«El Es­ta­do de­be­ría re­cu­pe­rar com­pe­ten­cias en el sec­tor eléc­tri­co»

La Voz de Galicia (Arousa) - - Economía -

des­de la gran re­for­ma de la re­gu­la­ción eléc­tri­ca, en 1997, se han ido pro­du­cien­do pe­que­ñas y con­ti­nuas mo­di­fi­ca­cio­nes y lo que te­ne­mos aho­ra es una re­gu­la­ción Fran­kens­tein. Y to­dos esos par­ches po­nen de ma­ni­fies­to que esa ley del sec­tor eléc­tri­co pri­mi­ge­nia de 1997 no fun­cio­na y que la re­gu­la­ción ac­tual, pues tam­po­co.

—Un re­to: in­ten­te re­su­mir en me­dio minuto cuá­les son las con­se­cuen­cias pa­ra el con­su­mi­dor de esa re­gu­la­ción desas­tre de la que ha­bla.

—Las es­ta­mos vien­do con­ti­nua­men­te: en­ca­re­ci­mien­to de la luz, fre­nos a la in­cor­po­ra­ción de los ciu­da­da­nos al mer­ca­do, con­cen­tra­cio­nes oli­go­po­lís­ti­cas —que se han in­ten­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos vein­te años—; fre­nos al desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles a pe­sar de su cre­cien­te com­pe­ti­ti­vi­dad... Tam­bién se pro­du­cen des­equi­li­brios en las re­tri­bu­cio­nes de las dis­tin­tas tec­no­lo­gías, so­bre­rre­tri­bu­cio­nes a la hi­dro­eléc­tri­ca y nu­clear; e in­fra­rre­tri­bu­cio­nes a las re­no­va­bles e in­clu­so a los ci­clos com­bi­na­dos. Lo cual be­ne­fi­cia a las gran­des em­pre­sas eléc­tri­cas, que son bá­si­ca­men­te cin­co. Es­ta re­gu­la­ción se apo­ya en un pa­ra­dig­ma que es com­ple­ta­men­te falso, aun­que pa­re­ce ver­da­de­ro, y es que to­dos los ki­lo­va­tios ho­ra pro­du­ci­dos son igua­les. Ese prin­ci­pio de neu­tra­li­dad tec­no­ló­gi­ca es el desas­tre ma­yor, por­que to­dos los ki­lo­va­tios ho­ra son di­fe­ren­tes, no so­lo por­que no cues­tan lo mis­mo, tam­bién por­que pres­tan un ser­vi­cio dis­tin­to al sis­te­ma. En­ton­ces ca­re­ce de sen­ti­do que to­das es­tén com­pi­tien­do en un mis­mo mer­ca­do.

—¿Qué cam­bios ha­ría en­ton­ces en el mer­ca­do eléc­tri­co? El mi­nis­tro Nadal di­ce que no pue­de cam­biar el sis­te­ma de fi­ja­ción de pre­cios que ha­ce que la tec­no­lo­gía más ca­ra fi­je la re­tri­bu­ción fi­nal de to­das las de­más.

—El mer­ca­do es im­pres­cin­di­ble, pe­ro hay que di­se­ñar­lo de mo­do ade­cua­do. Pa­ra em­pe­zar, el Es­ta­do de­be­ría re­cu­pe­rar com­pe­ten­cias pa­ra ga­ran­ti­zar unas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y de se­gu­ri­dad del su­mi­nis­tro, en la pla­ni­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca y en el di­se­ño de un mix ade­cua­do de tec­no­lo­gías. A par­tir de ahí, apues­to por unas su­bas­tas por tec­no­lo­gías, es de­cir, que ca­da una com­pi­ta con su pro­pia fa­mi­lia.

—Pro­po­ne que el Es­ta­do re­cu­pe­re com­pe­ten­cias, ¿pue­de abun­dar en es­ta idea?

—El Es­ta­do ha con­fun­di­do la li­be­ra­li­za­ción del sec­tor con su des­re­gu­la­ción. Son con­cep­tos an­ta­gó­ni­cos, pues a ma­yor li­be­ra­li­za­ción, más re­gu­la­ción ne­ce­si­ta­mos, por­que si no de­ja­mos el cam­po to­tal­men­te abier­to al po­der de mer­ca­do, es de­cir, a la au­to­rre­gu­la­ción. Si los agen­tes po­de­ro­sos se au­to­rre­gu­lan van a desa­rro­llar nor­mas que les con­ven­gan, cla­ro. Es nor­mal que las em­pre­sas de­fien­dan sus in­tere­ses, pe­ro el Es­ta­do tam­bién de­be ha­cer­lo con el de los ciu­da­da­nos.

—O sea, ¿pro­po­ne ma­yor in­ter­ven­cio­nis­mo del Es­ta­do?

—Si quie­re lla­mar­lo así, pe­ro cui­da­do, so­lo pa­ra que ha­ya más li­ber­tad, o sea, pa­ra que ha­ya más com­pe­ten­cia efec­ti­va.

A. L.

Fa­bra par­ti­ci­pa hoy en Lu­go en un de­ba­te so­bre re­no­va­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.