El mus­cu­la­do de la sel­va de Tan­za­nia

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - Ál­va­ro Se­vi­lla

En los al­bo­res de In­ter­net, an­tes de que Fa­ce­book hi­cie­se mul­ti­mi­llo­na­rio a Mark Zuc­ker­berg y es­cla­vos de la ego­la­tría di­gi­tal a paí­ses en­te­ros, lo nor­mal era cha­tear con des­co­no­ci­dos. Hoy pue­de so­nar ab­sur­do, pe­ro gra­cias a es­ta mo­da los cí­be­res se con­vir­tie­ron en el pri­mer éxi­to del hu­ra­cán 2.0. La co­ña del mo­men­to era ha­cer­se pa­sar por otra per­so­na es­con­dién­do­se de­trás de al­gún mo­te ab­sur­do. Aca­bá­ba­mos de cam­biar de mi­le­nio y to­do lo que sa­lía de un or­de­na­dor pa­re­cía sim­pá­ti­co. No te­ne­mos re­me­dio. Al­guno in­ten­ta­ba li­gar a tra­vés de la Red. Pa­ra lo­grar­lo se ven­día a tra­vés de su fi­sio­no­mía. El play­boy pre­do­mi­nan­te era al­to, te­nía ojos azu­les, me­le­na la­cia y es­ta­ba mus­cu­la­do. Ade­más aca­ba­ba de ter­mi­nar me­di­ci­na y ha­bía de­di­ca­do el ve­rano a co­la­bo­rar con Mé­di­cos sin Fron­te­ras pa­ra erra­di­car el ham­bre en Áfri­ca. Pa­ra re­for­zar su his­to­ria bus­ca­ba en Yahoo —Goo­gle to­da­vía era un pro­yec­to— fo­tos de un jo­ven atrac­ti­vo en la sel­va de Tan­za­nia, que en­via­ba al ins­tan­te a su pre­ten­di­da di­gi­tal.

Pe­ro la men­ti­ra siem­pre ha te­ni­do las pier­nas cor­tas. La mís­ti­ca ter­mi­na­ba con la pri­me­ra ci­ta. ¿Qué po­día ha­cer nues­tro ami­go Kaf­kiano666 pa­ra man­te­ner la far­sa? Has­ta el más in­so­len­te se ren­di­ría y con­fe­sa­ría la ver­dad. Pe­ro nues­tro co­le­ga se pre­sen­tó en el lu­gar pac­ta­do bus­can­do a una ru­bia de ojos azu­les y li­cen­cia­da en Far­ma­cia. Dia­bli­lla23 que­dó pe­tri­fi­ca­da en cuan­to lo vio y hu­yó. La co­me­dia ter­mi­nó aque­lla tar­de en San­tia­go.

Vol­ví a pen­sar en Kaf­kiano666 cuan­do em­pe­zó el éxo­do de em­pre­sas ca­ta­la­nas. De ha­ber­lo es­cu­cha­do tan­tas ve­ces, ha­bía ter­mi­na­do por creer­me el cuen­to de que la in­de­pen­den­cia era el ca­mino que Ca­ta­lu­ña te­nía que re­co­rrer pa­ra con­tar con más ser­vi­cios pú­bli­cos, ma­yor ca­li­dad de vi­da, más ri­que­za y me­nos de­sigual­dad so­cial. El in­de­pen­den­tis­mo era el pro­ce­so fun­da­men­tal pa­ra sa­lir re­for­za­dos de la cri­sis.

Al­gu­nos, des­pués de años de creer­se una men­ti­ra, en cuan­to vie­ron el des­fi­le de ban­cos y mul­ti­na­cio­na­les co­men­za­ron a re­plan­tear­se cuán­ta men­ti­ra es­con­dían aque­llas pro­me­sas que lle­va­ban es­cu­chan­do des­de el ini­cio de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca. Al igual que le pa­só a Dia­bli­lla23 con Kaf­kiano666, Ar­tur Mas, Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras no se pa­re­cían en na­da a aquel jo­ven mus­cu­la­do que ha­bía de­di­ca­do el ve­rano a sal­var ni­ños en la sel­va de Tan­za­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.