Un ac­tor de­ci­si­vo en la ar­ti­cu­la­ción del na­cio­na­lis­mo en Ga­li­cia

(San Ama­ro, 1933-Bea­riz, 2017. Miem­bro fun­da­dor de la UPG y del BNG) Bau­tis­ta Ál­va­rez fa­lle­ció ayer en la re­si­den­cia de Bea­riz, don­de vi­vía con su her­ma­na

La Voz de Galicia (Arousa) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

En 1958, cuan­do un gru­po fran­cés co­lo­ca­ba cer­ca de Ba­laí­dos la pri­me­ra pie­dra de una fac­to­ría que iba a trans­for­mar el te­ji­do in­dus­trial del sur de Ga­li­cia, en el Cen­tro Ga­le­go de Ma­drid pre­pa­ra­ban los fas­tos pa­ra con­me­mo­rar el cen­te­na­rio del ma­tri­mo­nio en­tre Ro­sa­lía de Cas­tro y Ma­nuel Mur­guía. A aquel ac­to acu­dió Ma­nuel Fra­ga, en­ton­ces de­le­ga­do na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes del Mo­vi­mien­to. Y evo­can­do a Ro­sa­lía di­jo que, gra­cias al in­vic­to cau­di­llo, en Ga­li­cia ya no ha­bía viu­das de vi­vos ni muer­tos. «¡Cla­ro, ma­tás­te­las to­das!», gritó un jo­ven al fon­do de la sa­la, an­tes de dar­se a la fu­ga.

Aquel vein­tea­ñe­ro que in­te­rrum­pió el dis­cur­so de Fra­ga era Bau­tis­ta Ál­va­rez, un di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta que nun­ca du­dó en re- cu­rrir a la agi­ta­ción so­cial, si lo veía ne­ce­sa­rio, pa­ra que Ga­li­cia se au­to­or­ga­ni­za­ra en el plano po­lí­ti­co y sin­di­cal. Su ac­ti­tud re­bel­de y com­ba­ti­va lo lle­vó a pa­sar por va­rias cár­ce­les fran­quis­tas y lo arras­tró fue­ra del pri­mer Par­la­men­to ga­lle­go, en 1982, por ne­gar­se a ju­rar la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la jun­to a otros dos dipu­tados del Blo­que-PSG.

Bau­tis­ta Go­yel Ál­va­rez Do­mín­guez na­ció en 1933 en la al­dea de Lou­cía, del con­ce­llo ou­ren­sano de San Ama­ro, en el seno de una mo­des­ta fa­mi­lia la­bre­ga. Era el me­nor de tres her­ma­nos. La vía que ha­lla­ron sus pa­dres pa­ra dar­le es­tu­dios fue en­viar­lo con 14 años al Se­mi­na­rio de Ou­ren­se, don­de des­cu­brió pu­bli­ca­cio­nes que la cen­su­ra ha­bía pa­sa­do por al­to. Al fin y al ca­bo, quién iba a sos­pe­char de la Igle­sia.

Allí tra­tó a mon­se­ñor Araú­xo, que más tar­de se­ría obis­po de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol, y allí su­po de Cas­te­lao y que Ga­li­cia ha­bía so­me­ti­do a ple­bis­ci­to un es­ta­tu­to de au­to­no­mía en la Re­pú­bli­ca. La cau­sa del na­cio­na­lis­mo lo ga­nó y se mu­dó a Ma­drid, don­de es­ta­ba afin­ca­do su her­mano Mo­des­to, un pe­que­ño in­dus­tria, que tu­vo que in­ter­ce­der por él va­rias ve­ces pa­ra sa­car­lo de la cár­cel.

«Pe­ro si lo úni­co que hi­zo es ha­blar ga­lle­go», sos­tie­nen que ro­gó en un oca­sión Mo­des­to a un po­li­cía, tam­bién oriun­do de Ga­li­cia, pa­ra que lo sol­ta­ra. «En ga­lle­go, hom­bre, cla­ro: to­dos em­pie­zan así», res­pon­dió con des­dén.

Ál­va­rez per­te­ne­cía al gru­po Brais Pin­to, fun­da­do en Ma­drid en 1958, el mis­mo año del cen­te­na­rio del ma­tri­mo­nio de Ro­sa­lía, por jó­ve­nes na­cio­na­lis­tas de iz­quier­das co­mo Mén­dez Fe­rrín o Ber­nar­dino Gra­ña. Mu­chos de ellos fun­dan en 1964 la Unión do Po­vo Ga­le­go (UPG), par­ti­do que es­tá ac­ti­vo des­de en­ton­ces y que pa­tro­ci­nó en 1982 el BNG, el ins­tru­men­to que con­du­jo al na­cio­na­lis­mo ga­lle­go has­ta el Go­bierno de la Xun­ta, las Cor­tes y el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Bau­tis­ta Ál­va­rez, con sus acier­tos y erro­res, era la me­mo­ria vi­va del na­cio­na­lis­mo ga­lle­go. Sus «ca­ma­ra­das» —en la UPG se tra­tan así— lo llo­ra­ban ayer co­mo a un pa­dre. El que fue dipu­tado del BNG du­ran­te cin­co le­gis­la­tu­ras con­su­mió los úl­ti­mos días de su vi­da re­clui­do en la re­si­den­cia de ma­yo­res de Bea­riz, don­de tam­bién re­si­de su her­ma­na.

Ha­ce tres me­ses su­frió un in­far­to en un su­per­mer­ca­do y fue eva­cua­do en he­li­cóp­te­ro. La sa­lud le fla­quea­ba a ve­ces. Pe­ro no la ca­be­za, por­que es­cri­bía a diario. Hoy, a las 18 ho­ras, se­rá des­pe­di­do en el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción do Cas­tro de San Ci­brao de Las (San Ama­ro).

P. ARAÚ­JO

Ál­va­rez, an­te el mo­nu­men­to a la cas­ta­ñe­ra, en Ou­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.