El úl­ti­mo de la fi­la

La Voz de Galicia (Arousa) - - Deportes - Xosé R. Cas­tro

Ser­gio Ál­va­rez es (o al me­nos lo pa­re­ce) el úl­ti­mo de la fi­la en la es­ca­la de prio­ri­da­des del Cel­ta a la ho­ra de afron­tar la re­no­va­ción de los ju­ga­do­res de la pri­me­ra plan­ti­lla. Ha­ce tiem­po que se ha­bla de ne­go­cia­cio­nes es­tan­ca­das con Wass y Ra­do­ja, pe­ro al me­nos en su día se dio el pri­mer pa­so. En el ca­so del por­te­ro de Ca­toi­ra, sim­ple­men­te la par­ti­da no ha co­men­za­do. Y si al­gún día co­mien­za, du­ra­rá cin­co mi­nu­tos. Por­que in­clu­so en es­ta si­tua­ción O Ga­to si­gue sien­do, por en­ci­ma de to­do, un hom­bre de club.

La ma­ne­ra de ope­rar de la cú­pu­la cél­ti­ca con­fir­ma una má­xi­ma: a Ser­gio to­do lo que ha con­se­gui­do le ha cos­ta­do más que los de­más. Po­co im­por­ta que siem­pre ha­ya da­do el ni­vel ca­da vez que ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de ju­gar, que es­té dis­pues­to a acu­dir a cual­quier ac­to o a re­pre­sen­tar al club al otro la­do del pla­ne­ta. Al de Ca­toi­ra siem­pre se le ha mi­ra­do con lu­pa, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to de­por­ti­vo y por par­te de to­dos los es­ta­men­tos, un sec­tor de la afi­ción in­clui­do.

Da la im­pre­sión que na­die (o muy po­cos) se han pa­ra­do a pen­sar en lo que re­pre­sen­ta. Un ejem­plo de tra­ba­jo pa­ra to­dos los can­te­ra­nos (el pri­me­ro en lle­gar y el úl­ti­mo en ir­se ca­da día), un ejem­plo de edu­ca­ción deportiva (ni una ma­la pa­la­bra ca­da vez que le es­pe­ra­ba el ban­qui­llo, que ocu­pó du­ran­te lar­gas tem­po­ra­das) y una dis­po­ni­bi­li­dad ab­so­lu­ta pa­ra to­do. Y por en­ci­ma de to­do, com­por­tar­se siem­pre co­mo una per­so­na nor­mal. Qui­zás ese sea el gran pe­ca­do de O Ga­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.