Con­de­na­dos a en­ten­der­se

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA -

Se­rra do Bar­ban­za y su sis­te­ma de com­pos­ta­je sur­gie­ron en su mo­men­to co­mo una suer­te de Da­vid con­tra Go­liat, co­mo una al­ter­na­ti­va pro­mo­vi­da por un pequeño gru­po de con­ce­llos fren­te a la to­do­po­de­ro­sa So­ga­ma para de­mos­trar que otro mo­de­lo de ges­tión de la ba­su­ra era po­si­ble. La ci­fras que se apor­tan des­de la plan­ta de Ser­via lo ates­ti­guan, al me­nos so­bre el pa­pel, al re­fle­jar un por­cen­ta­je en la re­cu­pe­ra­ción y reciclaje de los des­per­di­cios su­pe­rior a la me­dia del con­jun­to de Galicia. Sin em­bar­go, esas ci­fras y ese es­pí­ri­tu, en cier­to mo­do épi­co, que en­cie­rra el na­ci­mien­to de la man­co­mu­ni­dad se que­dan va­cíos y se van al tras­te cuan­do en los mu­ni­ci­pios que en­vían sus residuos a las ins­ta­la­cio­nes de Lou­sa­me los con­te­ne­do­res ama­ne­cen un día sí y otro tam­bién lle­nos has­ta los to­pes de desechos, mien­tras Se­rra do Bar­ban­za y la em­pre­sa que tiene la con­ce­sión del ser­vi­cio se tiran los tras­tos pú­bli­ca­men­te.

Los pro­ble­mas con la re­co­gi­da de ba­su­ra se han agra­va­do no­ta­ble­men­te en los últimos me­ses, pe­ro los des­en­cuen­tros entre em­pre­sa y man­co­mu­ni­dad se re­mon­tan a prác­ti­ca­men­te el ini­cio de la re­la­ción entre am­bas, y el he­cho de que ca­da de­ci­sión, ca­da mo­vi­mien­to, ca­da desacuer­do aca­be en los juz­ga­dos no ayu­da demasiado a nor­ma­li­zar una si­tua­ción, a to­das lu­ces, in­de­sea­ble.

Aho­ra que la fi­gu­ra del me­dia­dor es­tá en bo­ga, qui­zá se po­dría plan­tear co­mo una al­ter­na­ti­va a la ho­ra de re­sol­ver los con­flic­tos entre la con­ce­sio­na­ria y la en­ti­dad de mu­ni­ci­pios. Por­que, al final, lo que ocu­rre con tan­ta dispu­ta ju­di­cial es que las di­fe­ren­cias entre las par­tes, en lu­gar de so­lu­cio­nar­se, se en­quis­tan a la es­pe­ra de una re­so­lu­ción que pue­de eter­ni­zar­se por­que, sea quien sea el que lle­ve la ra­zón, la par­te con­tra­ria aca­ba pre­sen­ta­do un re­cur­so. Y así has­ta el in­fi­ni­to.

Na­die di­ce que sea sen­ci­llo, por lo que se­ña­lan unos y otros la lis­ta de in­cum­pli­mien­tos en am­bos ban­dos es lar­ga. Ade­más, las re­la­cio­nes entre em­pre­sas y Ad­mi­nis­tra­cio­nes nun­ca son fá­ci­les, por­que la bu­ro­cra­cia pue­de re­sul­tar exas­pe­ran­te a la ho­ra de re­sol­ver pro­ble­mas y por­que, por mu­cho que se es­té pres­tan­do un ser­vi­cio pú­bli­co, lo que na­die quie­re es per­der di­ne­ro o te­ner que rea­li­zar una in­ver­sión que no le co­rres­pon­de. Pe­ro mien­tras los res­pon­sa­bles de la re­co­gi­da de la ba­su­ra no se po­nen de acuer­do, quie­nes su­fren en pri­me­ra per­so­na los con­te­ne­do­res lle­nos son los ve­ci­nos, que pa­gan re­li­gio­sa­men­te la ta­sa co­rres­pon­dien­te y na­da tie­nen que ver con la ges­tión del ser­vi­cio.

Co­mo Se­rra do Bar­ban­za y em­pre­sa no se po­nen de acuer­do ni para rom­per su re­la­ción, es­tán con­de­na­das a en­ten­der­se mien­tras du­re el con­tra­to que las une. No que­da otra. Cuan­to an­tes lo en­tien­dan unos y otros, me­jor para to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.