El cuen­to de la cria­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - I QUE CO SAS! -

La iden­ti­dad es una de las gran­des fuer­zas de la na­tu­ra­le­za. Lo es la po­lí­ti­ca pe­ro to­do em­pie­za mu­cho an­tes, cuan­do te per­ca­tas de que tu vi­da trans­cu­rre ro­dea­da siem­pre de las mis­mas per­so­nas. En al­gún mo­men­to en­tre el par­to y la bi­pe­des­ta­ción con­clu­yes que aque­llos se­res con los que vi­ves y a quie­nes lla­mas ma­má y pa­pá de­ben de ser im­por­tan­tes por­que sue­len es­tar siem­pre ahí y por­que son ellos quie­nes em­pie­zan a ex­pli­car­te de qué va la vi­da. La cues­tión es qué su­ce­de cuan­do esa ló­gi­ca se des­va­ne­ce y des­cu­bres que a ti te pa­rió una mu­jer a la que un mé­di­co le di­jo que ha­bías muer­to. Es­ta se­ma­na se dic­tó en Es­pa­ña la pri­me­ra sen­ten­cia de ni­ños ro­ba­dos. El pri­mer pro­nun­cia­mien­to ju­di­cial que ates­ti­gua que un gi­ne­có­lo­go ju­gó con un be­bé co­mo si fue­ra el osi­to de una tóm­bo­la. La con­vic­ción es que hay mi­les de per­so­nas que han vi­vi­do con unos pa­dres que no lo eran y a quie­nes los pa­dres que sí lo eran re­cuer­dan co­mo ni­ños muer­tos. Re­cién na­ci­dos en los que se en­car­nó el mi­to del hom­bre del sa­co, arre­ba­ta­dos por las no­ches de sus cu­nas. Un sis­te­ma en­gra­sa­do por la co­di­cia de al­gu­nos y el cla­sis­mo de ca­si to­dos. Ni­ños ro­ba­dos por­que ha­bía quien creía que los po­bres no los me­re­cían. Mé­di­cos que ju­ga­ban a rec­ti­fi­car el or­den na­tu­ral de las co­sas y que ad­ju­di­ca­ban cria­tu­ras por un sis­te­ma de subas­ta en el que las pro­ge­ni­to­ras eran me­ras in­cu­ba­do­ras que pro­por­cio­na­ban gé­ne­ro de ca­li­dad a mu­je­res ho­mo­lo­ga­das. Lo es­cri­bió Mar­ga­ret At­wood en El cuen­to de la cria­da.

La pri­me­ra sen­ten­cia ha con­si­de­ra­do pro­ba­do que el doc­tor Ve­la en­tre­gó a Inés Pé­rez Pé­rez y Pa­blo Ma­dri­gal Re­vi­lla «una ni­ña de po­cos días de edad fue­ra de los cau­ces le­ga­les, si­mu­lan­do la exis­ten­cia de un par­to que no se ha­bía pro­du­ci­do y es­ta­ble­cien­do una fi­lia­ción fa­laz». La re­so­lu­ción ad­mi­te tam­bién que no cons­ta «que hu­bie­ra me­dia­do con­sen­ti­mien­to ni tan si­quie­ra co­no­ci­mien­to por par­te de los pro­ge­ni­to­res del re­cién na­ci­do, sien­do el acu­sa­do la per­so­na que hi­zo la cer­ti­fi­ca­ción fa­laz». To­do es­to hi­zo Eduar­do Ve­la, aun­que co­mo es sa­bi­do ha si­do ab­suel­to por pres­crip­ción de sus de­li­tos, co­mo si arre­ba­tar­te una vi­da y con­ce­der­te otra pu­die­se sol­ven­tar­se con una ca­du­ci­dad; co­mo si el dis­pa­ra­te de con­ven­cer a una ma­dre re­cién pa­ri­da de que su hi­ja ha muer­to mien­tras la ni­ña bal­bu­cea en la ha­bi­ta­ción de al la­do tu­vie­se al­gu­na dis­cul­pa pro­ce­sal. Hay per­so­nas he­chas de una pas­ta muy ma­la.

Los ni­ños ro­ba­dos en Ar­gen­ti­na a mu­je­res que se opo­nían a la dic­ta­du­ra y que cre­cie­ron con fa­mi­lias vin­cu­la­das al ré­gi­men de Vi­de­la son el em­ble­ma de la bru­ta­li­dad de al­gu­nos re­gí­me­nes po­lí­ti­cos, una for­ma de tor­tu­ra, un ar­ma de gue­rra que crea cons­te­la­cio­nes de víc­ti­mas y que per­pe­túa el do­lor du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Los ni­ños ro­ba­dos en Es­pa­ña y sus pa­dres son tam­bién las víc­ti­mas de una gue­rra: la de los ins­ta­la­dos con­tra los po­bres a los que se les pue­de arre­ba­tar has­ta a los hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.