Per­der 43 ki­los es ca­si un cam­bio de iden­ti­dad”

Fue la no­via de Cu­ba y hoy es la ma­mi de la ma­rea ama­ri­lla. «Es el me­jor tí­tu­lo que me po­dían dar», di­ce. So­le ha vuel­to con 43 ki­los me­nos a una cár­cel que es «una cons­pi­ra­ción de amor». Y ten­dría un «Vis a vis» con los po­lí­ti­cos. Pa­ra pe­dir­les cuen­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

1 Cam­bio de pe­so ra­di­cal en So­le. ¿Có­mo es­tás?

El cam­bio ha si­do pa­ra bien, he ba­ja­do 43 ki­los en un año. Cuan­do era jo­ven lo mis­mo bai­la­ba que subía la pier­na has­ta la ca­be­za, pe­ro al cum­plir años el pe­so te va li­mi­tan­do. Fue una de­ci­sión mé­di­ca que be­ne­fi­ció ade­más a So­le. He vi­vi­do 50 años con un pe­so y una ma­ne­ra de pro­yec­tar­me que ha mar­ca­do mi for­ma de ser. Per­der 43 ki­los es ca­si-ca­si un cam­bio de iden­ti­dad.

2 ¿ Eres tú tan ma­mi co­mo So­le?

Soy muy ma­ter­nal... y no ten­go hi­jos. Pe­ro sí hi­jos adop­ti­vos, gen­te que me lla­ma a cual­quier ho­ra y me cuen­ta, me di­ce: «Mi­ra qué me es­tá pa­san­do». Cuan­do era ni­ña mi re­la­ción con las mu­ñe­cas ya era ma­ter­nal, las ali­men­ta­ba, las dor­mía... Pa­ra mí no ha­ber te­ni­do hi­jos fue una ca­rre­ra frus­tra­da. Pen­sé du­ran­te mu­cho tiem­po que mi pro­fe­sión pri­me­ra de­be­ría ha­ber si­do la de ma­dre.

3 ¿ Por qué que­re­mos a So­le?

Es­tá muy bien di­se­ña­do por los guio­nis­tas de la se­rie, que han bus­ca­do un equi­li­brio pa­ra ha­cer un per­so­na­je em­pá­ti­co ha­bien­do co­me­ti­do un cri­men. La gran­de­za de

Vis a vis es que los per­so­na­jes es­tán hu­ma­ni­za­dos en cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les, lí­mi­te.

4 Lo me­jor de Cruz del Sur es...

¡Es­ta ma­sa de «de­lin­cuen­tas» com­pa­ñe­ras! Y com­pa­ñe­ros, por­que los hom­bres que te­ne­mos son po­cos, pe­ro ma­ra­vi­llo­sos. ¡Hay una cons­pi­ra­ción de amor den­tro de es­ta cár­cel! To­dos nos abri­ga­mos. Es­to es lo que me ha­ce que­rer una ca­de­na per­pe­tua, ja­ja­ja.

5 ¿Se­rie fe­mi­nis­ta?

Sí, se ve des­de el prin­ci­pio que la mu- jer es­tá tra­tan­do de sa­car sus va­lo­res, in­clu­so des­de la po­dre­dum­bre. To­das las mu­je­res y los hom­bres de Vis a vis es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con la igual­dad. No con­sen­ti­mos que se dis­mi­nu­ya la reali­dad de una mu­jer. Ni una me­nos.

6 Ac­túas des­de...

Des­de los 6 o 7 años, no sa­bía que exis­tía la ac­tua­ción y ya ac­tua­ba. Vi­vía to­do el tiem­po en una fan­ta­sía... Pa­ra mí es un modo de ju­gar que me qui­ta la pe­re­za de ma­dru­gar y es­tu­diar.

7 ¿ Con quién pi­des un vis a vis?

Con ca­da gru­po po­lí­ti­co. Hay ex­ce­len­tes de­ma­go­gos, arri­bis­tas muy pe­li­gro­sos.

8 Eres fe­liz por...

Ser la ma­mi de la cár­cel. Ha­ce mu­chos años me lla­ma­ban la no­via de Cu­ba. Hoy ser la ma­mi de la ma­rea ama­ri­lla es el me­jor ti­tu­lar que me pue­den dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.