NO SIN MI SUE­GRA

ES­TAS NUERAS NOS CUEN­TAN EL SE­CRE­TO DE SU BUE­NA RE­LA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ME­LIS­SA RODRÍGUEZ

a his­to­ria de Shei­la Va­re­la y Ma­ri­sa Ruíz, nue­ra y sue­gra de Mal­pi­ca (A Co­ru­ña) de 34 y 74 años res­pec­ti­va­men­te, po­dría ser la de cual­quier otra fa­mi­lia es­pa­ño­la, pues es muy co­mún que las abue­las cum­plan un pa­pel fun­da­men­tal en la crian­za de sus nie­tos. Pe­ro lo que la ha­ce dis­tin­ta es el buen ro­llo que hay en­tre ellas, sien­do el res­pe­to siem­pre la ba­se. Des­pués de tan­tos años de re­la­ción y vi­ven­cia, nun­ca se han in­ter­cam­bia­do ni una so­la ma­la pa­la­bra.

LAS NI­ÑAS SON EL PI­LAR

Re­si­den en la Cos­ta da Mor­te, en la mis­ma vi­vien­da, jun­to con sus ma­ri­dos y las pe­que­ñas Mar­ti­na y Le­ti­cia, de 2 y 6 años res­pec­ti­va­men­te. Es­tas ni­ñas son la ba­se de su más es­tre­cha re­la­ción. Cuan­do na­ció la pri­me­ra, los dos pa­dres tra­ba­ja­ban de au­tó­no­mos, ca­da uno en su em­pre­sa y en dis­tin­tos lu­ga­res, por lo que fue Ma­ri­sa la que les echó un ca­ble, o me­jor di­cho, el cua­dro eléc­tri­co en­te­ro. Y cua­tro años más tar­de, la his­to­ria se re­pi­tió al na­cer Mar­ti­na.

«Prac­ti­ca­men­te criou­nas ela, por­que eu es­ti­ven moi pou­cos me­ses de bai­xa des­pois dos dous par­tos e mi­ña nai non po­día fa­cer­se car­go, xa que ta­mén tra­ba­lla­ba», di­ce Shei­la, a lo que aña­de: «É du­ro non po­der pa­sar máis ho­ras coas túas fi­llas, pois só as ve­xo ao me­dio­día e de noi­te, pe­ro me­llor ca con cal­que­ra ou­tra per­soa es­tán coa avoa. É por iso po­lo que vou tran­qui­la tra­ba­llar e me cen­tro no que te­ño que es­tar».

Pe­ro es aquí cuan­do en­tra de lleno el le­ma «No sin mi sue­gra»: «É cer­to que ser au­tó­no­ma ten os seus be­ne­fi­cios nes­te sen­ti­do. Á par­te, es­tou pre­to da ca­sa. Pe­ro, gra­zas a ela, pui­den se­guir coa mi­ña vi­da e nun­ca per­dín de tra­ba­llar, que era al­go que non que­ría dei­xar. Sen ela, non se­ría o mes­mo», cuen­ta Shei­la or­gu­llo­sa so­bre Ma­ri­sa en­tre ri­sas: «Ade­mais, edú­caas xe­nial. Máis ben que a que as con­sen­te son eu». Pe­ro es que, más allá de las ni­ñas, man­tie­nen una re­la­ción en­vi­dia­ble: «Nun­ca dis­cu­ti­mos en dez anos que nos co­ñe­ce­mos. Non to­do é de cor ro­sa, pois so­mos di­fe­ren­tes, pe­ro res­pec­tá­mo­nos», re­la­ta.

Y es que en el día y me­dio que es­ta ma­dre co­ra­je tie­ne pa­ra dis­fru­tar de la fa­mi­lia has­ta in­clu­ye a la sue­gra en sus pla­nes: «Ca­se to­dos os sá­ba­dos po­las tar­de imos de com­pras, e os do­min­gos, de pa­seo e a to­mar al­go». Pe­ro aún hay más: «Al­go que con­si­de­ro moi im­por­tan­te é que sem­pre lle po­do pe­dir un con­se­llo, e non xa so­bre ma­ter­ni­da­de, pois ne­se te­rreo é to­da un­ha ex­per­ta, se­nón so­bre cal­que­ra ou­tra cou­sa. Can­do a ne­ce­si­to, es­tá aí», ex­pre­sa Shei­la.

La cla­ve de que con 40 años de di­fe­ren­cia de edad en­tre am­bas se en­tien­dan tan bien es­tá en la men­ta­li­dad y fí­si­co de Ma­ri­sa, se­gún ex­pli­ca la mal­pi­ca­na: «É un­ha per­soa xo­vial, mo­der­na e de ideas moi aber­tas. Ata hai pou­co, subía do bai­xo ao áti­co co­rren­do». Y es que la sue­gra emi­gró muy jo­ven a In­gla­te­rra por mo­ti­vos de tra­ba­jo, y más re­cien­te­men­te tam­bién ha vi­vi­do en Fuer­te­ven­tu­ra pa­ra ayudar a su otra hi­ja en la crian­za de sus nie­tos. ¡Es una mu­jer to­do­te­rreno! «Fun nai de moi­tos fi­llos ao lon­go da mi­ña vi­da e a to­dos edu­quei­nos co­ma os meus pro­pios. Ou­tras van pa­sear e eu pre­fe­rín bo­tar sem­pre un­ha man, por­que sei o que é cria­los con tra­ba­llo e sen axu­da», ex­pre­sa Ma­ri­sa.

Ella es la que se en­car­ga de pre­pa­rar­les la co­mi­da, lle­var­las al par­que y a las numerosas ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, así co­mo de dar­les de ce­nar, du­char­las y me­ter­las en la ca­ma. ¡Ah! Y al­go muy in­tere­san­te. Al po­co de na­cer Le­ti­cia y Mar­ti­na, ya les da­ba lec­cio­nes de vi­da en in­glés.

So­bre su nue­ra, co­men­ta: «Sem­pre lle qui­xen ben, por­que nos en­ten­de­mos de ma­ra­bi­lla e acep­tá­mo­nos a un­ha á ou­tra. Iso si, o que ela me di, vai á mi­sa». Y aña­de: «Si­go ao pé do ca­nón. E can­do non, vou ti­ran­do. Son moi li­be­ral, e iso creo é fun­da­men­tal na no­sa re­la­ción».

SUE­GRA Y NUE­RA MA­RI­SA RUIZ Y SHEI­LA VA­RE­LA «Nun­ca dis­cu­ti­mos en dez anos que nos co­ñe­ce­mos. Non to­do é de cor ro­sa, pois so­mos di­fe­ren­tes, pe­ro res­pec­tá­mo­nos. Ca­se to­dos os sá­ba­dos imos de com­pras, e os do­min­gos, de pa­seo e a to­mar al­go»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.