­gos­to­li, y pre­pá­ra­te pa­ra una ex­pe­rien­cia que no ol­vi­da­rás.

DE MYRTOS A ANTISAMOS

La pla­ya de Myrtos es una de las más em­ble­má­ti­cas de la is­la. Su fon­do blan­co y su for­ma ce­rra­da la con­vier­ten en una ima­gen ca­si irreal, co­mo sa­ca­da de un cua­dro. Na­dar en sus aguas es ca­si mi­la­gro­so. Nin­gu­na fo­to le ha­ce jus­ti­cia. Di­cen que es una de las más be­llas del mun­do. Y creo que no exa­ge­ran.

Des­pués de la pla­ya pa­ra­mos en el pue­blo de Asos cons­trui­do en for­ma de an­fi­tea­tro en torno a una pe­nín­su­la, en­tre una den­sa ve­ge­ta­ción y aguas ver­dia­zu­les. Su castillo co­ro­na la po­bla­ción. Sién­ta­te en una te­rra­za y dis­fru­ta de la paz del am­bien­te y de la sim­pa­tía de los grie­gos.

Más ha­cia el nor­te es­tá la be­llí­si­ma vi­lla de Fis­car­do. Cons­trui­da en una en­se­na­da en­can­ta­do­ra es uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos de los fa­mo­sos que vi­si­tan la is­la. Con­ser­va la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal y en su puer­to de­por­ti­vo po­drás ver ya­tes de lu­jo, y ta­ber­nas, en la que in­clu­so te tro­pe­za­rás con es­tre­llas de Holly­wood. Ve­te aten­to.

Si­guien­do el re­co­rri­do, cer­ca del puer­to de Sa­mi, de don­de par­ten los fe­rris pa­ra la mi­to­ló­gi­ca Íta­ca, en­con­tra­mos la pla­ya de An­tí­sa­mos, ro­dea­da de ve­ge­ta­ción que lle­ga has­ta el mar. Es jun­to a la de Myrtos una de las pla­yas más fo­to­gra­fia­das de la is­la.

Pe­ro hay mu­chas más: Makrys Gia­los y Platys Gia­los pa­ra los que pre­fie­ren las pla­yas de are­na, es­tán muy cer­ca­nas a la ca­pi­tal Ar­gos­to­li des­de don­de pue­des ir ca­mi­nan­do (3 ki­ló­me­tros), la pla­ya ro­ja de Xi, con ar­ci­lla me­di­ci­nal en la que re­bo­zar­te, la de Pe­ta­noi pa­ra los aman­tes de la be­lle­za sal­va­je, o Am­mos, y Gia­ga­na, don­de se fil­ma­ron es­ce­nas de la pe­lí­cu­la La man­do­li­na del capitán

Co­re­lli. Ca­da una más bonita. Agia Efi­mia es otro de los puer­tos en­can­ta­do­res don­de pa­rar a to­mar un he­la­do y ver los bar­cos zar­par y lle­gar. Des­de aquí se pue­den ha­cer ex­cur­sio­nes en bar­co a Léu­ca­de, Íta­ca y a la fa­mo­sa is­la de Skor­pios (que fue pro­pie­dad de Onas­sis).

Por la no­che en la ca­pi­tal con su pa­seo ma­rí­ti­mo y la con­cu­rri­da pla­za la ani­ma­ción es­tá ase­gu­ra­da. Las pas­te­le­rías ofre­cen un sur­ti­do de de­li­ca­dos dul­ces que pon­drán el pun­to fi­nal a una bue­na (y ba­ra­ta) ce­na en la que no pue­de fal­tar la mu­sa­ka. Que no tie­ne na­da que ver con la que ha­yas pro­ba­do en Es­pa­ña. Si tie­nes suer­te, tal vez ten­gas mú­si­ca grie­ga en di­rec­to o in­clu­so dan­za.

No de­jes de vi­si­tar la cue­va de Me­lis­sa­ni (si­tua­da a ape­nas 2 km del puer­to de Sa­mi) una cue­va de es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas que ocul­ta un la­go sub­te­rrá­neo. Hay que ir al me­dio­día, cuan­do el sol en­tra has­ta las pa­re­des de la cue­va y con­vier­te las aguas del la­go en un mues­tra­rio su­rrea­lis­ta de co­lor. Haz el pa­seo en bo­te.

Si vas a Ce­fa­lo­nia aho­ra, an­tes de que co­mien­ce la tem­po­ra­da de ve­rano, te en­con­tra­rás ma­ra­vi­llo­sas pla­yas va­cías (to­da­vía no hay ni so­co­rris­tas) y restaurantes es­pe­ran­do por ti. Si pre­fie­res ir en agos­to co­no­ce­rás la is­la en ple­na ebu­lli­ción con la mar­cha noc­tur­na a to­pe y las tem­pe­ra­tu­ras ba­tien­do ré­cords. Pe­ro siem­pre dis­fru­ta­rás con la be­lle­za de su mar tur­que­sa. Tú de­ci­des.

4 FIS­CAR­DO, PUE­BLO MA­RI­NE­RO. Me­re­ce la pe­na con­du­cir has­ta Fis­car­do pa­ra to­mar una cer­ve­za en sus te­rra­zas, o al­qui­lar bo­te. Tam­bién postureo chic.

5 DE­POR­TES NÁU­TI­COS. Mo­tos de agua, pi­ra­guas, ve­le­ros. El Jónico se dis­fru­ta des­de den­tro. No lo du­des.

1 CUE­VAS DE ME­LIS­SA­NI. Esconden un la­go sub­te­rrá­neo na­tu­ral de un co­lor fas­ci­nan­te. Se­gún la mi­to­lo­gía grie­ga era el ho­gar de nin­fas y del­fi­nes.

2 PLA­YA DE ANTISAMOS. Nun­ca ve­rás un agua tan cris­ta­li­na. La pla­ya es de pie­dras, así que ocu­pa un tum­bo­na y pon­te chan­clas.

3

SEN­DE­RIS­MO.

Des­pués de la pla­ya, cuan­do el sol ya no aprie­ta tan­to, re­co­rre los sen­de­ros que sur­can la is­la. Cas­ti­llos, fa­ros o ca­pi­llas al al­can­ce de tus pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.