¿Dón­de es­tá el ber­be­re­cho?

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - Mon­cho Ares

Cuan­do lle­ga sep­tiem­bre me invade la nos­tal­gia, por­que mi men­te trai­cio­ne­ra, qui­zá amar­ga­da por el fin del verano, me lle­va a otros tiem­pos, a otros sep­tiem­bres, en los que la tem­po­ra­da de pla­ya no se ha­bía aca­ba­do, pe­ro sí se ha­bían sus­ti­tui­do los ba­ña­do­res por las bo­tas de go­ma y los ras­tri­llos pa­ra ir a los are­na­les de Ba­rra­ña a re­co­ger ber­be­re­chos, bi­val­vo abun­dan­te en­ton­ces, tan­to que du­ran­te la tem­po­ra­da de ba­ño era un in­cor­dio por la mo­les­tia que su­po­nía pi­sar­los.

Ba­ja­ban las fa­mi­lias en­te­ras a ma­ris­car y, des­de el más adul­to has­ta el más ni­ño, re­co­gían el mo­lus­co y lo de­po­si­ta­ban en unas ca­jas de madera de co­lor ne­gro, que los com­pra­do­res uti­li­za­ban co­mo me­di­da pa­ra pro­ce­der al pa­go. El ma­ris­queo no se ha­bía pro­fe­sio­na­li­za­do, y se po­día ex­traer bi­val­vo en de­ter­mi­na­das épo­cas. Era la Ma­ri­na la que se en­car­ga­ba de vi­gi­lar el cum­pli­mien­to de las ve­das, y ya ha­bía fur­ti­vos, cla­ro, ge­ne­ral­men­te pro­duc­to­res que fae­na­ban to­do el año a es­con­di­das, tan po­cos que es­ca­so da­ño po­dían oca­sio­nar en los ban­cos pro­duc­ti­vos. To­dos los co­no­cía­mos e in­clu­so los avi­sá­ba­mos cuan­do veía­mos lle­gar a las pla­yas a los ma­ri­nos ves­ti­dos de blan­co o azul, a los que te­nía­mos pá­ni­co, por­que eran tiem­pos en los que to­do lo que so­na­ra a mi­li­tar era te­mi­ble, pro­ba­ble­men­te por las his­to­rias de la gue­rra que nos con­ta­ban. Ya en­ton­ces ha­bía años de abun­dan­cia de ber­be­re­cho, y otros de es­ca­sez, pe­ro siem­pre lle­ga­ba el oto­ño ma­ris­que­ro, y cuan­do ha­bía po­co mo­lus­co, ba­ja­ban me­nos miem­bros de las fa­mi­lias a las pla­yas.

¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que aque­lla ri­que­za des­apa­re­cie­ra? Di­cen los bió­lo­gos que el cau­san­te es un pa­rá­si­to al que lla­man mar­tei­lia, y la in­ves­ti­ga­ción pa­ra erra­di­car­lo ya du­ra años, sin que se ha­ya en­con­tra­do el an­tí­do­to.

Vien­do la pro­duc­ción en la ría de Mu­ros y Noia, que ma­ña­na abri­rá la ac­ti­vi­dad, a uno le en­tran du­das de que, a es­tas al­tu­ras, aún no se ha­ya da­do con la te­cla pa­ra aca­bar con ese pro­to­zoo (le di­cen), por­que hoy que to­do lo ma­lo se ex­tien­de con una fa­ci­li­dad inusi­ta­da, pa­re­ce ex­tra­ño que los ban­cos na­tu­ra­les noie­ses es­tén a sal­vo, y gra­cias a Dios que lo es­tán, y oja­lá se man­ten­gan o, me­jor, au­men­ten pro­duc­ción.

Co­mo la na­tu­ra­le­za es sa­bia, pue­de que ha­ya que ana­li­zar las con­di­cio­nes que han fa­vo­re­ci­do la apa­ri­ción de ese pa­rá­si­to y que se man­ten­ga tan con­cen­tra­do en la ría de Arou­sa, y ex­pre­sa­men­te en un ban­co tan pro­duc­ti­vo co­mo fue Ba­rra­ña.

Mi­ren a ver si el ber­be­re­cho se desarrolla en su há­bi­tat na­tu­ral, y no en una are­na de can­te­ra, de pé­si­ma ca­li­dad que ha­ce tiem­po que de­bió ser re­ti­ra­da y que es un mo­nu­men­to al des­pil­fa­rro que nun­ca na­die ha in­ves­ti­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.