Ran­ca­ño ci­fra en una vein­te­na las pa­tru­llas de la Guar­dia Ci­vil que con­tro­lan O Sal­nés y Ulla-Umia

El ca­pi­tán je­fe de la Com­pa­ñía de Vilagarcía vi­vió su úl­ti­ma fies­ta de la pa­tro­na, ya que se re­ti­ra­rá en ve­rano

La Voz de Galicia (Arousa) - - Portada - L2

Co­mo ca­da 12 de oc­tu­bre, la Guar­dia Ci­vil se vis­tió ayer de ga­la pa­ra ce­le­brar en Vilagarcía el día de su pa­tro­na. El ac­to te­nía un ca­riz es­pe­cial pa­ra Jo­sé Ma­ría Ran­ca­ño, ya que el ca­pi­tán je­fe de la Com­pa­ñía de Vilagarcía se ju­bi­la­rá el pró­xi­mo ve­rano, con 45 años de ser­vi­cio cum­pli­dos. El mi­li­tar, con el pe­cho lleno de in­sig­nias, afir­ma que en­ca­ra la rec­ta fi­nal de su cam­pa­ña vi­tal con la sen­sa­ción del de­ber cum­pli­do: pri­me­ro en el País Vas­co, don­de pa­só vein­te años, y lue­go en Ga­li­cia, «dan­do res­pues­ta y apo­yan­do a la gen­te con sus pro­ble­mas dia­rios» y haciéndolo, mu­chas ve­ces, con muy po­cos me­dios.

Bas­ta co­mo mues­tra el es­ta­do de de­te­rio­ro en el que se en­cuen­tra el cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil de Vilagarcía. «¿Qué pue­do de­cir so­bre el cuar­tel? Que es­tá pen­dien­te de que ven­ga el di­ne­ro, y mien­tras no lle­gue el di­ne­ro na­da po­de­mos ha­cer más que unos pe­que­ños re­to­ques de man­te­ni­mien­to pa­ra ir aguan­tan­do co­mo po­de­mos, y po­co más».

El cuar­tel de­ja mu­cho que de­sear, y las que­jas por fal­ta de agen­tes sue­len aflo­rar con cier­ta fre­cuen­cia. Sin em­bar­go, a ese res­pec­to, Jo­sé Ma­ría Ran­ca­ño no se que­ja. «De plan­ti­lla, es­ta­mos en una zo­na que es­tá bas­tan­te bien de per­so­nal, no ten­go es­ca­se­ces...», di­ce. Él es­tá al fren­te de una zo­na am­plia: los die­ci­sie­te mu­ni­ci­pios que su­man O Sal- nés y Ulla-Umia, a los que se une Ba­rro. «Lle­ga­mos a Pa­drón por un la­do y a Cam­po­la­mei­ro por el otro», se­ña­la. Des­de ha­ce al­gún tiem­po, la Guar­dia Ci­vil ha reor­de­na­do sus efec­ti­vos me­dian­te gru­pos ope­ra­ti­vos que «fun­cio­nan muy bien». De he­cho, se­gún los da­tos que ayer ofre­ció, «la de­lin­cuen­cia en nues­tra zo­na he­mos con­se­gui­do re­ba­jar­la. Es­ta­mos un 2,5 % por de­ba­jo del año pa­sa­do y eso es muy po­si­ti­vo».

Me­jo­rar tiem­pos de res­pues­ta

La re­es­truc­tu­ra­ción del ser­vi­cio ha­ce que mu­chos cuar­te­les, el de Vilagarcía en­tre ellos, es­tén ce­rra­dos por las tar­des. «Si Vilagarcía tu­vie­ra ca­pa­ci­dad pa­ra fun­cio­nar con do­ce hom­bres en tres tur­nos dia­rios... Pe­ro no los tie­ne, ya no los te­nía an­tes». «En­ton­ces, ¿qué ha­ce­mos?. Uni­fi­ca­mos la gen­te de va­rios cuar­te­les en un so­lo nú­cleo. Por ejem­plo aquí Vilagarcía, Cal­das, Cun­tis y Val­ga; Cam­ba­dos es­tá por otro; y San­xen­xo y O Gro­ve». Eso per­mi­te al­can­zar el ob­je­ti­vo de «te­ner siem­pre pa­tru­llas en la ca­lle que den res­pues­ta al ciu­da­dano».

Se­gún Jo­sé Ma­ría Ran­ca­ño, una me­dia que ron­da en­tre los 18 y los 25 equi­pos al día». Eso ha permitido re­du­cir los tiem­pos de es­pe­ra. «An­tes si ha­bía una lla­ma­da de Val­ga y la pa­tru­lla es­ta­ba en A Illa, po­día tar­dar cua­ren­ta mi­nu­tos. Aho­ra, si lla­man de A Illa y la pa­tru­lla es­tá en Val­ga, te­ne­mos la de Cam­ba­dos al la­do», di­ce Ran­ca­ño, que pre­fie­re te­ner a su gen­te en mo­vi­mien­to que ha­cien­do guar­dia en la ofi­ci­na. «Si es al­go ur­gen­te, se de­ri­va a la gen­te a los cuar­te­les que es­tán abier­tos. De es­ta for­ma, los me­dio se op­ti­mi­zan, los tiem­pos de res­pues­ta me­jo­ran». ¿Cuán­to? Es di­fí­cil pre­ci­sar, di­ce Ran­ca­ño. Y es que son mu­chos los fac­to­res, se­ña­la, que pue­den in­fluir.

MARTINA MISER

Jo­sé Ran­ca­ño sa­lu­da al exal­cal­de de Vilagarcía, Ja­vier Ga­go, an­tes de la mi­sa ofi­cia­da ayer .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.