La ban­de­ra sa­le del ar­ma­rio

La Voz de Galicia (Arousa) - - A Fondo - Fer­nan­do Óne­ga

Fren­te al se­pa­ra­tis­mo, exaltación na­cio­nal. Lo di­jo Al­bert Ri­ve­ra: el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán pro­vo­có una fuer­te eclo­sión del pa­trio­tis­mo es­pa­ñol. Y ya tie­ne imá­ge­nes vi­si­bles en la cró­ni­ca re­cien­te: el abu­cheo a Pa­blo Igle­sias, las acla­ma­cio­nes a po­li­cías na­cio­na­les y guar­dias ci­vi­les, la pro­li­fe­ra­ción de ban­de­ras y la ova­ción a las fuer­zas de se­gu­ri­dad en el des­fi­le de ayer. Fue­ron más aplau­di­das que la Le­gión, que tra­di­cio­nal­men­te en­can­di­la­ba al per­so­nal con ca­bra o sin ca­bra. Si ayer hu­bo más gen­te que nun­ca en el des­fi­le es por­que ne­ce­si­ta re­afir­mar su es­pa­ño­li­dad.

Más duradero que el es­pec­tácu­lo mi­li­tar, el fe­nó­meno de las ban­de­ras. Ha­blo de Ma­drid, que es lo que veo. No re­cuer­do tan­tas en mi vi­da. El que tie­ne bal­cón la lu­ce en el bal­cón. El que no lo tie­ne se las apa­ña pa­ra en­gan­char­la en la ven­ta­na. Al prin­ci­pio creí que so­lo es­ta­ban en edi­fi­cios de cier­to ni­vel, don­de vi­ven los ri­cos. Aho­ra se ven en ba­rrios obre­ros. E in­clu­so hay com­pe­ten­cia por ver quién la tie­ne más gran­de. Por aho­ra el ré­cord lo ga­nó una em­pre­sa que co­lo­có una que di­cen que cos­tó 15.000 eu­ros y mi­de 740 me­tros cua­dra­dos.

Se no­ta la fal­ta de cos­tum­bre, por­que la ma­yo­ría lu­cen los plie­gues de lle­var mu­cho tiem­po do­bla­das en ca­sas o tien­das. Si es­ta­ban guar­da­das en ca­sa, es que lu­cir­las da­ba ver­güen­za. Si vie­nen de la tien­da, al­guien con in­tui­ción co­mer­cial es­tá ha­cien­do un buen ne­go­cio: el ne­go­cio de pre­ver que el nue­vo es­pa­ño­lis­mo ne­ce­si­ta te­ner una ban­de­ra co­mo ne­ce­si­ta te­ner unas pas­tas, por si vie­ne una vi­si­ta.

La ban­de­ra aca­ba de sa­lir del ar­ma­rio. Yo so­lo la ha­bía vis­to por la ca­lle en las ciu­da­des don­de ju­ga­ba la se­lec­ción. De fút­bol, por su­pues­to. Es­pa­ña es la se­lec­ción na­cio­nal de fút­bol. Aho­ra pa­re­ce que su­peró el com­ple­jo que siem­pre su­frió: iden­ti­fi­car a su por­ta­dor con la de­re­cha ex­tre­ma. Aho­ra esa iden­ti­fi­ca­ción es otra: co­mo ca­si to­do en Es­pa­ña, se lu­ce contra al­go; en es­te ca­so, contra la Ca­ta­lu­ña que se quie­re mar­char. Más que un sím­bo­lo na­cio­nal es un sím­bo­lo contra Puig­de­mont. Va­ya us­ted a sa­ber si la in­sen­sa­tez del pre­si­den­te ca­ta­lán ha pres­ta­do el ser­vi­cio de re­for­zar el pa­trio­tis­mo, la mar­ca Es­pa­ña y ha­cer can­tar «yo soy es­pa­ñol, es­pa­ñol, es­pa­ñol» o po­ner el dis­co del Que vi­va Es­pa­ña de Manolo Es­co­bar. Manolo Es­co­bar, hé­roe na­cio­nal.

Aho­ra so­lo fal­tan tres de­ta­lles. Me­ti­dos en mú­si­ca, que sue­ne tam­bién ban­de­ri­ta tú eres ro­ja, ban­de­ri­ta tú eres gualda. Pen­san­do en mo­vi­mien­tos so­cia­les, que se vea al­gu­na en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, que so­lo se ven re­pu­bli­ca­nas. Y ha­blan­do de pa­trio­tis­mo, que se em­pie­ce a ver en Ca­ta­lu­ña. El pro­ble­ma ca­ta­lán es­ta­rá re­suel­to el día en que la ban­de­ra es­pa­ño­la vuel­va a los bal­co­nes. Por lo me­nos, a al­gún bal­cón ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.