De­cir ta­cos es bueno pa­ra a la sa­lud

NO SE TRA­TA TAN­TO DE HA­BLAR MAL co­mo de sa­car afue­ra lo que uno sien­te an­te una si­tua­ción de es­trés y de do­lor fí­si­co o emo­cio­nal. Dos psi­có­lo­gas, Ro­sa Cer­quei­ro y Ale­jan­dra Do­tor, nos con­fir­man es­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Kee­le que, ojo, di­fe­ren­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

No es es­ta una oda al ta­co ni pre­ten­de­mos que te vuel­vas un mal­ha­bla­do. Tam­po­co era ese el ob­je­ti­vo del equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la uni­ver­si­dad in­gle­sa de Kee­le, pe­ro su es­tu­dio tie­ne una cla­ra con­clu­sión: de­cir pa­la­bro­tas en mo­men­tos de ten­sión y de do­lor es bueno pa­ra la sa­lud. El equi­po eva­luó a tra­vés de dos ex­pe­ri­men­tos la to­le­ran­cia al do­lor co­lo­can­do las ma­nos de los vo­lun­ta­rios en un cu­bo de agua fría) y la resistencia y fuer­za (a tra­vés de ejer­ci­cios anae­ró­bi­cos o de aga­rre ma­nual).

Du­ran­te la rea­li­za­ción de las dos prue­bas, te­nían dos po­si­bi­li­da­des: de­cir pa­la­bro­tas o uti­li­zar pa­la­bras neu­tras. Y se encontraron con que quie­nes te­nían li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar­se a tra­vés de los ta­cos, aron una ma­yor to­le­ran­cia al do­lor y ren­dían me­jor en las prue­bas de resistencia y fuer­za fí­si­ca. So­lo aque­llos que pun­tua­ban al­to en una vi­sión ca­tas­tró­fi­ca del do­lor quie­ra lan­zan­do no en­con­tra­ban im­pro­pe­rios. ali­vios To­do ni tie- si­ne su ex­pli­ca­ción. Al mal­de­cir, au­men­ta

el rit­mo car­día­co y la adre­na­li­na en san­gre, que pro­por­cio­na un efec­to anal­gé­si­co. De la mis­ma ma­ne­ra, de­cir pa­la­bras mal­so­nan­tes cuan­do nos en­fren­ta­mos a una si­tua­ción de es­trés ha­ce que el ce­re­bro se­gre­gue más en­dor­fi­nas, que es la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad, ayu­dan­do a re­du­cir la ten­sión.

¿A quién no le han en­tra­do ga­nas de ju­rar en he­breo cuan­do em­po­tra el me­ñi­que jus­to en la es­qui­na de ese mue­ble trai­cio­ne­ro? ¿Y cuan­do te­ne­mos que le­van­tar esa me­sa que pe­sa un quin­tal? Pe­ro no so­lo de­ci­mos ta­cos pa­ra lo ma­lo, sino tam­bién pa­ra bro­mear en­tre ami­gos. La es­pe­cia­lis­ta en robótica Em­ma Byr­ne pro­fun­di­zó en es­te há­bi­to en su li­bro Mal­de­cir es bueno pa­ra ti. La in­creí­ble cien­cia de las ma­las pa­la­bras. En él ase­gu­ra que «de­cir pa­la­bro­tas es una de esas co­sas que nos sa­len na­tu­ral­men­te y pa­re­cen frí­vo­las, sin em­bar­go uno se sor­pren­de al co­no­cer la can­ti­dad de cien­tí­fi­cos que las es­tu­dian [...] por­que nos enseñan mu­cho so­bre có­mo fun­cio­nan nues­tras men­tes y nues­tras so­cie­da­des».

MAL­DE­CIR NO ES IN­SUL­TAR

Del mis­mo modo, ha­bla de los be­ne­fi­cios que nos pue­den traer en el tra­ba­jo: «De­cir obs­ce­ni­da­des pue­de ayudar a cons­truir re­la­cio­nes en el tra­ba­jo. Los cien­tí­fi­cos han com­pro­ba­do que los equi­pos que com­par­ten un lé­xi­co vul­gar tien­den a ser más efi­ca­ces tra­ba­jan­do jun­tos y a sen­tir­se más cer­ca y ser más pro­duc­ti­vos que aque­llos que no lo ha­cen». Y es que en es­to de los ta­cos los be­ne­fi­cios vie­nen de la trans­gre­sión que su­po­ne su uso, que tam­bién une a mu­chos ado­les­cen­tes que bus­can re­afir­mar su «adul­tez». El es­tu­dio arro­ja otra con­clu­sión im­por­tan­te: la di­fe­ren­cia­ción en­tre in­sul­to y pa­la­bro- ta. «La pa­la­bro­ta se con­vier­te en un ges­to de ac­ción y de resistencia que per­mi­te ali­ge­rar bre­ve­men­te el pe­so de si­tua­cio­nes que nos ge­ne­ran ma­les­tar, en vez de res­pon­der des­de la de­s­es­pe­ran­za e in­de­fen­sión. La pa­la­bro­ta se con­vier­te aquí, si es pun­tual, en una for­ma de ali­viar emo­cio­nes y ten­sión», se­ña­la la psi­có­lo­ga Ro­sa Cer­quei­ro, que in­sis­te en que el in­sul­to no es bueno en nin­gún ca­so: «Los in­sul­tos sue­len te­ner a otra per­so­na co­mo des­ti­na­ta­ria de los mis­mos, es­té pre­sen­te o no. Son una for­ma no efi­caz de di­ri­mir un con­flic­to re­la­cio­nal, por lo que no es­ta­mos ha­blan­do ni del mis­mo fin ni de los mis­mos re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos».

Ale­jan­dra Do­tor con­ti­núa en es­ta lí­nea: «Se pue­de ser me­jor o peor ha­bla­do, ha­cer más o me­nos da­ño al oí­do, pe­ro de­cir una pa­la­bro­ta no da­ña di­rec­ta­men­te a na­die. A nivel psi­co­ló­gi­co no es lo me­jor de­cir ‘eso que has he­cho es una es­tu­pi­dez’ que ‘eres un es­tú­pi­do’, por­que en la segunda ya hay vio­len­cia ver­bal. La pa­la­bro­ta se lan­za al ai­re, mien­tras que el in­sul­to es una fle­cha que apun­ta a esa per­so­na». La psi­có­lo­ga ad­vier­te de que los ni­ños, in­fluen­cia­dos por la ex­po­si­ción a In­ter­net, es­tán su­man­do ca­da vez más ta­cos e in­sul­tos a su vo­ca­bu­la­rio. «Nues­tro um­bral de to­le­ran­cia va au­men­tan­do, y con las pa­la­bras igual. An­tes el adul­to po­día de­cir ta­cos muy gor­dos, pe­ro al ni­ño ni se le ocu­rría. Y con los in­sul­tos, los han in­cor­po­ra­do in­clu­so en po­si­ti­vo, ‘qué bien jue­ga el h* p*!’, por­que tam­bién los adul­tos los em­plean en po­si­ti­vo», in­di­ca. Do­tor re­cuer­da que de­cir pa­la­bro­tas es­tá mal, pe­ro in­ci­de en la im­por­tan­cia de sol­tar la ten­sión y ex­pre­sar lo que nos preo­cu­pa de al­gu­na ma­ne­ra. «Des­de de­cir ta­cos has­ta ex­pul­sar ai­re o sol­tar un gri­to. Hay que echar­lo fue­ra, por­que el cor­ti­sol, que es la hor­mo­na del es­trés, au­men­ta mu­cho cuan­do te guar­das lo que sien­tes y eso afec­ta a to­do el or­ga­nis­mo, bom­beas san­gre más rá­pi­do, in­hi­be la pro­duc­ción de in­su­li­na y es­tre­cha las ar­te­rias, lo que ha­ce que lle­gue me­nos san­gre al ce­re­bro y no pen­se­mos con tan­ta cla­ri­dad», ad­vier­te. Por eso em­pie­zan las reac­cio­nes de lucha o de ira, y el au­men­to enor­me de ener­gía en de­tri­men­to de otros as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra la su­per­vi­ven­cia. To­do eso se com­ba­te, di­ce Do­tor, sol­tan­do lo que nos ocu­rre y vi­vien­do ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas que au­men­ten nues­tros ni­ve­les de se­ro­to­ni­na, la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad. Eso cuan­do el da­ño es emo­cio­nal. Cuan­do es fí­si­co va­le con sol­tar un ta­co, aun­que des­pués to­ca la­var­se la bo­ca con ja­bón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.