Pa­be­llón de do­lien­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA -

Pa­re­cen pan­car­tas de alar­ma. Se­ña­les de ce­men­to ar­ma­do que nos ven pa­sar a lo le­jos con sus cen­te­na­res de ojos de cris­tal ne­gro ame­na­zan­tes, ven­ga­ti­vos, se­gu­ros de su po­der ame­dren­ta­dor. Se ele­van en los pro­mon­to­rios co­mo ca­dal­sos que es­pe­ran a los con­de­na­dos a ga­le­ras que sur­ca­mos sin rum­bo los ma­res de es­te mun­do. Co­mo en la lo­cu­ra lú­ci­da del Qui­jo­te, son gi­gan­tes y no mo­li­nos, son ogros y no hos­pi­ta­les.

La Ciu­dad del Do­lor se ha­lla a la vis­ta de to­dos, so­ber­bia y bri­llan­te co­mo una cons­te­la­ción de cha­rol en la que los co­me­tas se es­tre­llan ce­ga­dos por su bri­llo. El hos­pi­tal se asien­ta en su trono de ace­ro y, co­mo un enamo­ra­do im­pa­cien­te, nos es­pe­ra to­das las ho­ras de nues­tra vi­da. Por sus mil bo­cas, en un des­fi­le que a vue­lo de pá­ja­ro pa­re­ce­ría una pro­ce­sión de hor­mi­gas, en­tran y sa­len los sa­nos y los en­fer­mos en bus­ca de la fór­mu­la má­gi­ca que nos per­mi­ta vi­vir un día más. Den­tro, en la ciu­dad de la vi­da y de la muer­te, bri­llan cien­tos de es­tre­llas col­ga­das de un cie­lo blan­co ba­jo el que la an­gus­tia re­co­rre un laberinto de pa­si­llos y di­rec­cio­nes que con fre­cuen­cia nos de­vuel­ven a la ca­si­lla de salida co­mo si es­tu­vié­ra­mos ju­gan­do a un par­chís en­can­ta­do.

Con las ma­nos ocu­pa­das en sos­te­ner sal­vo­con­duc­tos pa­ra acu­dir a una se­sión de ra­yos X o a la re­vi­sión de un mar­ca­pa­sos, ai­rea­mos la in­quie­tud en la co­mi­su­ra de los la­bios y en el cor­ti­nón de las pes­ta­ñas. In­da­ga­cio­nes ante

ILUSTRACIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.