De Guin­dos ex­hi­be su ges­tión de la cri­sis co­mo pa­sa­je a la vi­ce­pre­si­den­cia del BCE

A los eu­ro­dipu­tados no les con­ven­ce su can­di­da­tu­ra: quie­ren una mu­jer y le afean la fal­ta de ex­pe­rien­cia y de in­de­pen­den­cia

La Voz de Galicia (Arousa) - - Economía - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

Con­fia­do y re­suel­to. Así lle­gó ayer el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, al Par­la­men­to Eu­ro­peo. A pe­sar de te­ner to­do en con­tra pa­ra sa­car ade­lan­te su can­di­da­tu­ra a la vi­ce­pre­si­den­cia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), se mos­tró con­ven­ci­do de que Es­pa­ña re­cu­pe­ra­rá la si­lla a la de­re­cha de Ma­rio Drag­hi que per­dió en el 2012, cuan­do los ci­mien­tos del país cru­jían por las sa­cu­di­das de la cri­sis.

El es­pa­ñol se plan­tó en Bru­se­las con la se­gu­ri­dad de que la Eu­ro­cá­ma­ra no pue­de fre­nar su in­mi­nen­te ate­rri­za­je en Fránc­fort, ya que su opi­nión no es vin­cu­lan­te. La par­ti­da se jue­ga tras las cor­ti­nas del Eu­ro­gru­po. Y ahí es don­de De Guin­dos aven­ta­ja a su con­trin­can­te, el go­ber­na­dor del Ban­co de Ir­lan­da, Phi­lip La­ne: «Los apo­yos... Se cuen­ta con ellos, pe­ro no se cuen­tan», des­li­zó ayer an­tes de comparecer an­te los eu­ro­dipu­tados.

Lo hi­zo a puer­ta ce­rra­da, des­pués de que La­ne pa­sa­se re­vis­ta a su di­la­ta­da ca­rre­ra ban­ca­ria. El tec­nó­cra­ta ir­lan­dés en­ca­ja me­jor en el per­fil que de­man­da el BCE, una per­so­na con ex­pe­rien­cia en po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y sin la­zos ac­tua­les con las al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas. Y de cri­te­rios ob­je­ti­vos ti- ró el ir­lan­dés pa­ra con­ven­cer a la Eu­ro­cá­ma­ra. De Guin­dos ju­gó sus cartas en otro te­rreno: el de la ex­pe­rien­cia ges­tio­nan­do cri­sis. «He­mos te­ni­do que to­mar me­di­das muy di­fí­ci­les, cen­tra­das en el sec­tor ban­ca­rio. Des­de in­cre­men­to de pro­vi­sio­nes al res­ca­te y me­jo­ra de los re­sul­ta­dos. Mos­tra­ré có­mo es­to ha ayu­da­do a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria [...]. He­mos he­cho un sa­nea­mien­to sin pre­ce­den­tes», de­cla­ró.

A pe­sar de sus cre­den­cia­les, la Eu­ro­cá­ma­ra no ve con bue­nos ojos que un mi­nis­tro ate­rri­ce di­rec­ta­men­te en la vi­ce­pre­si­den­cia de un or­ga­nis­mo que de­be guar­dar muy bien las dis­tan­cias con los Go­bier­nos na­cio­na­les y los es­ta­men­tos po­lí­ti­cos: «De­fen­de­ré la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les y la eje­cu­ción e im­ple­men­ta­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en el mar­co de la po­lí­ti­ca fis­cal y las re­for­mas eco­nó­mi­cas», sos­tu­vo pa­ra tra­tar de ale­jar las sos­pe­chas.

Pa­ra la Eu­ro­cá­ma­ra, cual­quier mé­ri­to de los can­di­da­tos se ve en­som­bre­ci­do por una reali­dad in­con­tes­ta­ble: el Eu­ro­gru­po si­gue ne­gán­do­se a cum­plir sus exi­gen­cias so­bre igual­dad en­tre se­xos. Los eu­ro­dipu­tados in­sis­ten en que quie­ren una can­di­da­ta pa­ra el car­go, y así se lo ha­rán sa­ber por car­ta a los mi­nis­tros del eu­ro, in­de­pen­dien­te­men­te del resultado de las au­dien­cias de ayer.

La de­le­ga­ción es­pa­ño­la, di­vi­di­da

Es un re­pro­che si­mi­lar al que lan­za­ron los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les al Go­bierno de Ra­joy: ni con­sen­so ni pa­ri­dad. Dos ra­zo­nes por las que se re­sis­ten a apo­yar a De Guin­dos, al con­tra­rio que otros so­cios eu­ro­peos, co­mo por­tu­gue­ses, mal­te­ses y es­lo­va­cos. «No se pue­de pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra sin el apo­yo del par­ti­do de la opo­si­ción, sin con­sul­tar­lo ni es­tu­diar otro per­fil pro­fe­sio­nal», sos­tu­vo el eu­ro­dipu­tado so­cia­lis­ta Jo­nás Fer­nán­dez, quien pu­so el de­do en la lla­ga al re­cla­mar más can­di­da­tu­ras fe­me­ni­nas, es­ca­sas en los ca­jo­nes del Eu­ro­gru­po: «En el 2012 el Par­la­men­to Eu­ro­peo vo­tó en con­tra de un can­di­da­to va­rón a ocu­par el pues­to va­can­te en el BCE, y años des­pués el Eu­ro­gru­po co­me­te el mis­mo error [...]. Nues­tra lí­nea ro­ja es que no pue­de lle­gar a es­ta Cá­ma­ra una lis­ta con so­lo va­ro­nes», la­men­tó.

Pa­ra De Guin­dos, el he­cho de no ser mu­jer no de­be­ría ser un pro­ble­ma. Ayer de­jó cla­ro que la pa­ri­dad no es una prio­ri­dad, sino su asien­to en el BCE, de­jan­do pa­ra pró­xi­mas va­can­tes el de­ba­te de la igual­dad, que con­tra­rres­tó re­pa­san­do la nó­mi­na de mu­je­res en al­tos car­gos de su mi­nis­te­rio.

Es­tá por ver si los ar­gu­men­tos de la in­fra­rre­pre­sen­ta­ción de Es­pa­ña en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y el áni­mo de aho­rrar­le una se­gun­da hu­mi­lla­ción a De Guin­dos tras su frus­tra­do asal­to a la pre­si­den­cia del Eu­ro­gru­po en el 2015 sur­ten su efec­to.

HORST WAG­NER EFE

De Guin­dos com­pa­re­ció an­te los miem­bros de la Co­mi­sión de Eco­no­mía de la Eu­ro­cá­ma­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.