Los ros­tros de los hé­roes de Fro­xán

En la cam­pa­ña pa­ra re­fo­res­tar el bos­que lou­sa­miano par­ti­ci­pa­ron des­de un equi­po de rug­bi a una ban­da de rock

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - ANTÓN PA­RA­DA

A me­nu­do, de­trás del nom­bre de un usua­rio en In­ter­net se es­con­den per­so­nas cu­ya úni­ca mo­ti­va­ción es cau­sar da­ño ba­jo el abri­go del ano­ni­ma­to. Sin em­bar­go, en cier­tas oca­sio­nes, tam­bién se ha­llan au­tén­ti­cos hé­roes. Es­ta his­to­ria le per­te­ne­ce a los se­gun­dos. Cuan­do se ini­ció la cam­pa­ña de do­na­cio­nes en la Red pa­ra re­fo­res­tar el bos­que lou­sa­miano de Fro­xán —mon­te dis­tin­gui­do por la ONU— na­die se es­pe­ra­ba el alu­vión de solidaridad que in­clu­so per­mi­tió ade­lan­tar las dos pri­me­ras fa­ses del pro­yec­to, con la co­lo­ca­ción de más de dos mil ár­bo­les au­tóc­to­nas.

A me­di­da que las apor­ta­cio­nes iban lle­gan­do, los or­ga­ni­za­do­res de la ini­cia­ti­va no pu­die­ron evi­tar fi­jar­se en la di­ver­si­dad de los par­ti­ci­pan­tes, des­de un equi­po de rug­bi fe­me­nino vi­gués a una ban­da de rock co­ru­ñe­sa, pe­ro pa­san­do tam­bién por ga­lle­gos que se en­cuen­tran le­jos del ho­gar o de apor­ta­cio­nes in­gen­tes de ve­ci­nos de la co­mar­ca.

De Lou­sa­me a Ma­li

Par­te de es­ta gran mues­tra de solidaridad tie­ne su an­te­ce­den­te en los fe­ro­ces in­cen­dios que cal­ci­na­ron el pa­sa­do verano los mon­tes ga­lle­gos, una si­tua­ción que ya se ha­bía vi­vi­do en el bos­que lou­sa­miano en el du­ro es­tío del 2016. En ese sen­ti­do, el gru- po Su­per­glú ha­bía em­pren­di­do su ini­cia­ti­va de re­cau­dar fon­dos pa­ra áreas cal­ci­na­das a tra­vés de la ven­ta de mo­chi­las con el lo­go­ti­po del con­jun­to y men­sa­jes de corte eco­lo­gis­ta.

Cuan­do los in­te­gran­tes se en­te­ra­ron del pro­yec­to im­pul­sa­do por la So­cie­da­de His­tó­ri­ca e Cul­tu­ral Co­lu­na San­fins, Ver­de­gaia y los co­mu­ne­ros no du­da­ron en des­ti­nar los 505 eu­ros ob­te­ni­dos pa­ra su re­ga­lo de re­yes, que qui­sie­ron agra­de­cer a sus fans: «Con lo que nos ha­béis ayu­da­do con­se­gui­re­mos na­da me­nos que plan­tar más de 140 ár­bo­les, me­dia fa­ne­ga, va­ya».

Aún así, no se tra­tó de la ma­yor de las apor­ta­cio­nes, la cual le co­rres­pon­dió a un ve­cino de la co­mar­ca que pre­fie­re man­te­ner su ano­ni­ma­to y que apor­tó na­da me­nos que mil eu­ros. «Im­pre­sio­nou­nos a can­ti­da­de de xen­te que se tras­la­dou ás plan­ta­cións, per­soas che­ga­das de Vi­go, Co­ru­ña, Lu­go que ta­mén lle me­te­ron ho­ras de via­xe», in­di­ca­ron des­de la Co­lu­na San­fins, pa­ra des­ta­car tam­bién el ca­so de una ga­lle­ga que re­si­de en Ma­li y que efec­tuó una do­na­ción de un to­tal de 650 eu­ros.

El ter­cer tiem­po

De en­tre to­das es­tas his­to­rias, hay una que so­bre­sa­le y es la de las ju­ga­do­ras del Ka­lei­do Uni­ver­si­da­de de Vi­go Rugby Club. No te­nían ni idea de don­de que­da­ba Fro­xán, pe­ro no les hi­zo fal­ta. Lo úni­co que que­rían era echar una mano, co­mo ha­bían he­cho en otras oca­sio­nes re­par­tien­do ba­lo­nes a ni­ños in­gre­sa­dos en el Hos­pi­tal Ál­va­ro Cun­quei­ro que lu­chan con­tra el cáncer.

«Bus­cá­ba­mos una ac­ti­vi­dad, más o me­nos fí­si­ca, pa­ra ha­cer en gru­po y que al mis­mo tiem­po ayu­da­se a una cau­sa», ex­pli­có la ca­pi­ta­na Ber­ta Ál­va­rez Gon­zá­lez, que tras re­ci­bir el avi­so de una ami­ga cien­tí­fi­ca, le pro­pu­so co­la­bo­rar al res­to de la plan­ti­lla apro­ve­chan­do que el fin de se­ma­na de la pri­me­ra plan­ta­ción no te­nían par­ti­do.

A es­tas he­roí­nas se su­ma un go­teo in­ce­san­te de do­na­cio­nes de­trás de las que po­dría en­con­trar­se cual­quie­ra. In­clu­so us­ted.

CE­DI­DA

Las ju­ga­do­ras del Ka­lei­do Uni­ver­si­da­de de Vi­go Rugby Club par­ti­ci­pa­ron en la pri­me­ra plan­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.