Trá­fi­co

Ve­ci­nos de Xar­mea y Bra­zos de­nun­cian la al­ta ve­lo­ci­dad a la que cir­cu­lan los co­ches en el vial Boi­ro-Noia

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - PORTADA - A. LO­REN­ZO

Una rec­ta pro­lon­ga­da y con una li­ge­ra pen­dien­te. Así es el tra­mo de la ca­rre­te­ra DP-1105 que cru­za los nú­cleos boi­ren­ses de Xar­mea y Bra­zos y, aun­que el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad es de 50 ki­ló­me­tros por ho­ra, po­cos con­duc­to­res lo cum­plen. Eso es lo que afir­man los re­si­den­tes en es­ta zo­na, que se ven im­po­ten­tes an­te es­ta si­tua­ción que lle­van de­nun­cian­do des­de ha­ce me­ses.

«Nes­ta es­tra­da van co­mo bó­li­dos, nin­guén res­pec­ta o lí­mi­te de ve­lo­ci­da­de de 50, cal­que­ra día vai ha­ber un­ha des­gra­za», ex­pli­ca Jo­sé An­to­nio Sán­chez Her­mi­da, que jun­to a sus ve­ci­nos ha reuni­do más de una trein­te­na de fir­mas pa­ra que la Dipu­tación co­ru­ñe­sa —or­ga­nis­mo ti­tu­lar de la vía— y el Con­ce­llo de Boi­ro to­men al­gún ti­po de me­di­da pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma. «Exis­te un pa­so de peóns e un­ha pa­ra­da de bus es­co­lar, po­lo que cru­zan a es­tra­da tan­to per­soas maio­res co­mo ne­nos, co con­se­guin­te pe­ri­go de atro­pe­los», in­di­ca.

De he­cho, to­das las per­so­nas que uti­li­zan es­te pa­so de ce­bra lo ha­cen con mie­do, por­que los vehícu­los cir­cu­lan con tan­ta ve­lo­ci­dad por es­ta rec­ta que di­fí­cil­men­te po­drían fre­nar a tiem­po si se en­cuen­tran a un pea­tón en la vía. «Hai xen­te con pro­ble­mas de mo­bi­li­da­de que ten que cru­zar a es­tra­da pa­ra ti­rar o li­xo aos con­te­do­res e un día des­tes pa­sa­rá al­go», se­ña­la Sán­chez Her­mi­da, que tam­bién re­co­no­ce que por la no­che el pro­ble­ma se agra­va por­que los vehícu­los to­da­vía van más rá­pi­do.

Por to­dos es­tos mo­ti­vos, los re­si­den­tes en los nú­cleos boi­ren- ses de Xar­mea y de Bra­zos so­li­ci­tan a la Dipu­tación que reali­ce un es­tu­dio de via­bi­li­dad pa­ra sa­ber si es po­si­ble ins­ta­lar en la zo­na pa­sos de pea­to­nes ele­va­dos, o en su lu­gar ban­das ru­go­sas pa­ra re­du­cir la ve­lo­ci­dad, se­ña­les lu­mi­no­sas, ace­ras «ou ou­tras me­di­das di­sua­so­rias que con­si­de­ren os pro­pios téc­ni­cos da Ad­mi­nis­tra­ción», ex­pli­can los ve­ci­nos en un es­cri­to enviado al go­bierno pro­vin­cial y lo­cal en oc­tu­bre del año pa­sa­do. En el mis­mo do­cu­men­to tam­bién se pi­de que se con­tro­le el pa­so de los tu­ris­mos me­dian­te la pre­sen­cia de pa­tru­llas de la Po­li­cía Lo­cal y de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co.

So­lu­ción com­pli­ca­da

Des­de la Dipu­tación son cons­cien­tes de que exis­te un pro­ble­ma con el con­trol de ve­lo­ci­dad en es­ta ca­rre­te­ra, pe­ro con­si­de­ran que la ins­ta­la­ción de ban­das ru­go­sas no es lo más apro­pia­do pa­ra es­ta zo­na, por­que lue­go de­ri­va­ría en otros in­con­ve­nien­tes por el rui­do que ha­cen los vehícu­los al re­ba­sar­las.

Por es­te mo­ti­vo, su in­ten­ción es no­ti­fi­car la si­tua­ción a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co pa­ra que in­ten­si­fi­que los con­tro­les en la zo­na, e in­clu­so es­tu­die la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar allí un ra­dar pa­ra que los con­duc­to­res res­pe­ten los lí­mi­tes de 50.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Sán­chez Her­mi­da mues­tra las fir­mas de los ve­ci­nos pi­dien­do me­di­das pa­ra re­du­cir la ve­lo­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.