Las pla­yas de la zo­na cie­rran el pri­mer ve­rano de es­ta dé­ca­da sin aho­ga­dos

O Vi­lar, Bo­ca do Río y A Re­tor­ta fue­ron los are­na­les que re­gis­tra­ron más in­ci­den­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - PORTADA - Á. SE­VI­LLA / J. M. SANDE

Por pri­me­ra vez en la úl­ti­ma dé­ca­da, las pla­yas bar­ban­za­nas han con­se­gui­do ce­rrar la tem­po­ra­da es­ti­val sin aho­ga­dos. La apues­ta de los con­ce­llos por do­tar con so­co­rris­tas los are­na­les más pe­li­gro­sos, su­ma­da a un ma­yor cui­da­do por par­te de los ba­ñis­tas, ha per­mi­ti­do fre­nar de raíz con es­ta amar­ga san­gría. A pe­sar de que a ni­vel na­cio­nal y au­to­nó­mi­co el nú­me­ro de muer­tes en las pla­yas cre­ció en es­te 2017, los so­co­rris­tas bar­ban­za­nos se han li­bra­do de su­frir es­te mal tra­go.

«Creo que man­ter as ban­dei­ras azuis e o dis­tin­ti­vo de Q de ca­li­da­de esí­xe­nos uns ser­vi­zos que fan as no­sas praias máis se­gu­ras», apun­tó el res­pon­sa­ble del Gru­po de Emer­gen­cias de Boi­ro, Na­cho Pérez. En es­te mu­ni­ci­pio, con­fie­sa que A Re­tor­ta fue el pun­to más con­flic­ti­vo. Los con­tra­tiem­pos arran­ca­ron al ini­cio del ve­rano, cuan­do unos jó­ve­nes fue­ron res­ca­ta­dos tras co­li­sio­nar con una ba­tea. En el mis­mo are­nal, los so­co­rris­tas ayu­da­ron a una mu­jer que su­frió un gol­pe de ca­lor en el agua, res­ca­te que fue el más com­pli­ca­do de es­te año, ya que se te­mió por su vi­da.

En Ri­bei­ra, O Vi­lar se man­tie­ne co­mo pun­to más pe­li­gro­so. Fuen­tes del GAEM, cuer­po que ges­tio­na el ser­vi­cio de so­co­rris­tas, re­co­no­cen que es­te ve­rano ha si­do más tran­qui­lo de lo ha­bi­tual. «Lo te­ne­mos cla­ro, si hay mal tiem­po y ve­mos que exis­te ries­go al­za­mos la ban­de­ra ro­ja, que prohí­be el ba­ño. En una pla­ya así es me­jor no co­ger­se los de­dos», apun­ta uno de los vi­gi- lan­tes que tra­ba­ja­ron es­te ve­rano en el are­nal. A pe­sar de es­to, los pro­fe­sio­na­les tu­vie­ron que com­ple­tar me­dia de­ce­na de res­ca­tes, so­bre to­do de ba­ñis­tas que arras­tra­ba la ma­rea.

Los sur­fis­tas

En Por­to do Son, cu­ya cos­ta tam­bién cuen­ta con pun­tos pe­lia­gu­dos, los sur­fis­tas ayu­da­ron a los vi­gi­lan­tes du­ran­te es­tos me­ses, sal­ván­do­se así de aho­ga­mien­tos. «Di­mos con­se­jos a al­gu­nos ba­ñis­tas pa­ra que su­pie­sen cuá­les eran las zo­nas más se­gu­ras. Ade­más, si veía­mos al­guno que es­ta­ba des­pis­ta­do, lo avi­sá­ba­mos. Nun­ca es­tá de más», ase­gu­ra Pa­blo Agua­do, quien re­gen­ta una es­cue­la de surf en la lo­ca­li­dad.

La si­tua­ción tam­bién se re­pi­tió en Rian­xo, don­de un ma­yor ci­vis­mo por par­te de los ba­ñis­tas ha per­mi­ti­do sol­ven­tar el ve­rano sin des­gra­cias y con es­ca­sas in­ci­den­cias. Al nor­te de la ría de Mu­ros-Noia, Car­no­ta es el pun­to más con­flic­ti­vo. So­bre to­do el are­nal co­no­ci­do co­mo Bo­ca do Río, don­de las fuer­tes co­rrien­tes sue­len arras­trar a los ba­ñis­tas que des­co­no­cen el lu­gar tie­rra aden­tro. En Ou­tes, al con­tar la pla­ya de Bro­ña con so­co­rris­tas du­ran­te to­do el ve­rano —es­ta­rán in­clu­so es­te fin de se­ma­na— los in­ci­den­tes se re­du­je­ron de raíz. Mien­tras, en Mu­ros, los ba­ñis­tas no vie­ron que su vi­da co­rrie­se pe­li­gro.

Los pro­fe­sio­na­les lo tie­nen cla­ro, la suer­te tam­bién ha ju­ga­do a su fa­vor, aun­que re­co­no­cen que, el ma­yor cui­da­do por par­te de los usua­rios ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra al­can­zar es­te éxi­to. Na­cho Pérez de­ja otra cla­ve de lo ocu­rri­do es­te ve­rano: «Ata ago­ra, moi­ta da xen­te que ten afo­ga­do nes­tas praias de den­tro da ría ti­ña pro­ble­mas de co­ra­zón, po­lo que é im­por­tan­te que non se ex­po­ñan a ris­cos in­ne­ce­sa­rios».

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.