Es de bien na­ci­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ COSAS! - FER­NAN­DA TA­BA­RÉS DI­REC­TO­RA DE VOZ AU­DIO­VI­SUAL

Apa­re­cen en los pe­rió­di­cos obi­tua­rios de un tal Luis Ote­ro, ‘co­man­dan­te’ de un in­ven­ti­to lla­ma­do Unión Mi­li­tar De­mo­crá­ti­ca del que ape­nas se ha­bla. Los mi­llen­nials (y los ma­yo­res; sos­pe­cho que es­ta his­to­ria ha si­do ol­vi­da­da tam­bién por los adul­tos) de­be­rían sa­ber que en 1974 un gru­po de jó­ve­nes mi­li­ta­res pe­lea­ba de for­ma clan­des­ti­na por un pe­li­gro­so in­ven­to lla­ma­do de­mo­cra­cia. De­be­rían sa­ber tam­bién que en­tre los re­bel­des se en­con­tra­ba el ga­lle­go Xosé For­tes. Que su re­tor­ci­da em­pre­sa los lle­vó a vi­si­tar va­rias cár­ce­les y un con­se­jo de gue­rra. Que aun­que Suá­rez los am­nis­tió nun­ca con­si­guie­ron vol­ver a po­ner­se al fren­te de un re­gi­mien­to. Y que lo que pe­dían era res­ta­ble­cer las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas y los de­re­chos hu­ma­nos; lu­char con­tra la co­rrup­ción y abor­dar re­for­mas so­cio­eco­nó­mi­cas que per­mi­tie­ran me­jo­rar la vi­da de los es­pa­ño­les. Co­sas, to­das ellas, muy sub­ver­si­vas, co­mo sal­ta a la vis­ta. Co­mo vi­vi­mos en una so­cie­dad alz­héi­mer, la muer­te de Luis Ote­ro se des­pa­cha­rá con un pu­ña­do de ar­tícu­los y al­gu­nos la­men­tos pri­va­dos, cuan­do su dis­po­si­ción de­be­ría ser com­par­ti­da en co­le­gios e ins­ti­tu­cio­nes, pre­mia­da y ana­li­za­da por­que ese pu­ña­do de sol­da­dos eran de lo me­jor­ci­to de no­so­tros.

So­mos muy rá­ca­nos con los agra­de­ci­mien­tos. Les de­be­mos gra­ti­tud a to­dos aque­llos que nos pre­ce­die­ron y que nos han per­mi­ti­do lle­gar has­ta aquí. Per­so­nas que se la ju­ga­ron, mu­je­res que di­je­ron que no, mi­li­ta­res de­mó­cra­tas en en­tor­nos to­ta­li­ta­rios, sa­bios que ara­ña­ron nues­tra ten­den­cia a la mor­ta­li­dad.

En el cam­pus que la Uni­ver­si­dad de Va­lla­do­lid tie­ne en Se­go­via se jun­ta­ron ha­ce unos días un gru­po de pe­rio­dis­tas pa­ra ha­blar de éti­ca. Allí es­ta­ban Car­men Sar­mien­to y Ro­sa Ma­ría Ca­laf, dos gran­des mal­tra­ta­das por el pre­sen­te y la me­mo­ria. Ca­laf, des­pa­cha­da de TVE con una mi­si­va sin acu­se de re­ci­bo y car­ga­da de ma­la edu­ca­ción, re­cor­da­ba aque­lla pri­me­ra redacción en la que ni si­quie­ra ha­bía ba­ño de mu­je­res. Co­mo La Sar­mien­to, te­ne­mos la suer­te de es­cu­char­la mu­cho des­de esa omi­no­sa ju­bi­la­ción ofi­cial que las dos con­tra­di­cen ca­da día con pasión y ma­gis­te­rio del bueno. Car­men fue una de nues­tras pri­me­ras re­por­te­ras de gue­rra, una pe­rio­dis­ta con­cien­zu­da y bri­llan­te que has­ta hoy mis­mo tra­ba­ja pa­ra dar voz a las mu­je­res. Es­cu­chán­do­las es inevi­ta­ble con­si­de­rar que es­cu­cha­mos po­co a las que nos pre­ce­die­ron, que en­tre los con­se­jos de an­cia­nos y es­ta pa­to­ló­gi­ca ob­se­sión por la ju­ven­tud tie­ne que ha­ber un tér­mino me­dio y que en la con­vi­ven­cia in­ter­ge­ne­ra­cio­nal apa­re­cen las gran­des co­sas.

En lo más bru­tal de nues­tra úl­ti­ma cri­sis, la Xun­ta de­ci­dió ju­bi­lar sin con­tem­pla­cio­nes a to­dos los mé­di­cos que lle­ga­ban a los 65 años. En un pu­ña­do de años sa­lie­ron del sis­te­ma la ge­ne­ra­ción de sa­ni­ta­rios que pu­so en mar­cha el sis­te­ma pú­bli­co es­pa­ñol, que a pe­sar de la de­va­lua­ción si­gue sien­do uno de los me­jo­res del mun­do. Ade­más de la pér­di­da fla­gran­te de sa­bi­du­ría, la eva­po­ra­ción de es­tos pro­fe­sio­na­les de­jó huér­fa­nos a sus co­le­gas más jó­ve­nes e inex­per­tos, que te­nían que com­pen­sar la fal­ta de ex­pe­rien­cia y la in­se­gu­ri­dad de los pri­me­ros años con un ex­ce­so de prue­bas que fa­ci­li­ta­ban el diag­nós­ti­co y mi­ti­ga­ban las du­das inevi­ta­bles del pri­me­ri­zo. Una in­cer­ti­dum­bre que hu­bie­se apla­ca­do la con­vi­ven­cia con esos ve­te­ra­nos des­pa­cha­dos con ca­jas des­tem­pla­das. Por­que las me­jo­res men­tes co­lec­ti­vas son di­ver­sas; com­par­ten la osa­día des­ca­ra­da de la ju­ven­tud con la ex­pe­rien­cia y el mé­to­do de la ma­du­rez. Mi­rar ha­cia atrás y con­si­de­rar a los me­jo­res de los que es­tu­vie­ron an­tes no es un ejer­ci­cio de jus­ti­cia sino de in­te­li­gen­cia. Y sa­ber qué hi­zo Luis Ote­ro una ne­ce­si­dad de­mo­crá­ti­ca im­pe­rio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.