Ja­vier es el Rey

PRE­FIE­RE QUE LE LLA­MEN JA­VI Y NO JA­VIER, pe­ro pa­ra sus co­le­gas ca­ri­ño­sa­men­te es «rey». Y es­tá en lo más al­to. Aca­ba de con­se­guir la Biz­na­ga de Oro al me­jor ac­tor en el Fes­ti­val de Má­la­ga por su pa­pel en «Sin Fin», y aun­que él no tie­ne la sen­sa­ción de es­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Es el ac­tor de mo­da y, aun­que él no tie­ne la sen­sa­ción de es­tar en ra­cha, lo cier­to es que des­ta­ca en cual­quie­ra de sus in­ter­pre­ta­cio­nes. Aca­ba de re­ci­bir la Biz­na­ga de Oro en Má­la­ga co­mo me­jor ac­tor por su pa­pel en la pe­lí­cu­la Sin Fin, pe­ro el ga­lle­go Ja­vier Rey (Noia, 25 de fe­bre­ro de 1980), o me­jor Ja­vi, co­mo pre­fie­re ser co­no­ci­do, es tan ver­sá­til que en es­tos años lo he­mos vis­to bri­llar co­mo un ga­lán, co­mo un bri­llan­tí­si­mo di­se­ña­dor de la al­ta so­cie­dad en la piel de Ba­len­cia­ga, co­mo Pe­dro de Ca­toi­ra en El fi­nal del Ca­mino o co­mo un nar­co­tra­fi­can­te. To­dos los hom­bres ca­ben en es­te Ja­vi enor­me, que con­fie­sa que ha llo­ra­do con la úl­ti­ma ver­sión de sí mis­mo en Sin fin: «No sue­le pa­sar­me al ver­me en un es­treno, pe­ro con es­ta in­ter­pre­ta­ción sí. Me emo­cio­né mu­cho».

—En­ho­ra­bue­na por tus éxi­tos. Es­tá sien­do un año re­don­do, ¿no?

—Es un año bo­ni­to, so­bre to­do por­que ten­go per­so­na­jes bo­ni­tos, que me ha­cen es­for­zar­me y tra­ba­jar. Y lue­go, al fi­nal, eso es más re­don­do por­que la gen­te los ve y los apre­cia; eso es la cua­dra­tu­ra per­fec­ta pa­ra los que nos de­di­ca­mos a es­to. La pe­lí­cu­la Sin fin ha gus­ta­do tam­bién a la crí­ti­ca, y cuan­do to­do un equi­po se es­fuer­za y tie­ne re­com­pen­sa, es una sa­tis­fac­ción.

—He vis­to al­go de «Sin fin» y es tre­men­da, muy emo­ti­va: vol­ver al pa­sa­do pa­ra re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do de un so­lo día.

—Sí, es la pe­lí­cu­la más de amor en es­ta­do pu­ro, no so­lo en la que he par­ti­ci­pa­do, sino que he vis­to. Ha­bla de se­gun­das opor­tu­ni­da­des y cuan­do ha­bla­mos del amor, ha­bla­mos tam­bién de un lu­gar feo, por­que ha­bla­mos del desamor tam­bién, que for­ma par­te del amor. A ve­ces esas his­to­rias se cuen­tan des­de un la­do muy naíf, y no­so­tros nos en­fan­ga­mos un po­co; he­mos con­se­gui­do que al es­pec­ta­dor le re­sue­nen mu­chas co­sas de su pro­pia vi­da. Ca­da uno va a lle­var la pe­li a un lu­gar muy per­so­nal, y es pre­cio­so lo que es­tá ocu­rrien­do con ella.

—La gen­te llo­ró en Má­la­ga.

—Sí, sí. No es que esa sea la fi­na­li­dad, es al­go muy per­so­nal que te lle­va a lu­ga­res co­mu­nes: tal vez sal­drás del ci­ne con ga­nas de lla­mar a al­gu­na per­so­na, o a al­gún fa­mi­liar. De­pen­dien­do de dón­de lo lle­ves sa­len co­sas bo­ni­tas.

—¿Eres de llo­rar?

—Sí, en ge­ne­ral, no so­lo en el ci­ne. No ten­go nin­gún pro­ble­ma en llo­rar. Soy de llo­rar, me pa­re­ce una ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa que tie­ne el cuer­po hu­mano pa­ra sa­car ener­gía. Es un mecanismo mag­ní­fi­co que a los hom­bres se nos ha cas­tra­do du­ran­te un mon­tón de tiem­po, por­que éra­mos me­nos hom­bres. Creo que los de aho­ra no te­ne­mos nin­gún pro­ble­ma en de­cir que no­so­tros tam­bién llo­ra­mos tan­to en el cu­rro, en mi ca­so, co­mo en la vi­da per­so­nal.

—¿Al­gu­na vez has llo­ra­do en una pe­lí­cu­la tu­ya? ¿Con­ti­go mis­mo?

—Sí, en Sin fin me emo­cio­né mu­cho. En los es­tre­nos sue­le pa­sar po­cas ve­ces, al me­nos en mi ca­so, cuan­do con­si­gues des­li­gar­te cien por cien de un tra­ba­jo en el que has es­ta­do. Pe­ro cuan­do lo que has ro­da­do es ma­ra­vi­llo­so, pa­sa, y a mí me ha pa­sa­do.

—¿Tie­nes la sen­sa­ción de es­tar en ra­cha?

—No, y te lo di­go de ver­dad. Sí que es cier­to que en­tien­do que la gen­te lo pien­se. Lle­vo un tiem­po tra­ba­jan­do en es­to y aho­ra mis­mo es­toy en pro­yec­tos que han sa­li­do prác­ti­ca­men­te to­dos a la vez, y han sa­li­do muy bien. Eso es una ben­di­ción, pe­ro mu­chas ve­ces ha­ces un tra­ba­jo y eso lue­go no se aca­ba vien­do, de re­pen­te pa­sa des­aper­ci­bi­do... En mi día a día no ha cam­bia­do na­da, si­go tra­ba­jan­do bas­tan­te de lu­nes a sá­ba­do, pe­ro en­tien­do que los de­más lo pien­sen.

—¿Tú da­rías al­go por vol­ver al pa­sa­do, por de­cir: «Da­me un día de en­ton­ces»?

—Cla­ro. Yo soy de los que via­ja­ría atrás, ha­ría apues­tas de­por­ti­vas y me fo­rra­ría, ro­ba­ría un ban­co, ha­ría mal­da­des [ri­sas].

—Ja, ja. Te iba a pre­gun­tar si al­gu­na vez ha­bías bor­dea­do la ley, pe­ro ya veo que tie­nes ga­nas.

—Cla­ro, soy muy fan del gé­ne­ro de la cien­cia fic­ción en ge­ne­ral y fan­ta­seo mu­cho con esa po­si­bi­li­dad de vol­ver atrás. Una de las gran­des re­fle­xio­nes que ha­cía­mos cuan­do es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do es­ta pe­li era qué ha­ría uno de ma­ne­ra per­so­nal. Y yo lo ten­go cla­ro: via­ja­ría atrás pa­ra cam­biar mi­llo­nes de si­tua­cio­nes, pa­ra ha­cer mal­da­des y co­sas muy bue­nas.

FO­TO: CAR­LOS DÍAZ / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.