Es­pa­ña afian­za su li­de­raz­go co­mo des­tino del tu­ris­mo re­pro­duc­ti­vo

En Ga­li­cia se rea­li­za­ron en el 2015 más de 3.700 ope­ra­cio­nes de fe­cun­da­ción «in vi­tro»

La Voz de Galicia (Arousa) - - Sociedad - ELI­SA ÁL­VA­REZ

La ma­ter­ni­dad tar­día y el avan­ce de las tec­no­lo­gías de re­pro­duc­ción asis­ti­da han mul­ti­pli­ca­do el nú­me­ro de pro­ce­sos de fe­cun­da­ción in vi­tro que se lle­van a ca­bo en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y pri­va­dos. Has­ta el pun­to de que exis­te un tu­ris­mo en es­te sec­tor que obe­de­ce a dos cau­sas fun­da­men­ta­les, la res­tric­ción a de­ter­mi­na­das téc­ni­cas en otros paí­ses eu­ro­peos y el cos­te de los tra­ta­mien­tos, que son más eco­nó­mi­cos en Es­pa­ña.

En Ga­li­cia ape­nas exis­te es­te tu­ris­mo, por­que, aun­que an­tes acu­dían pa­cien­tes de Por­tu­gal, aho­ra los cam­bios le­gis­la­ti­vos ya per­mi­ten apli­car mu­chas de es­tas tec­no­lo­gías en los cen­tros lu­sos, y de he­cho se ha le­gis­la­do in­clu­so la ges­ta­ción su­bro­ga­da, que en Es­pa­ña no exis­te. Pe­ro sí ha ha­bi­do un cre­ci­mien­to de los ci­clos de fe­cun­da­ción in vi­tro, se­gún los da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Fer­ti­li­dad (SEF).

En la co­mu­ni­dad ga­lle­ga diez de los do­ce cen­tros que rea­li­zan pro­ce­sos de fe­cun­da­ción —dos pú­bli­cos y ocho pri­va­dos— han fa­ci­li­ta­do las ci­fras pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­te in­for­me de la SEF, y en él se re­co­ge que en el 2015 se lle­va­ron a ca­bo 3.721 ci­clos.

Es una ci­fra su­pe­rior a los pro­ce­sos de in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, que ape­nas su­pe­raron los dos mil en el 2015 en Ga­li­cia, de los que 1.481 se hi­cie­ron con se­men del cón­yu­ge y el res­to con el de do­nan­tes.

Otro da­to lla­ma­ti­vo es el del bum de la re­pro­duc­ción asis­ti­da co­mo atrac­ción de pa­cien­tes

del ex­te­rior. En Es­pa­ña a lo lar­go del 2015 se rea­li­za­ron más de 127.000 ci­clos con dis­tin­tas téc­ni­cas de fe­cun­da­ción in vi­tro. Y ca­si un 10 % pa­ra pa­cien­tes ex­tran­je­ras, 12.070. Más de 5.000, el 42 %, son fran­ce­sas, y un 23 % ita­lia­nas, pe­ro tam­bién hay un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble de ale­ma­nas e in­gle­sas. Cuan­do se les pre­gun­ta por qué acu­den a otro país pa­ra lle­var a ca­bo es­te pro­ce­so, el ar­gu­men­to más uti­li­za­do es que en su lu­gar de ori­gen es ile­gal la téc­ni­ca por la que han op­ta­do en Es­pa­ña, o bien por la lis­ta de es­pe­ra exis­ten­te y la cer­ca­nía al cen­tro ele­gi­do.

De los más de 127.000 ci­clos rea­li­za­dos en Es­pa­ña se­gún la es­ta­dís­ti­ca de la SEF, el 42 % se co­rres­pon­de con téc­ni­cas en las que se ob­tie­nen y fe­cun­dan los pro­pios ovo­ci­tos de la mu­jer sin ha­cer nin­gún ti­po de diag­nós­ti­co ge­né­ti­co an­tes de im­plan­tar­lo. De­bi­do a la ma­ter­ni­dad tar­día, no obs­tan­te, cre­ce el por­cen­ta­je de aque­llos pro­ce­sos en los que se uti­li­za un ovo­ci­to de do­nan­te.

Tam­bién ha cam­bia­do el nú­me­ro de em­brio­nes que se im­plan­tan en la mu­jer, y que ele­va las po­si­bi­li­da­des de te­ner em­ba­ra­zos múl­ti­ples. Has­ta el 2003 se re­gis­tra­ban in­clu­so ca­sos de más de tres em­brio­nes im­plan­ta­dos, lo que se ha su­pri­mi­do ya. Aho­ra se ha re­du­ci­do al mí­ni­mo in­clu­so la im­plan­ta­ción de tres, que so­lo se hi­zo en el 4,7 % de los ca­sos to­ta­les. En la ma­yo­ría, el 67 %, se pu­sie­ron dos.

El he­cho de que las téc­ni­cas ha­yan me­jo­ra­do y aho­ra ha­ya más po­si­bi­li­da­des de éxi­to lle­va a que los pro­fe­sio­na­les im­plan­ten me­nos em­brio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.