Con Jo­ta de Ju­rá­si­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Cuan­do se es­tre­nó «Ju­ras­sic Park», Jo­ta so­ña­ba con ha­cer pe­lí­cu­las: «Las que fue­se». El pró­xi­mo jueves, 25 años des­pués, es­tre­na «Ju­ras­sic World: el reino caí­do», la cuar­ta en­tre­ga de la sa­ga, «que le va a dar al pú­bli­co mu­chas co­sas que no es­pe­ra». El ca­ta­lán se po­ne de­trás de las cá­ma­ras de la mano de Spiel­berg, que sin du­da tu­vo mu­cho que ver pa­ra que es­ta vez sí acep­ta­ra un pro­yec­to de Holly­wood.

Po­cos di­rec­to­res pueden pre­su­mir de con­tar sus pe­lí­cu­las por éxi­tos. Juan An­to­nio Ba­yo­na (Bar­ce­lo­na, 1975) es uno de ellos. Tam­bién ha si­do el pri­mer es­pa­ñol en di­ri­gir una su­per­pro­duc­ción en Holly­wood. Ste­ven Spiel­berg lo eli­gió pa­ra po­ner­se de­trás de la cá­ma­ra de la nue­va en­tre­ga de la sa­ga de Ju­ras­sic Park. Un pro­yec­to que le fas­ci­nó des­de el pri­mer mo­men­to, no so­lo por tra­ba­jar mano a mano con una de sus re­fe­ren­cias, sino por «ha­cer una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras des­pués de tres in­ten­sas».

—«Ju­ras­sic World: el reino caí­do», ¿pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer his­to­ria?

—Pa­ra eso nun­ca es­tá uno pre­pa­ra­do, uno in­ten­ta ha­cer la me­jor pe­lí­cu­la po­si­ble y lue­go siem­pre hay un com­po­nen­te de suer­te que a uno se le es­ca­pa.

—Tus pe­lí­cu­las siem­pre nos to­can los sen­ti­mien­tos, la fi­bra, ¿es­te se­rá un par­que de emo­cio­nes?

—Yo creo que la gen­te se va a sor­pren­der mu­cho con es­ta pe­lí­cu­la, creo que de al­gu­na ma­ne­ra le va a dar lo que el pú­bli­co es­pe­ra, lo que quie­re, pe­ro le va a dar mu­chas co­sas que no es­pe­ra, y creo que ese es el re­to de ha­cer una bue­na se­cue­la. Ser fiel a la fran­qui­cia, al ADN de la pe­lí­cu­la, pe­ro tam­bién lle­var la his­to­ria a un lu­gar don­de el pú­bli­co no es­pe­ra.

—¿Es muy di­fe­ren­te a lo que has he­cho has­ta aho­ra?

—Sí, evi­den­te­men­te. Es una pe­lí­cu­la muy de­fi­ni­da, muy cla­ra, to­do el mun­do sa­be lo que es una pe­lí­cu­la de Ju­ras­sic Park o Ju­ras­sic World, pe­ro sin em­bar­go, hay mu­chas otras co­sas que la gen­te va a re­co­no­cer que es­tán pre­sen­tes en mis otras pe­lí­cu­las, no so­lo en Lo Im­po­si­ble, don­de ha­bía un tsu­na­mi, sino tam­bién en

Un mons­truo vie­ne a ver­me, en que ha­bía cria­tu­ras gi­gan­tes y hay bas­tan­te sus­pen­se en es­ta pe­lí­cu­la, co­mo en El Or­fa­na­to.

—Cuan­do se es­tre­nó «Par­que Ju­rá­si­co», tú te­nías 18 años... ¿Re­cuer­das cuán­do fuis­te a ver­la al ci­ne?

—Cla­ra­men­te, y re­cuer­do el mo­men­to de ver por pri­me­ra vez un di­nou­sa­rio con ese ni­vel de reali­dad en pan­ta­lla y es­tar en shock. Ser cons­cien­te de que a par­tir de ese mo­men­to cual­quier co­sa se po­dría ver en la pan­ta­lla de una ma­ne­ra tan rea­lis­ta. —Ni se te pa­só por la ca­be­za en aquel mo­men­to que aca­ba­rías ha­cien­do tú esos di­nou­sa­rios... —No, evi­den­te­men­te. En ese mo­men­to yo so­ña­ba con ha­cer pe­lí­cu­las, las que fue­se, pe­ro no Ju­ras­sic Park.

—¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar con Spiel­berg?

—Ha si­do una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra, ha si­do una de la ra­zo­nes por las que he que­ri­do ha­cer es­ta pe­lí­cu­la y ha si­do fan­tás­ti­co sen­tar­se a ha­blar de las es­ce­nas, de los pla­nos, es­cu­char sus ideas, que él es­cu­che las mías, que ha­ya res­pon­di­do de for­ma tan sa­tis­fac­to­ria a to­do lo que yo le plan­tea­ba. Ha si­do una de las co­sas bo­ni­tas que me lle­vo de es­te pro­yec­to.

—¿De­ja­ba mar­gen pa­ra que hi­cie­ras y des­hi­cie­ras a tu gus­to? —Sí, sí. El tra­ba­jo de Spiel­berg en es­ta pe­lí­cu­la ha si­do muy pa­re­ci­do al de Gui­ller­mo del To­ro en El or­fa­na­to, una per­so­na que te apo­ya cons­tan­te­men­te, te ha­ce sen­tir có­mo­do y que no re­sul­ta pa­ra na­da in­va­si­vo, no im­po­ne pa­ra na­da sus ideas, y se agra­de­ce cuan­do tie­nes una pe­lí­cu­la tan gran­de que el je­fe no im­pon­ga su cri­te­rio. —Y si te pi­die­ra ayu­da pa­ra ter­mi­nar «In­dia­na Jo­nes»...

—Pues yo se la pres­ta­ría en­can­ta­do .... —El he­cho de que es­tu­vie­ra Spiel­berg fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que di­je­ras que sí aho­ra, por­que an­te­rior­men­te ya ha­bías di­cho que no a Scor­se­se... —Era una de las ra­zo­nes in­tere­san­tes pa­ra de­cir que sí, pe­ro no era la úni­ca. Me ape­te­cía mu­cho des­pués de ha­cer tres pe­lí­cu­las in­ten­sas co­mo

El or­fa­na­to, Un mons­truo vie­ne a ver­me Lo im­po­si­ble,

o ha­cer al­go más de aven­tu­ras, más des­ti­na­do a la di­ver­sión y a to­da la fa­mi­lia.

—Has he­cho tres pe­lí­cu­las, tres éxi­tos ro­tun­dos. ¿Es co­mo es­tar siem­pre en la ma­trí­cu­la de ho­nor? ¿Es una pre­sión aña­di­da?

—Yo ten­go un ami­go, que es tam­bién ar­tis­ta, que siem­pre di­ce que te­ne­mos un ni­vel que a ve­ces es­ta­mos un po­qui­to más arri­ba y a ve­ces es­ta­mos un po­qui­to más aba­jo, pe­ro que te­ne­mos un ni­vel y lo in­ten­ta­mos siem­pre man­te­ner. Es­ta profesión tie­ne mu­cho de suer­te tam­bién, y lle­gar a una lo­ca­li­za­ción y que te llue­va te pue­de es­tro­pear to­da la se­cuen­cia o una par­te de la pe­lí­cu­la. En prin­ci­pio, yo in­ten­to no ob­se­sio­nar­me con el ni­vel de ca­li­dad, ya me ob­se­siono bas­tan­te con la his­to­ria y con el tra­ba­jo

que ten­go ca­da día de­lan­te de la cá­ma­ra.

—Cuan­do uno va al ci­ne a ver tus pe­lí­cu­las pa­re­ce que siem­pre hay de­be­res, siem­pre de­jas que sal­ga de la

sa­la re­fle­xio­nan­do.

—Sí, sí, efec­ti­va­men­te, y creo que es­to es pre­ci­sa­men­te lo que de­fi­ne al ci­ne hoy en día, que se com­pa­ra tan­to con la te­le­vi­sión, creo que el ci­ne si­gue sien­do una ma­ne­ra de con­tar his­to­rias don­de se de­ja al pú­bli­co un gran es­pa­cio pa­ra la in­ter­pre­ta­ción y que la pe­lí­cu­la si­ga cre­cien­do en tu ca­be­za. En la te­le­vi­sión es­tá to­do un po­co más ex­pli­ca­do, y más en la su­per­fi­cie, en cam­bio en el ci­ne hay to­das esas ca­pas pa­ra que uno se va­ya a ca­sa pen­san­do en lo que ha vis­to.

—Otro de­no­mi­na­dor co­mún de tus his­to­rias es la fra­gi­li­dad de la vi­da ó co­mo siem­pre ace­cha la muer­te, esa del­ga­da lí­nea que hay en­tre es­tar o no es­tar. ¿Qué te ha­ce mo­ver­te en es­te hi­lo?

—Real­men­te no sé lo que me ha­ce mo­ver­me en él, pe­ro sí sé que me sien­to có­mo­do. Es un mun­do que me atrae, al que aca­bo re­cu­rrien­do una y otra vez, esa idea de en­trar en con­tac­to con las in­cer­ti­dum­bres de

In­ten­to no ob­se­sio­nar­me con la ca­li­dad, ya lo ha­go con la his­to­ria”

la vi­da, y co­mo uno se da cuenta de la po­si­ción que ocu­pa en el mun­do es al­go que me gus­ta, y vuel­vo con fre­cuen­cia en las pe­lí­cu­las que ha­go.

—La re­la­ción ma­dre-hi­jo siem­pre es­tá pre­sen­te, ese víncu­lo es­pe­cial... ¿Te vie­ne de ca­sa? ¿Lo tie­nes muy mar­ca­do?

—No sé de dón­de vie­ne, pe­ro me si­gue atra­yen­do el se­guir ras­can­do. No hay un plan pre­con­ce­bi­do, es adon­de te lle­va una pe­lí­cu­la... Evi­den­te­men­te exis­ti­rá al­gu­na ra­zón de por qué lo ha­go, creo que siem­pre es más in­tere­san­te se­guir es­car­ban­do, y se­gu­ra­men­te no en­cuen­tre nun­ca la so­lu­ción, pe­ro creo que el he­cho es­tá en se­guir bus­can­do qué sig­ni­fi­ca.

—Eres el maes­tro de sa­car la par­te hu­ma­na a to­do. A una pe­li de te­rror, a un mons­truo... Aho­ra a los di­no­sau­rios, ¿eres una per­so­na muy sen­ti­men­tal?

—No con­fun­di­ría la emo­ción con el sen­ti­mien­to. Creo que sí que es ver­dad que a la ho­ra de afron­tar las his­to­rias, más que ob­se­sio­nar­se con las ideas, lo que li­de­ra siem­pre el pro­yec­to son las emo­cio­nes. Me in­tere­sa mu­cho siem­pre ex­plo­rar el ti­po de emo­ción, y cuan­do em­pie­zas a tra­ba­jar en la his­to­ria es cuan­do em­pie­zas a ver las ideas. Siem­pre me de­jo lle­var por las emo­cio­nes y lue­go a me­di­da que tra­ba­jas el guion, ar­ti­cu­las las ideas.

—¿Hay al­gún tí­tu­lo del ci­ne es­pa­ñol que pen­sa­ras por qué no se me ocu­rrió a mí?

—Uf, qué pre­gun­ta más di­fí­cil, por­que se­gu­ro que al­gu­na ha­brá, pe­ro aho­ra mis­mo no cai­go. Pe­ro sí veo mu­chas pe­lí­cu­las que me gus­tan de la gen­te que ad­mi­ro.

—Tie­nes un pie en Es­pa­ña, otro en Holly­wood, ¿es di­fí­cil man­te­ner ese

equi­li­brio?

—No, en reali­dad es un pri­vi­le­gio po­der es­tar en es­ta po­si­ción y ¡oja­lá pue­da es­tar­lo mu­chos años más! Es al­go que no to­do el mun­do pue­de ha­cer, y me re­fie­ro so­bre to­do a los di­rec­to­res ame­ri­ca­nos que no tie­nen la suer­te de po­der ve­nir a Es­pa­ña a ha­cer una pe­lí­cu­la, co­mo yo la ten­go, en­ton­ces creo que es in­tere­san­te es­tar en­tre esos dos mun­do de los que me en­ri­quez­co mu­cho.

No se de dón­de me vie­ne, pe­ro me si­gue atra­yen­do es­car­bar en la re­la­ción ma­dre-hi­jo”

3

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.