VAS A HE­RE­DAR ES­TO...

ADE­MÁS DE PRO­BLE­MAS. ASÍ SON LAS HE­REN­CIAS DE LOS GA­LLE­GOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SANDRA FA­GI­NAS

Lo pri­me­ro que nos vie­ne a la ca­be­za si pen­sa­mos en qué es lo que he­re­dan los ga­lle­gos son, se­gu­ra­men­te, pro­ble­mas. Así que la úni­ca ma­ne­ra de evi­tar­los es «no te­ner hi­jos y no te­ner un chavo». Eso es al me­nos lo que co­men­ta Inés Rey, de Gi­gi­rey Abo­ga­dos, por su ex­pe­rien­cia cuan­do ha tra­ta­do con al­gu­nas he­ren­cias com­pli­ca­das. «Yo he es­ta­do sor­tean­do en la sa­la de una no­ta­ría acua­re­las que no te­nían nin­gún va­lor eco­nó­mi­co por­que los he­re­de­ros no se po­nían de acuer­do», ex­pli­ca. Pe­ro no todo tie­ne que ver con el di­ne­ro, la par­te emo­cio­nal ha­ce sa­car los peo­res ins­tin­tos cuan­do lle­ga el mo­men­to de re­ci­bir lo que siem­pre nos ha­bían pro­me­ti­do. «Yo he vis­to a her­ma­nos li­ti­gar por la te­te­ra de la tía En­ri­que­ta, por­que en vi­da ha­bía di­cho que se­ría pa­ra la her­ma­na Pe­pi­ta, pe­ro al fi­nal se la de­jó a Ma­ri­qui­ta, que en­ci­ma no to­ma té». Pa­ra que eso no su­ce­da lo ideal es ha­cer siem­pre, siem­pre, tes­ta­men­to, co­mu­ni­car abier­ta­men­te a los fa­mi­lia­res cuá­les son las úl­ti­mas vo­lun­ta­des y ex­pli­ci­tar lo má­xi­mo po­si­ble có­mo que­re­mos que se cum­plan.

De esa opi­nión es Ma­ría del Mar, ofi­cia­la de una no­ta­ría ga­lle­ga, que no tie­ne du­das a la ho­ra de res­pon­der a la pre­gun­ta que da ori­gen a es­te re­por­ta­je. «Los ga­lle­gos he­re­da­mos nor­mal­men­te el pi­so de nues­tros pa­dres, si vi­vi­mos en la ciu­dad, y la ca­sa y la fin­ca, en ca­so de que re­si­da­mos en el cam­po», in­di­ca Ma­ría del Mar, que acla­ra que las per­so­nas que aho­ra mis­mo tie­nen ya cier­ta edad han com­pra­do su pi­so a to­ca­te­ja, por­que fue en su ma­yo­ría una ge­ne­ra­ción que emi­gró a las ciu­da­des ga­lle­gas en los años 60 y 70 y en­ton­ces no du­da­ban en com­prar así, si po­dían. «Las hipotecas lle­ga­ron des­pués, y por su­pues­to, aho­ra exis­ten, pe­ro ha au­men­ta­do la ten­den­cia en­tre los más jó­ve­nes al al­qui­ler», aña­de. Su ex­pe­rien­cia y las es­ta­dís­ti­cas que ma­ne­ja apun­tan a que los ga­lle­gos de cla­se me­dia (hablamos siem­pre de gen­te sin gran­des for­tu­nas) sue­len de­jar­les a los hi­jos el pi­so y ha­cer un re­par­to equi­ta­ti­vo. «Sí que es cier­to —di­ce Inés Rey, que coin­ci­de en es­te te­ma con Ma­ría del Mar, en que si uno de los hi­jos (pon­ga­mos que hay cua­tro her­ma­nos) es el que se ha que­da­do cui­dan­do de los pa­dres sue­le re­ci­bir al­go más en el re­par­to». «Cuan­do hay un pi­so nor­ma­li­to y son cua­tro o cin­co a re­par­tir, y la ma­yo­ría tie­nen su vi­da he­cha y son bien lle­va­dos, no sue­len te­ner pro­ble­ma en que uno de los her­ma­nos se que­de a vi­vir, por­que sa­ben que esa quin­ta par­te del pi­si­ño tam­po­co les va a arre­glar la vi­da», apun­ta Inés, quien no obs­tan­te ad­vier­te de que cuan­do las re­la­cio­nes son ten­sas, uno pue­de pe­lear has­ta por la di­cho­sa te­te­ra.

«Más que di­ne­ro y otros bie­nes, los ga­lle­gos he­re­dan vi­vien­das», se­ña­la Ma­ría del Mar, pa­ra ex­pli­ci­tar que en es­tos dos úl­ti­mos años lo que se ha vis­to es un au­men­to enor­me de las he­ren­cias en vi­da, gra­cias a la fi­gu­ra del pac­to de me­jo­ra, que per­mi­te en Ga­li­cia que no se pa­gue nin­gún im­pues­to. «Pue­des he­re­dar has­ta 400.000 eu­ros por par­te de tu ma­dre y otro tan­to por par­te de tu pa­dre sin nin­gún tri­bu­to, eso ha he­cho que mu­chos ma­tri­mo­nios ha­yan de­ci­di­do ayu­dar a sus hi­jos. Mu­chos vie­nen a la no­ta­ría a ade­lan­tar­les la he­ren­cia, por ejem­plo, del pi­so, re­ser­ván­do­se ellos el usu­fruc­to que tam­bién se cal­cu­la eco­nó­mi­ca­men­te. Pe­ro así ya de­jan cla­ro qué he­re­de­ros tie­ne».

DE­JAR­LO ES­CRI­TO

De es­ta for­ma con­si­guen que sus hi­jos el día de ma­ña­na no ten­gan que ver­se obli­ga­dos a pa­gar por­que el pi­so ya es su­yo, son los he­re­de­ros, y los pa­dres se re­ser­van el de­re­cho al dis­fru­te de ese pi­so, es de­cir, na­die los pue­de echar de ahí», apun­ta Ma­ría del Mar, que ade­más ha ob­ser­va­do que es­to su­ce­de tam­bién con di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te. «Hay po­ca gen­te que he­re­de más de 400.000 eu­ros por ca­da par­te, pe­ro el que pue­de ayu­da a sus hi­jos con 20.000 o 30.000 eu­ros, o al­gu­na can­ti­dad me­nor evi­tán­do­les en el fu­tu­ro el pa­go de una he­ren­cia. Ade­más, en ca­so de que ha­ya un cam­bio de Go­bierno no se sa­be si es­to se mo­di­fi­ca­rá». De to­das ma­ne­ras, lo me­jor —y es­to lo tie­nen cla­ro las dos ex­per­tas— es ha­cer el tes­ta­men­to, don­de todo pue­de que­dar muy cla­ri­to con di­ver­sas cláu­su­las. Las pa­re­jas con hi­jos pue­den ex­pli­ci­tar que en el fu­tu­ro esa vi­vien­da que les ha que­da­do a los des­cen­dien­tes se ven­da, y en ca­so de que uno de ellos se nie­gue, pue­den fa­vo­re­cer a otro con la le­gí­ti­ma (ten­dría la ma­yor par­te) y po­dría for­zar pa­ra cum­plir esa vo­lun­tad de ven­ta y re­par­to. ¿Cuán­do se sue­le ha­cer el tes­ta­men­to? «Cuan­do se tie­nen hi­jos, pa­ra que en ca­so de fa­lle­ci­mien­to se se­pa con quién se que­da­rán, y cuan­do uno se sien­te ma­yor», di­ce Ma­ría del Mar, que in­sis­te: «Es lo me­jor siem­pre».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.