El año de Lu­cía Ri­ve­ra

Lu­cía Ri­ve­ra MO­DE­LO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

No pue­de ne­gar que es hi­ja de su ma­dre, Blan­ca Romero. Aca­ban de des­fi­lar jun­tas por pri­me­ra vez, pe­ro es­ta jo­ven de 19 años es­tá de­ci­di­da a abrir­se ca­mino por sí mis­ma. Dis­pues­ta a re­nun­ciar a to­do por la fe­li­ci­dad, no se po­ne lí­mi­tes, pe­ro sí ob­je­ti­vos: con­ver­tir­se en án­gel de Vic­to­ria’s Se­cret

Es una de las pro­me­sas de la mo­da es­pa­ño­la. La hi­ja de Blan­ca Romero y Ca­ye­tano Ri­ve­ra (el dies­tro le dio su ape­lli­do des­pués de con­traer ma­tri­mo­nio con la mo­de­lo as­tu­ria­na) se ha con­ver­ti­do en uno de los ros­tros ha­bi­tua­les de las se­ma­nas de la mo­da y su pre­sen­cia so­bre las pa­sa­re­las em­pie­za a ser un re­cla­mo de las fir­mas. A fi­na­les de abril des­fi­ló jun­to a su ma­dre por pri­me­ra vez ves­ti­da de no­via, un día muy es­pe­cial pa­ra las dos que, sin em­bar­go, se­gún ella, no se vol­ve­rá a re­pe­tir a cor­to pla­zo.

—¿El mun­do de la mo­da es­tá sien­do co­mo te es­pe­ra­bas?

—Es­tá cla­ro que cuan­do ha­ces lo que te gus­ta, tra­ba­jar no es una obli­ga­ción, es un gus­to. Pa­ra mí tra­ba­jar es lo me­jor que me pue­de pa­sar, me lo pa­so bien tra­ba­jan­do, co­no­cien­do a gen­te ma­ra­vi­llo­sa...

—Es un tra­ba­jo muy sa­cri­fi­ca­do, ¿es­tás dis­pues­ta a re­nun­ciar a cual­quier co­sa o hay al­go por lo que no pa­sa­rías?

—Tra­ba­jar es lo que me ha­ce fe­liz, la mo­da me ha­ce fe­liz, y creo que hay que re­nun­ciar a to­do por la fe­li­ci­dad de uno mis­mo.

—Tu ob­je­ti­vo es lle­gar a con­ver­tir­te en un án­gel de Vic­to­ria´s Se­cret, ¿qué tie­ne ese des­fi­le que lo ha­ce úni­co?

—Con­vier­te a las mo­de­los en ver­da­de­ras dio­sas. En mi ca­so lo ha­ce úni­co el gran es­pec­tácu­lo, y que es ca­paz de va­lo­rar el es­fuer­zo de las mo­de­los en­ci­ma de la pa­sa­re­la con esos cuer­pos de es­cán­da­lo.

—La pri­me­ra vez que te subis­te a una pa­sa­re­la fue cuan­do tan so­lo 10 añi­tos, ¿lo pe­dis­te tú o te lo propusieron?

—No recuerdo muy bien si fue por una pe­ti­ción mía o fue una pro­pues­ta, so­lo recuerdo que qui­se des­fi­lar mu­chas ve­ces más.

—¿Có­mo y cuán­do de­ci­dis­te que tu fu­tu­ro pa­sa­ba por la mo­da? ¿Lo te­nías cla­ro? ¿Sur­gió a raíz de que te pro­pu­sie­ran al­go?

—Siem­pre lo tu­ve cla­ro, des­de muy pe­que­ña. De pe­que­ña ju­ga­ba con mi pri­ma a que me ma­qui­lla­ran y a que me hi­cie­ran fo­tos, y a día de hoy tan­to yo co­mo ella es­ta­mos cum­plien­do mu­chos sue­ños.

—¿Có­mo reaccionó tu ma­dre cuan­do le plan­teas­te que que­rías se­guir sus pa­sos? ¿Te ad­vir­tió? ¿Te ani­mó?

—Mi ma­dre siem­pre ha di­cho que mi fu­tu­ro es ser mo­de­lo, e in­clu­so di­ce que mi pa­sión por la mo­da es mu­cho más gran­de que la de ella.

—El he­cho de que ella sea mo­de­lo, ¿te ha in­flui­do a la ho­ra de se­guir sus pa­sos?

—Me ha in­flui­do a la ho­ra de que siem­pre lo he vis­to des­de den­tro, y aun sa­bien­do sus pros y sus con­tras, he apos­ta­do por ello.

—¿Cuál es el me­jor con­se­jo que te ha da­do?

—Más que con­se­jos, me ha en­se­ña­do lo que no ten­go que ha­cer.

—¿En qué crees que te pa­re­ces más a ella, en el fí­si­co o en el ca­rác­ter?

—Fí­si­ca­men­te nos pa­re­ce­mos, pe­ro no nos ve­mos tan­to pa­re­ci­do co­mo nos ve el res­to de la gen­te. En el tono de voz nos pa­re­ce­mos mo­go­llón y en el ca­rác­ter so­mos muy igua­les pe­ro a la vez muy di­fe­ren­tes, creo que nos to­ma­mos la vi­da de di­fe­ren­te ma­ne­ra.

—Ha­ce unos días os subis­teis jun­tas a una pa­sa­re­la por pri­me­ra vez. Pa­re­ce que es­táis desean­do re­pe­tir...

Un día muy es­pe­cial, ¿no?

—Sí, re­pi­to, es­ta vez las dos que­re­mos que sea so­la. A mi ma­dre ver­me des­de el front row le ha­ría la mis­ma ilu­sión o in­clu­so más, pe­ro si es ver­dad que ha que­da­do muy bo­ni­to el re­sul­ta­do del des­fi­le.

—Siem­pre se ha­bla de pre­pa­rar el cuer­po, pe­ro tam­bién exi­ge es­tar fuer­te de ca­be­za, ¿no? ¿Có­mo te en­tre­nas?

—Es­toy en­tre­na­da des­de muy pe­que­ña, pe­ro creo que lo más im­por­tan­te es te­ner tus me­tas muy cla­ras y sa­ber bien lo que quie­res ha­cer con tu vi­da, apar­te de de­jar­te guiar por gen­te que en­tien­de, mi con­se­jo a to­das las que es­tán em­pe­zan­do es que na­die te di­ga que no pue­des ha­cer­lo, pe­ro que tam­po­co se les suba mu­cho a la ca­be­za. En es­te tra­ba­jo un días es­tás en el sue­lo co­mo otro es­tás por las nu­bes, hay que ser siem­pre hu­mil­des y sa­ber de dón­de vie­nes.

—¿Es muy in­jus­to el mun­do de la mo­da? Hay que aguan­tar mu­cho por ex­po­ner tu ima­gen al pú­bli­co...

—En mi ca­so ten­go que acep­tar que ten­go que aguan­tar la crí­ti­ca de mu­cha gen­te por ve­nir de don­de ven­go, pe­ro creo que ca­da una sa­be per­fec­ta­men­te lo que quie­re ex­po­ner y lo que no, y tie­ne de­re­cho a ex­po­ner lo que quie­ra.

—Tie­nes una be­lle­za muy me­di­te­rrá­nea, ¿pe­ro cuál es la par­te de tu cuer­po de la que me­nos or­gu­llo­sa es­tás?

—La es­pal­da, no por na­da en es­pe­cial, sino por­que me cues­ta mu­cho te­ner­la rec­ta.

—Fue­ra de las pa­sa­re­las, ¿có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo?

—Po­de­mos de­cir que mi es­ti­lo de­pen­de del hu­mor con el que me le­van­te, un día me pon­go muy ro­que­ra, otro muy sexy, otro me cal­zo un ta­co­na­zo...

—¿Con qué tres pren­das via­jas siem­pre?

—Un jean ne­gro, la mo­da me en­se­ñó que es­ti­li­za y siem­pre va bien con cual­quier look, una ca­mi­se­ta bá­si­ca blan­ca, que en mi ca­so re­sal­ta el mo­reno y sien­to que me fa­vo­re­ce, y en in­vierno un buen cha­que­tón y en ve­rano mu­chos bi­ki­nis pa­ra ha­cer­me fo­tos.

—El sa­ber que es una pro­fe­sión efí­me­ra ayu­da a en­tre­gar el má­xi­mo. Son unos años muy in­ten­sos, pe­ro ¿te ves den­tro de 20 años con es­ta vi­da?

—Me veo den­tro de la mo­da aun­que no sé en que sec­tor, me en­can­ta­ría ha­cer es­ti­lis­mos pa­ra re­vis­tas, pe­ro don­de sí me veo es vi­vien­do en un si­tio con mar y buen tiem­po.

—¿Adón­de te gus­ta­ría lle­gar?

—A lo más al­to, yo no me li­mi­to ni tam­po­co me ago­bio, me de­jo lle­var y su­pon­go que la vi­da me lle­va­rá adon­de ten­ga que lle­gar.

UNA CA­RRE­RA EN AU­GE Iz­quier­da. A fi­na­les del mes de abril, Lu­cía y su ma­dre se subie­ron jun­tas a la pa­sa­re­la de la mano de Pro­no­vias con mo­ti­vo de la Bar­ce­lo­na Bridal Week. Blan­ca Romero ha se­ña­la­do en va­rias oca­sio­nes que es­tá muy or­gu­llo­sa de la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.