No es país pa­ra cho­quei­ros

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - An­tón Pa­ra­da

Ho­la, soy An­tón Pa­ra­da —y co­mo al mí­ti­co pre­sen­ta­dor de Los Sim­pson—, qui­zás me re­cuer­den de otras cró­ni­cas ciu­da­da­nas co­mo Los jó­ve­nes y los san­tos de mo­da. En aque­lla en­tre­ga pu­se el san­to en el cie­lo por­que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ri­bei­ren­ses ha­bían aban­do­na­do a uno de ellos en las al­tu­ras, San Alberto, pa­ra cam­biar­lo por otro más cer­cano. Li­te­ral­men­te. No, no se tra­ta­ba de que tu­vie­sen una preferencia ma­yor por otra ima­gen, una si­tua­ción ex­tra­po­la­ble a la com­pe­ti­ción de co­fra­días en Se­vi­lla, sino que el par­que de San Ro­que les que­da­ba más cer­ca pa­ra dis­fru­tar de una ro­me­ría, cu­ya tra­di­ción siem­pre co­men­za­ba con el ca­mino en cues­ta que in­con­ta­bles pa­dres y ma­dres ri­bei­ren­ses re­co­rrían en un día que to­dos fal­ta­ban a cla­se, a tra­vés de una com­pli­ci­dad no es­cri­ta.

Los tiem­pos cam­bian, ya se lo ad­vir­tie­ron a mi quin­ta cuan­do Ope­ra­ción triun­fo arra­sa­ba en las te­le­vi­sio­nes de tu­bo ca­tó­di­co, co­ro­na­das por ta­pe­te y fi­gu­ri­ta, y no des­con­cer­ta­ba a los ana­lis­tas de me­dios re­ven­tan­do au­dien­cias a tra­vés de Youtu­be. Lás­ti­ma, lo que nos hu­bié­ra­mos reí­do con —ya sé, pre­po­si­ción equi­vo­ca­da— Bis­bal trans­mi­tien­do por Pe­ris­co­pe. Pe­ro esa no es la ver­da­de­ra con­fir­ma­ción de que ese mun­do, que ha­cía fu­nam­bu­lis­mo pa­ra man­te­ner un pu­ña­do de tra­di­cio­nes vivas, está a pun­to de des­apa­re­cer co­mo un co­lor desecha­do ágil­men­te por un ca­ma­león. La prue­ba real está en los car­na­va­les y un cri­men en el que na­die ha re­pa­ra­do por­que no de­ja­do ca­dá­ver.

Mien­tras mi abue­la y mi ma­dre ama­sa­ban ros­qui­llas y fi­lloas —in­di­ca­dor inequí­vo­co de es­tas fe­chas en Ga­li­cia, si por al­gún ca­sual se aca­ba de via­jar en el tiem­po—, se su­ce­dían las con­ver­sa­cio­nes de si se­rían su­fi­cien­tes. Ya les ade­lan­to que en mi ca­sa no exis­te con­sen­so al­guno so­bre cuán­do se ha al­can­za­do esa can­ti­dad, co­mo mí­ni­mo ne­ce­si­ta­ría­mos de la in­ter­ven­ción de Na­cio­nes Uni­das. «Han­se de co­mer, sem­pre se co­me­ron», ase­ve­ra­ban o ase­gu­ra­ban. Mas en ese mo­men­to caí en la cuen­ta de que nos ve­nía fal­tan­do todo un gru­po de co­men­sa­les.

¡Ni el vier­nes, ni el sá­ba­do, ni el lu­nes! Nin­gu­na de aque­llas no­ches es­cu­cha­mos el so­ni­do de los pe­tar­dos y las ri­sas que an­te­ce­de a las bri­ga­das de jó­ve­nes con más­ca­ras y mo­nos de tra­ba­jo. No so­nó el tim­bre co­mo an­ta­ño y así se eva­po­ró una de las es­ca­sas mues­tras de que no nos ha­ce fal­ta co­piar el «tru­co o tra­to» es­ta­dou­ni­den­se. Re­cor­dé que aquí los dul­ces se pe­dían con pre­gun­tas y bue­nas in­ten­cio­nes, pe­ro se ga­na­ban con pól­vo­ra y res­pe­to. Ya ha­ce mu­cho des­de que el úl­ti­mo gru­po de ellos nos gri­tó ba­jo la ven­ta­na, a sa­bien­das de que ha­bría fi­lloas lis­tas. En su lu­gar so­lo que­dan im­po­lu­tos dis­fra­ces «ma­de in Chi­na» y mi­lle­nials, por­que es­te no es país pa­ra cho­quei­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.