Me­dio am­bien­te

La pla­ya ri­bei­ren­se es­tá ubi­ca­da en un lu­gar pro­te­gi­do del vien­to y las ma­reas que la con­vier­ten en la zo­na pre­fe­ri­da por es­tas aves pa­ra pa­sar los me­ses de más frío

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - PORTADA - ANA LORENZO

La pla­ya de Co­ro­so se con­vier­te en el lu­gar ele­gi­do por la pí­lla­ra pa­ra pa­sar los me­ses de in­vierno

La pí­lla­ra, tam­bién co­no­ci­da co­mo chor­li­te­jo pa­ti­ne­gro, ha en­con­tra­do en la co­mar­ca un lu­gar pro­pi­cio pa­ra vi­vir du­ran­te gran par­te del año, y es­pe­cial­men­te en in­vierno, cuan­do el mal tiem­po po­ne en pe­li­gro su sub­sis­ten­cia. En los úl­ti­mos años, el are­nal ri­bei­ren­se de Co­ro­so se ha con­ver­ti­do en lu­gar de re­si­den­cia pre­fe­ri­do por es­tas aves pa­ra pa­sar los me­ses de ma­yor frío, y se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te, más de me­dio cen­te­nar de ejem­pla­res de to­da Ga­li­cia eli­gen es­te es­pa­cio na­tu­ral pa­ra in­ver­nar.

Ma­ría Vidal, in­ves­ti­ga­do­ra del gru­po de Bio­di­ver­si­dad Ani­mal de la Uni­ver­si­da­de de Santiago y coor­di­na­do­ra del equi­po que es­tu­dia el desa­rro­llo de es­ta es­pe­cie en co­la­bo­ra­ción con la Xun­ta, re­co­no­ció que, «gra­cias a las ges­tio­nes con el Ayun­ta­mien­to, la pla­ya re­cu­pe­ró la zo­na de ve­ge­ta­ción, y es­te en­torno les per­mi­te es­tar re­la­ti­va­men­te tran­qui­las. Ade­más, es un are­nal re­co­gi­do, y la in­fluen­cia de vien­tos e in­clu­so de las ma­reas le afec­ta me­nos». Es­tas es­pe­cia­les con­di­cio­nes pro­vo­can que, aun­que exis­ten otros en­tor­nos en la co­mar­ca don­de pe­que­ños gru­pos pa­san al­gu­na par­te del in­vierno —co­mo Cal­de­bar­cos, Aguiei­ra o Xu­ño—, al fi­nal mu­chos de ellos aca­ban cam­bian­do es­tos des­ti­nos por el rin­cón ri­bei­ren­se.

Es­ta gran pre­sen­cia de la pí­lla­ra en Co­ro­so ha pro­vo­ca­do que sea aquí don­de se ha­yan pues­to los tres pri­me­ros ni­dos de to­da Ga­li­cia. Sin em­bar­go, los ex­per­tos han po­di­do com­pro­bar es­tos días que dos de ellos no han sa­li­do ade­lan­te, y so­lo se man­tie­ne uno. Por el mo­men­to, se des­co­no­cen las cau­sas que han po­di­do lle­var a que es­tos fue­ran des­trui­dos, ya que en la zo­na no exis­te nin­gún de­pre­da­dor que pue­da ata­car­los.

Los ni­dos

«Tal y co­mo es­tá el tiem­po, con tan­ta llu­via, no he­mos po­di­do iden­ti­fi­car hue­llas pa­ra sa­car in­di­cios de la cau­sa de la pér­di­da. Es­ta­ban uno en ca­da es­qui­na de la par­te aco­ta­da y han des­apa­re­ci­do, así que he­mos de­ci­di­do ta­par el que que­da con una es­pe­cie de jau­la, por­que es­tá en una zo­na don­de lle­ga la gen­te a la pla­ya», ex­pli­có Vidal, que apun­tó que ya han ha­bla­do con los res­pon­sa­bles del Ayun­ta­mien­to ri­bei­ren­se pa­ra po­der am­pliar la par­ce­la destinada a es­te es­pe­cie. «Pe­ro se­rá siem­pre ocu­pan­do la zo­na de ve­ge­ta­ción. No se le qui­ta na­da de es­pa­cio al are­nal pa­ra que la gen­te dis­fru­te. Hay si­tio pa­ra to­dos», acla­ró.

El mal tiem­po de es­ta primavera tam­bién ha in­flui­do mu­cho a la ho­ra de que la pí­lla­ra co­mien­ce su pro­ce­so de re­pro­duc­ción. Si nor­mal­men­te los ni­dos ini­cia­les se po­nían a me­dia­dos del mes de mar­zo, es­te año los tres que se han re­gis­tra­do has­ta el mo­men­to da­ta­ban de los pri­me­ros días de abril.

Ade­más, se­gún los da­tos re­co­gi­dos por los ex­per­tos, las pa­re­jas to­da­vía no se han jun­ta­do pa­ra rea­li­zar el pro­ce­so de có­pu­la, con lo que es­te ejer­ci­cio se re­tra­sa­rá el na­ci­mien­to de po­llos.

C. QUEIJEIRO

En Co­ro­so se pu­sie­ron es­te año los pri­me­ros tres ni­dos de to­da Ga­li­cia, pe­ro dos se per­die­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.