Las jo­yas que ha­ce Car­me­la mo­lan

SER DI­SE­ÑA­DO­RA, UN SUE­ÑO CUM­PLI­DO A Car­men la lla­man ca­ri­ño­sa­men­te Car­me­la. Cuan­do des­cu­brie­ron su ta­len­to pa­ra crear pie­zas de bi­su­te­ría, no tar­da­ron en dar con el nom­bre pa­ra su mar­ca: «Car­me­la­mo­la» ¡Y tan­to!: «Ten­go sín­dro­me de Down, me gus­tan las jo­ya

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: IA­GO GAR­CÍA

Ella es Car­men Ál­va­rez. Una jo­ven co­ru­ñe­sa a pun­to de cum­plir 17 años a la que pue­des se­guir en Fa­ce­book o Ins­ta­gram. Ahí, en las re­des, co­mo cual­quier chi­ca de su edad, dis­fru­ta pu­bli­can­do lo que ha­ce: crea­cio­nes de bi­su­te­ría con su to­que per­so­nal ba­jo la mar­ca Car­me­la­mo­la. Es tam­bién you­tu­ber, y en su ca­nal, que cre­ce ca­da día en sus­crip­to­res y vi­sua­li­za­cio­nes, se ex­pre­sa con fran­que­za a sus se­gui­do­res: «Ten­go sín­dro­me de Down, me gus­tan las jo­yas y soy muy pre­su­mi­da». Que­da­mos con Car­men en su ca­sa. Ana Rodríguez, la ma­dre, nos abre la puer­ta y nos lle­va a su ta­ller. La me­sa es­tá pre­pa­ra­da. En bo­tes de cristal los aba­lo­rios que usa, co­lo­ri­dos ador­nos que con des­tre­za va unien­do siem­pre ba­jo la aten­ta mi­ra­da de ma­má, que fue la pri­me­ra que se pu­so sus com­ple­men­tos.

«VEÍA MIS PUL­SE­RAS Y... »

A Car­men en la lo­te­ría ge­né­ti­ca le to­có ese ter­cer cro­mo­so­ma de más que ca­rac­te­ri­za a quien tie­ne su mis­ma al­te­ra­ción. Pe­ro en su ADN es­tá tam­bién el ím­pe­tu de una lu­cha­do­ra. «Pa­ra me­jo­rar la psi­co­mo­tri­ci­dad, la mo­vi­li­dad fina, des­de pe­que­ños ha­cen ejer­ci­cios: mue­ven bo­las, cor­tan pa­pe­les con las ma­nos... Al fi­nal pa­ra ellos es muy abu­rri­do», nos cuen­ta Ana. Pe­ro su hi­ja te­nía una pa­re­ja de ases ba­jo la man­ga: sus ga­nas y el buen gus­to. Es­to úl­ti­mo, lo sa­có de su ma­dre. « Siem­pre se fi­ja­ba en mis pul­se­ras y col­gan­tes, le gus­ta­ban mu­cho y fue ella la que se dio cuen­ta de cuál era el es­tí­mu­lo que ne­ce­si­ta- ba pa­ra apro­ve­char el tiem­po», pro­si­gue Ana mien­tras Car­men ya ca­si tie­ne ter­mi­na­da una lla­ma­ti­va li­bé­lu­la de alas pla­tea­das.

Así fue co­mo em­pe­zó en el ofi­cio, con­vir­tien­do te­dio­sas ru­ti­nas en vis­to­sas pie­zas. Dán­do­se cuen­ta de que po­día sa­car pro­ve­cho de su par­te crea­ti­va y sen­tir­se a la vez rea­li­za­da vien­do cul­mi­na­das sus crea­cio­nes.

TO­DA LA FA­MI­LIA VOL­CA­DA

Car­me­la­mo­la sur­ge del bo­ca a bo­ca. Las com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo de Ana que­rían los mis­mos di­se­ños que ella lucía. «¡Son de mi hi­ja!», de­cía or­gu­llo­sa la ma­dre. Así que pron­to los en­car­gos fue­ron a más y to­dos se vol­ca­ron pa­ra ayu­dar­la. Sa­ra, su her­ma­na pe­que­ña, creó la web www. car­me­la­mo­la.com, que in­clu­ye una tien­da on­li­ne. Y su pa­dre, Manuel, ya ha aten­di­do a los me­dios que han que­ri­do con­tar su his­to­ria. Aun­que, eso sí, Car­men si­gue sien­do la que era. Es cons­cien­te de sus li­mi­ta­cio­nes, pe­ro aho­ra sa­be de lo que es ca­paz. Al pre­gun­tar­le si se ve co­mo em­pre­sa­ria de su fir­ma de mo­da en el fu­tu­ro, suel­ta al ins­tan­te un «¡ni de bro­ma!». «Eso es mu­cho lío», me su­gie­re. Pe­ro lo cier­to es que ya ha em­pren­di­do un ca­mino que ade­más es­tá ayu­dan­do a otras per­so­nas, que co­mo ella, tie­nen que so­bre­po­ner­se a las di­fi­cul­ta­des. «Las reac­cio­nes y los co­men­ta­rios de la gen­te son alu­ci­nan­tes. La ma­dre de una chi­ca cie­ga nos fe­li­ci­tó por­que es­tá­ba­mos dan­do ideas pa­ra ver en lo que pue­den tra­ba­jar», di­ce Ana al re­fe­rir­se a un alu­vión de men­sa­jes que su­ma y si­gue. A es­tas al­tu­ras, la jo­ya que ha ela­bo­ra­do Car­men ya es­tá ter­mi­na­da. Re­ti­ra la lám­pa­ra con lu­pa que le ayu­da a tra­ba­jar y la en­se­ña or­gu­llo­sa: «¿Te gus­ta?». Si la res­pues­ta es un sí, aho­ra ya sa­bes dón­de en­con­trar jo­yas que va­len su pe­so en ilu­sión.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.