YO TEN­GO AL­DEA

HA­BLA­MOS CON LOS NIÑOS QUE DIS­FRU­TAN DE ESA SUER­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABELENDA

CAM­BIO «CA­RRE­TE­RA» POR «CORREDOIRA» Ca­da vez hay me­nos al­deas con niños y me­nos niños con al­dea. Pe­ro ha­ber­los hay­los, co­mo gen­te de 40 años que re­cuer­da ha­ber usa­do el pi­lón en plan piscina y quie­re le­gar a sus hi­jos un pa­tri­mo­nio que in­clu­ye co­rre­doi­ras, amo­ras, gri­llos... y un chi­ne­ro pa­ra guar­dar la his­to­ria de los abue­los. «A al­dea son as me­llo­res va­ca­cións», ase­gu­ran

Ellos aún pue­den de­cir esa fra­se ca­da vez más ex­clu­si­va, que se nos fue ca­yen­do de la bo­ca en trein­ta años con la mar­cha ma­si­va de la vi­da del cam­po a la ciu­dad: «El fin de se­ma­na me voy a mi al­dea». En los 80 los ca­mi­nos eran, so­bre to­do, co­rre­doi­ras, en las ca­sas de al­dea se vi­vía de puer­tas abier­tas, sin por­ta­lón, y pan­di­llas de 30 o 40 niños ba­ja­ban jun­tos al río e iban a co­ger pa­ta­tas sin el con­trol de un adul­to. Así lo vi­vió, y hoy lo re­cuer­da, Lau­ra Rey, que com­par­te con su ma­ri­do y sus hi­jos dos al­deas, Sa­rro y Pia­de­la, y el gus­to por es­ca­par­se a ellas en cuan­to pue­den. «Ago­ra hai máis pe­ri­go, máis trán­si­to de co­ches, moi pou­cos ne­nos..., pe­ro aín­da se res­pi­ra ben, es­coi­tas os gri­los, os pa­xa­ros, co­ñe­ces as ár­bo­res, tes esa sen­sa­ción de re­lax e de con­tac­to coa te­rra e a na­tu­re­za que non dá a ci­da­de. Pa­ra min a al­dea son as me­llo­res va­ca­cións!», di­ce Lau­ra. Ella vi­si­ta se­ma­nal­men­te la ca­sa de sus abue­los ma­ter­nos, que da a la ca­rre­te­ra (la AC-221, a unos me­tros del cam­po de fút­bol) y es­tá reha­bi­li­tan­do la de su bi­sa­bue­la un po­co más arri­ba, don­de tie­nen un te­rreno con cul­ti­vos, «un fin de se­ma­na e moi­tos xo­gos». ¿Lo me­jor de ve­nir a la al­dea?, pre­gun­to a sus hi­jos, Xoel (7 años) y Lui­sa (5 re­cién cum­pli­dos). «Que se es­tá fres­qui­to...», di­ce Xoel, quien en la ca­sa de Sa­rro echa de me­nos la Wii, pe­ro a cam­bio tie­ne a la pe­rra Lai­ka, al ga­to Ti­to (que jue­gan y has­ta duer­men jun­tos, di­cen, en un bo­fe­tón al tó­pi­co), ga­lli­nas, ga­llos y dos pa­vos reales («son pa­vi­ños»). Y ade­más, piscina, ca­ma elás­ti­ca o ha­ma­ca pa­ra echar­se la sies­ta a la som­bra del ár­bol. Se ha­brán per­di­do valores, pe­ro en in­ge­nios prác­ti­cos y co­mo­di­da­des evo­lu­cio­na­mos lo nues­tro. «Aquí o rit­mo é máis len­to, e os ne­nos en­tre­té­ñen­se dou­tra ma­nei­ra... Can­do es­ta­mos en Sa­rro nó­ta­se­lles. Nó­toos máis tran­qui­los. Fai­lles ben», afir­ma Lau­ra. «Aquí se re­la­jan, des­fo­gan lo que quie­ren», com­par­te Álex.

LA PRI­ME­RA CA­MIO­NE­RA

En el río de Ce­ce­bre ven ba­ñar­se a los pe­rros. Es­tá un po­co más aba­jo de la ca­sa de los abue­los, que ya no vi­ven aquí, sino en A Co­ru­ña, des­de que son de­pen­dien­tes. Y so­lo con cru­zar la ca­rre­te­ra, Xoel y Lui­sa pue­den ir a dar de co­mer a las ove­jas a las que la bi­sa­bue­la da­ba el bi­be­rón de be­bés. «Eles sem­pre bai­xan a le­var­lle o pan ás ove­llas. É pa­ra nós un­ha tra­di­ción!», cuen­ta Lau­ra. «Hay po­qui­tas, pe­que­ñas y gran­des. ¡Y me­dia­nas!», di­ce Lui­sa. Su bi­sa­bue­la fue pio­ne­ra, una de las pri­me­ras mu­je­res en sa­car­se el car­né de ca­mión en Ga­li­cia. En el 63, re­cuer­da Lau­ra, un mo­men­to en el que «as mu­lle­res ti­ñan que ter au­to­ri­za­ción pa­ter­na ou ma­ri­tal pa­ra fa­cer­se co per­mi­so de con­du­cir». Ma­ría Re­guei­ro Cal­za dio un pa­so al fren­te pa­ra po­ner las ma­nos al vo­lan­te de un ca­mión. «¡Ma­ru­xa!», di­ce su bis­nie­ta, Lui­sa. Ma­ría trans­por­ta­ba en su ca­mión de San Pe­dro de Nós a A Co­ru­ña pro­duc­tos de la al­dea, pe­ro tam­bién lle­va­ba al hos­pi­tal a las mu­je­res que iban a dar a luz. El recuerdo de sus abue­las, Ma­ría y Je­su­sa, que­da en un li­bro de Lau­ra Rey que es tam­bién un ho­me­na­je a to­das las mu­je­res que cul­ti­va­ron la tie­rra y la fa­mi­lia en el ru­ral,

As mans da te­rra. «Es­tá de­di­ca­do ás mi­ñas avoas, ins­pi­ra­do ne­las, pe­ro non é exac­ta­men­te a súa his­to­ria, por­que no li­bro hai momentos de fic­ción... pe­ro ta­mén anéc­do­tas ve­rí­di­cas. As mans da te­rra ins­pí­ra­se na xe­ra­ción de mu­lle­res que so­bre­vi­vi­ron nun mun­do ad­ver­so», en el que amamantar a un hi­jo era un pri­vi­le­gio, y ser­vir en ca­sa pro­pia y en otras aje­nas, un des­tino co­mún pa­ra las ni­ñas en la al­dea.

O tem­po cam­biou o con­to. Y se­gui­rá cam­bian­do, «pe­ro non ven­de­re­mos a ca­sa —di­ce Lau­ra—. Es­ta é a idea. Non per­der nun­ca a al­dea».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.