El agu­je­ro de Ga­li­cia con la Se­gu­ri­dad So­cial re­pun­ta has­ta los 2.500 mi­llo­nes

El gas­to en pen­sio­nes cre­ce a un rit­mo ma­yor que la subida de las co­ti­za­cio­nes

La Voz de Galicia (Arousa) - - Economía - MA­RIO BERAMENDI

Los da­tos te­rri­to­ria­li­za­dos de in­gre­sos y gas­tos de la Se­gu­ri­dad So­cial vuel­ven a evi­den­ciar la de­pen­den­cia de Ga­li­cia de la ca­ja úni­ca del Es­ta­do. Pe­ro tam­bién dan cuen­ta de otra reali­dad: ese des­equi­li­brio, le­jos de man­te­ner­se o dis­mi­nuir, se agrava con el pa­so del tiem­po. Du­ran­te los ocho pri­me­ros me­ses del año, el dé­fi­cit —di­fe­ren­cia en­tre el gas­to en pen­sio­nes y los in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes— se ha si­tua­do en más de 2.500 de eu­ros en Ga­li­cia. Es un 5 % su­pe­rior al que se con­ta­bi­li­zó en­tre enero y agos­to del 2016.

Los da­tos mues­tran que el gas­to en pen­sio­nes rom­pe su te­cho mes tras mes. Por el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal (más es­pe­ran­za de vi­da y más tiem­po pa­gan­do pen­sio­nes) y por la en­tra­da de ju­bi­la­dos con ma­yo­res co­ti­za­cio­nes. Y sube a un rit­mo muy su­pe­rior a los in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res. Y es­to tie­ne que ver, fun­da­men­tal­men­te, por­que una gran par- te de los nue­vos ocu­pa­dos tie­nen em­pleos pre­ca­rios (tem­po­ra­les, a me­dia jor­na­da), lo que arro­ja una apor­ta­ción mu­cho más pe­que­ña a las ar­cas del Es­ta­do. A lo lar­go del úl­ti­mo año, en Ga­li­cia, el gas­to en pres­ta­cio­nes ha cre­ci­do el 3 %, mien­tras que los in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes han au­men­ta­do so­lo un 2,5 % pe­se a la in­cor­po­ra­ción de mi­les de em­plea­dos en ple­na re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do la­bo­ral.

A la es­pe­ra de ver có­mo cie­rra el 2017, los ba­lan­ces de los ejer­ci­cios an­te­rio­res no son na­da alen­ta­do­res. El dé­fi­cit de Ga­li­cia con la Se­gu­ri­dad So­cial se si­tuó en el 2015 en 3.543 mi­llo­nes de eu­ros y en el 2016 subió has­ta 4.059 mi­llo­nes. Y ello a pe­sar de que ese año, en Ga­li­cia, la ocu­pa­ción au­men­tó en 20.000 per­so­nas.

1,3 co­ti­zan­tes por pen­sio­nis­ta

No es el gallego un ca­so úni­co. El dé­fi­cit con la ca­ja úni­ca se ex­tien­de al con­jun­to de te­rri­to­rios. Es­to es con­se­cuen­cia de una lar­ga cri­sis eco­nó­mi­ca, en la que se dis­pa­ra­ron los gas­tos y men­gua­ron de for­ma con­si­de­ra­ble los in­gre­sos. Sin em­bar­go, Ga­li­cia pre­sen­ta uno de los di­fe­ren­cia­les ne­ga­ti­vos más acen­tua­dos, al­go que se ex­pli­ca por una cri­sis de­mo­grá­fi­ca al­go más acu­sa­da que en otras re­gio­nes.

En es­ta co­mu­ni­dad ape­nas hay aho­ra 1,3 co­ti­zan­tes por ju­bi­la­do, una pro­por­ción que ha­ce un cuar­to de si­glo era más de do­ble. Pa­ra que esa au­to­no­mía fue­se ca­paz de com­pen­sar un dé­fi­cit anual su­pe­rior a los 3.000 mi­llo­nes de eu­ros ten­dría que ge­ne­rar en­tre 350.000 y 400.000 tra­ba­ja­do­res más, al­go im­pen­sa­ble a cor­to pla­zo. Ni si­quie­ra con la atracción de mano de obra ex­tran­je­ra. Con al­go más de 2,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, Ga­li­cia tie­ne más de 700.000 pen­sio­nis­tas. En un mu­ni­ci­pio co­mo San­tia­go, uno de ca­da cin­co ha­bi­tan­tes es un ju­bi­la­do.

La co­rrec­ción del dé­fi­cit con la Se­gu­ri­dad So­cial, a me­dio pla­zo, pa­sa por in­cre­men­tar la mano de obra, bien con ex­tran­je­ros o ciu­da­da­nos de otras co­mu­ni­da­des; bien au­men­tan­do la na­ta­li­dad y, so­bre to­do, con un efec­to más in­me­dia­to en las ar­cas, por ge­ne­rar un em­pleo de ma­yor ca­li­dad que ge­ne­re co­ti­za­cio­nes más ele­va­das. Los tra­ba­ja­do­res que sa­len del sis­te­ma, es de­cir, los que se ju­bi­lan, te­nían unas co­ti­za­cio­nes que son muy su­pe­rio­res a las que apor­tan los nue­vos em­plea­dos.

Des­equi­li­brio te­rri­to­rial

Los pro­pios in­for­mes del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­dís­ti­ca (IGE) dan cuen­ta de que no exis­te una so­la Ga­li­cia. Hay mu­ni­ci­pios prós­pe­ros eco­nó­mi­ca­men­te y di­ná­mi­cos de­mo­grá­fi­ca­men­te, pe­ro en otra par­te no me­nor del te­rri­to­rio su­ce­de jus­to lo con­tra­rio. Los es­tu­dios de es­te or­ga­nis­mo, por ejem­plo, mues­tran que exis­ten 281 mu­ni­ci­pios, es de­cir, el 81 % del to­tal, don­de las ren­tas del tra­ba­jo ge­ne­ra­das en los ho­ga­res ape­nas cu­bren el 85 % de las pres­ta­cio­nes que ne­ce­si­ta ese con­ce­llo (la ma­yo­ría de ju­bi­la­ción). Las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas tam­po­co va­ti­ci­nan un es­ce­na­rio muy ha­la­güe­ño: en al­gu­nas co­mar­cas, so­bre to­do en el sur de Lu­go y en Ou­ren­se, uno de ca­da dos ho­ga­res de­pen­de al 100 % de las pen­sio­nes.

LA VOZ Fuente: Ela­bo­ra­ción pro­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.