Cla­ses de gim­na­sia en el co­me­dor y ta­lle­res de mú­si­ca

La fi­lo­so­fía del cen­tro es la ac­ti­vi­dad. Nin­guno de los re­si­den­tes es­tá en­ca­ma­do

La Voz de Galicia (Arousa) - - A Fondo - MA­RÍA VIDAL A CO­RU­ÑA / LA VOZ

Son las 11 de la ma­ña­na y el co­me­dor de La Mi­la­gro­sa se con­vier­te en una cla­se de gim­na­sia. Sen­ta­dos en una si­lla, los alum­nos atien­den a los mo­vi­mien­tos de la fi­sio­te­ra­peu­ta. La me­dia es de 85 años. «Ha subido con los años, por­que co­mo a ni­vel so­cial y mé­di­co hay más fa­ci­li­da­des pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, la re­si­den­cia es co­mo el úl­ti­mo re­cur­so cuan­do ya no pue­de es­tar en su do­mi­ci­lio o la fa­mi­lia no se pue­de ha­cer car­go», ex­pli­ca Aran­za Ba­lo, psi­có­lo­ga del cen­tro.

Aho­ra mis­mo hay 64 per­so­nas, de las cua­les cua­tro son ma­tri­mo­nios. «Siem­pre —ase­gu­ra Ba­lo— una par­te in­gre­sa pa­ra acom­pa­ñar al otro». Un por­cen­ta­je muy al­to de los re­si­den­tes tie­nen de­men­cias, so­bre to­do alz­héi­mer. «Es­tos ca­sos se vuel­ven in­via­bles pa­ra te­ner en ca­sa por­que con­lle­van pro­ble­mas de con­duc­ta, in­som­nio, agi­ta­ción, agre­si­vi­dad... Hay que es­tar 24 ho­ras pen­dien­te». En­tre que les dan un diag­nós­ti­co y les tra­mi­tan las pla­zas en re­si­den­cias pú­bli­cas, pa­sa tiem­po y sue­len re­cu­rrir a las pri­va­das pa­ra ma­ne­jar la si­tua­ción. Re­quie­ren una grúa, la ca­sa adap­ta­da, una ca­ma es­pe­cial, en de­fi­ni­ti­va, unos re­cur­sos mé­di­cos que no es­tán al al­can­ce de cual­quie­ra. «Mu­chos re­ci­ben un in­for­me y ahí que­da. Por eso in­ten­ta­mos ayu­dar a la per­so­na en­fer­ma, pe­ro tam­bién a las fa­mi­lias, dar­les pau­tas, en­se­ñar­les lo que es nor­mal y a qué se van a en­fren­tar».

La pri­me­ra se­ma­na cues­ta, aun­que va­yan por ini­cia­ti­va pro­pia. Sa­len de su en­torno pa­ra se­guir unos ho­ra­rios bas­tan­te rí­gi­dos: a las 8 en pie, a las 9 desa­yuno, a las 10 ac­ti­vi­da­des (por gru­pos en fun­ción de su de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, y pa­ra ello les ha­cen una va­lo­ra­ción ca­da tres me­ses), co­mi­da, sies­ta, más ac­ti­vi­da­des, vi­si­tas de las fa­mi­lias, un ra­to de tiem­po li­bre, a las 20 ho­ras ce­nan y po­co a po­co se van a la ca­ma. «Nues­tra fi­lo­so­fía es la ac­ti­vi­dad: no obli­ga­mos, pe­ro sí in­sis­ti­mos en que par­ti­ci­pen pa­ra que es­tén ac­ti­vos, por­que si no el de­te­rio­ro es ma­yor. A día de hoy, nin­guno de los pa­cien­tes es­tá en la ca­ma», co­men­ta Ba­lo. Con ella, la psi­có­lo­ga del com­ple­jo, tra­ba­jan la me­mo­ria y re­cien­te­men­te han pues­to en mar­cha un ta­ller de mú­si­ca. Con una mis­ma can­ción tra­ba­jan el rit­mo, la le­tra o la vi­da del au­tor. Los fi­nes de se­ma­na el tiem­po li­bre se im­po­ne.

No to­dos vie­nen por en­fer­me­dad, hay mu­chos que vie­nen bus­can­do com­pa­ñía. Y de eso aquí so­bra.

VÍ­TOR ME­JU­TO

En La Mi­la­gro­sa vi­ven ac­tual­men­te 64 per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.