Fis­ca­lía pi­de cua­tro años de cár­cel pa­ra un boi­ren­se por ven­der una vi­vien­da em­bar­ga­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA -

La Fis­ca­lía Pro­vin­cial de A Co­ru­ña ha pe­di­do cua­tro años de pri­sión pa­ra un boi­ren­se, que res­pon­de a las ini­cia­les J.F.S.O., al que acu­sa de ha­ber ven­di­do una vi­vien­da a una fa­mi­lia a sa­bien­das de que ha­bía si­do em­bar­ga­da. Ade­más, des­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co exi­gen una in­dem­ni­za­ción de 100.000 eu­ros por los da­ños y per­jui­cios, mo­ra­les y ma­te­ria­les.

Se­gún apun­ta­ron des­de el en­te pú­bli­co, el acu­sa­do fue el ad­mi­nis­tra­dor de una inmobiliaria y, ac­tuan­do en nom­bre de es­ta en­ti­dad, fir­mó una op­ción de com­pra por la ci­ta­da vi­vien­da, el 16 de abril de 2002, por 60.101 eu­ros. El boi­ren­se eje­cu­tó es­te de­re­cho, lo que de­ri­vó en un con­tra­to de com­pra­ven­ta por el que de­bían abo­nar 270.445 eu­ros, res­tán­do­le la su­ma an­te­rior. Des­de Fis­ca­lía afir­man que nun­ca lle­gó a cum­plir con to­do el pa­go, por lo que la due­ña de la vi­vien­da de­man­dó al acu­sa­do, pro­ce­so que de­ri­vó en el em­bar­go de la vi­vien­da el 28 de sep­tiem­bre del 2004.

Sin em­bar­go, el boi­ren­se ya la ha­bía ven­di­do a otro fa­mi­liar me­dian­te un con­tra­to pri­va­do el 11 de fe­bre­ro del 2003 por 81.606 eu­ros, aun­que la es­cri­tu­ra pú­bli­ca se reali­zó el 24 de enero del 2005. Des­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ase­gu­ran que el acu­sa­do y los nue­vos com­pra­do­res tu­vie­ron con­tac­to du­ran­te to­do es­te tiem­po, por lo que en­tien­de que, «de for­ma cons­cien­te y con áni­mo de ob­te­ner un lu­cro ilí­ci­to» ocul­tó la exis­ten­cia del em­bar­go «a pe­sar de co­no­cer­la». Ade­más, se­gún apun­tan, en la es­cri­tu­ra pú­bli­ca es­te ma­ni­fes­tó an­te no­ta­rio que la fin­ca es­ta­ba li­bre de car­gas.

An­tes del em­bar­go, los nue­vos com­pra­do­res, que eran de pri­me­ra vi­vien­da, ha­bían pa­ga­do 6.010 eu­ros, mien­tras que en el 2005 abo­na­ron el res­to. Es­tos ha­bían ido a vi­vir a fi­na­les de enero de ese año pa­ra allí, dan­do de al­ta to­dos los ser­vi­cios. En el 2008, el in­mue­ble fue ad­ju­di­ca­do a su pri­me­ra due­ña, mien­tras que los nue­vos re­si­den­tes co­no­cie­ron los he­chos por una em­plea­da de ban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.