So­cie­dad

Ase­gu­ra que es di­fí­cil atraer so­cios, so­bre to­do entre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - PORTADA - M. X. BLAN­CO

El pre­si­den­te del Li­ceo Pue­blen­se, Jor­ge Abal, ha­bla so­bre el 85.o aniver­sa­rio de la en­ti­dad

Se con­vir­tió en so­cio del Li­ceo Pue­blen­se cuan­do te­nía 15 años por­que, co­mo ase­gu­ra, por aquel en­ton­ces era ca­si obli­ga­to­rio per­te­ne­cer a la en­ti­dad pa­ra te­ner vi­da so­cial. Y con el úl­ti­mo cam­bio de si­glo, Jor­ge Abal asu­mió las rien­das del club con un gru­po de ami­gos, de los que se si­guen reunien­do en las ins­ta­la­cio­nes pa­ra pa­sar el tiem­po li­bre y re­me­mo­rar vie­jos tiem­pos. Se­ña­la que el ob­je­ti­vo nú­me­ro uno en es­tos mo­men­tos es re­sis­tir y el se­gun­do, tra­tar de cap­tar nue­vos so­cios, so­bre to­do entre la ju­ven­tud, pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de una aso­cia­ción en la que se ha­ce bueno el di­cho de que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor.

Le­jos que­dan los 700 in­te­gran­tes que lle­gó a te­ner es­te li­ceo en su épo­ca do­ra­da. «Aquí te­nía­mos unas ofer­tas de ocio que no en­con­trá­ba­mos en otros lu­ga­res, co­mo bi­llar y te­le­vi­sión pa­ra ver los par­ti­dos de fút­bol y ba­lon­ces­to. Ha­bía, y to­da­vía hay, una bue­na bi­blio­te­ca. Tam­bién se dispu­taban di­ver­sos cam­peo­na­tos. Yo lle­gué a ju­gar al aje­drez sin mi­rar al ta­ble­ro, con to­das las ju­ga­das gra­ba­das en la ca­be­za», re­cuer­da con año­ran­za Jor­ge Abal.

Aho­ra, el nú­me­ro de miem­bros no lle­ga a los 300, una ci­fra que su­fre pe­rió­di­ca­men­te ba­jas, a raíz del fa­lle­ci­mien­to de so­cios, pe­ro que apenas re­gis­tra al­tas: «An­tes el Li­ceo era el epi­cen­tro de A Po­bra, aho­ra tra­ta­mos de re­sis­tir». Y eso que, jun­to a sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res, el pre­si­den­te es­tá con­ti­nua­men­te pre­sen­tan­do no­ve­da­des: «Te­ne­mos mu­chí­si­mas ac­ti­vi­da­des y hay que re­co­no­cer que, des­de que em­pe­za­mos a lan­zar pro­pues­tas di­ri­gi­das al pú­bli­co fe­me­nino, me­jo- ramos tan­to que hoy en día ellas re­pre­sen­tan más de la mi­tad de los so­cios y pue­de de­cir­se que man­tie­nen la en­ti­dad».

Jor­ge Abal to­da­vía re­cuer­da la épo­ca en la que so­lo el ca­be­za de fa­mi­lia po­día ser miem­bro de la en­ti­dad e in­clu­so te­nía que ser pre­sen­ta­do por dos so­cios: «To­dos los ve­ci­nos que­rían per­te­ne­cer al Li­ceo». No ha­ce mu­cho se en­te­ró de que su ma­dre, Mer­ce­des Caa­ma­ño, fue la pri­me­ra mu­jer que en­tró a for­mar par­te de la aso­cia­ción: «Me lo di­jo un com­pa­ñe­ro que fue un gran se­cre­ta­rio y que fa­lle­ció».

Anéc­do­tas y sue­ños

El pre­si­den­te re­cuer­da con nos­tal­gia los di­ver­ti­dos mo­men­tos que pa­só en las ins­ta­la­cio­nes de la so­cie­dad: «Éra­mos unos cha­va­les y po­nía­mos ca­da uno un du­ro y, con la ayu­da del can­ti­ne­ro, mon­tá­ba­mos gua­te­ques. Por el día tam­bién es­tá­ba­mos siem­pre aquí me­ti­dos, has­ta el pun­to de que me tie­ne ve­ni­do a bus­car al­gún pro­fe­sor y el cu­ra, por­que en vez de ir al ca­te­cis­mo es­ta­ba aquí ju­gan­do al bi­llar».

Ase­gu­ra que el ca­ri­ño que le tie­ne al Li­ceo Pue­blen­se le im­pi­de arro­jar la toa­lla. Acu­de a dia­rio a la se­de. Su ac­ti­vi­dad pre­fe­ri­da son las ter­tu­lias: «Pa­sa­mos el tiem­po ha­blan­do de te­mas de actualidad, un día de fút­bol, otro de po­lí­ti­ca... lo que sea». Pe­ro re­co­no­ce que le gus­ta­ría ver más am­bien­te en las ins­ta­la­cio­nes, jó­ve­nes dis­pues­tos a co­ger un día el re­le­vo: «Ese es mi gran re­to. Es­ta­ría­mos dis­pues­tos a fi­jar pa­ra ellos una cuo­ta sim­bó­li­ca, que no les su­pu­sie­ra un gas­to ex­ce­si­vo, pe­ro re­co­noz­co que so­mos in­ca­pa­ces de en­con­trar un gan­cho que los atrai­ga».

Jor­ge Abal cree que los jó­ve­nes de hoy en día tie­nen un am­plio aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des de ocio a su al­can­ce y por eso no se im­pli­can en pro­yec­tos co­mo el del Li­ceo: «Se di­vier­ten de otra for­ma, no tie­nen las mis­mas in­quie­tu­des que te­nía­mos no­so­tros, son más de bo­te­llón». Pe­se a ello, ase­gu­ra que es­tá dis­pues­to a se­guir lu­chan­do pa­ra que su so­cie­dad, por lo me­nos, aguan­te.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Jor­ge Abal echa en fal­ta más bu­lli­cio en las ins­ta­la­cio­nes de la so­cie­dad po­bren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.