De vuel­ta, en ca­sa de nue­vo

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - Gon­za­lo Tras­bach

En ca­sa se es­tá muy bien, ¿ver­dad, que­ri­da? Sí. Pe­ro no so­mos ca­pa­ces de des­pren­der­nos del re­cuer­do, del olor y el sa­bor de la Big Ap­ple. De las imá­ge­nes de esa gi­gan­tes­ca fru­ta viva, que nun­ca duer­me ni des­can­sa. Aun­que he­mos ca­mi­na­do mi­llas y mi­llas, he­mos to­ma­do ta­xis y au­to­bu­ses, nos subimos al me­tro y he­mos vis­to ca­si to­dos sus ico­nos más sig­ni­fi­ca­dos, in­clui­dos mu­seos, la Grand Ter­mi­nal de tre­nes o el Ma­di­son Squa­re Gar­den, y re­co­rri­do y pa­sea­do por sus ba­rrios, sa­be­mos que apenas he­mos ro­za­do su bri­llan­te y ter­sa piel. Den­tro de ella hay pul­pa y en­tra­ñas. Es po­si­ble que la afa­bi­li­dad, ama­bi­li­dad, la se­duc­ción que res­pi­ra la ciu­dad so­lo sea el re­ver­so de otra ca­ra más du­ra y exi­gen­te, exi­gen­cia tal vez ate­nua­da por la dul­zu­ra que apor­ta la cul­tu­ra la­ti­na, tan pre­sen­te en sus ave­ni­das y ca­lles, y no so­lo con­fi­na­da en el sur de Har­lem, un ba­rrio hoy muy di­fe­ren­te del que re­tra­ta­ba Lor­ca en Poe­ta en Nue­va York.

¿Te acuer­das, ne­na, de aque­lla no­che? ¿Cuál? Aque­lla cuan­do des­cen­día­mos des­de Ti­mes Squa­re y ya ca­mi­ná­ba­mos cerca del Em­pi­re Sta­te Buil­ding y em­pe­zó a ne­var. !Qué her­mo­sa es­ta­ba la no­che con los co­pos de nie­ve ca­yen­do por entre los ras­ca­cie­los y so­bre las ca­be­zas de la gen­te, y de los que ha­cían co­la pa­ra su­bir al mi­ra­dor del mí­ti­co edi­fi­cio! Cuan­do no­so­tros fui­mos, as­cen­di­mos des­de el mi­ra­dor del pi­so 80 has­ta el se­gun­do bal­cón, en el 86, an­dan­do. Es­tá­ba­mos re­ven­ta­dos cuan­do lle­ga­mos arri­ba.

Te con­fie­so, que­ri­da, que a mí, co­mo a Walt Whit­man, allá en Man­hat­tan me fas­ci­na­ba tan­to o más el en­can­to de lo pe­que­ño, de lo me­nos bri­llan­te, que la ele­va­da me­ta­fí­si­ca que adi­vino sos­tie­ne a los es­pec­ta­cu­la­res y pun­tia­gu­dos gi­gan­tes de ace­ro, alu­mi­nio y cris­tal (¿Arre­me­te­ría con­tra ellos nues­tro don Qui­jo­te?). Allí se ve bien que el ha­bla es her­ma­na ge­me­la de la vis­ta, no pue­de me­dir­se a sí mis­ma.

En ca­sa es­ta­mos muy bien. Pe­ro allá lo pa­sa­mos fe­no­me­nal. Aquí, cuan­do des­pier­to al ama­ne­cer oi­go el can­to del mir­lo, que no ha es­tu­dia­do la es­ca­la, pe­ro me lle­na. Cuan­do es­tá­ba­mos en Nue­va York me des­per­ta­ba con el rui­do de las má­qui­nas que tra­ba­ja­ban en el edi­fi­cio que es­ta­ban le­van­ta­do frente al pi­so 14 del ho­tel. ¿Te das cuenta? Y te di­je: «Aquí se tra­ba­ja día y no­che to­da la se­ma­na». Allá, to­das las no­ches so­ña­ba con pai­sa­jes y ros­tros del pue­blo o de la al­dea. Aquí, en cam­bio, sue­ño con las bri­llan­tes lu­ces, ca­lles y ave­ni­das y el di­fu­so ros­tro de la mul­ti­tud que ca­mi­na por las ace­ras de la Big City. ¿El mun­do al re­vés?

Co­mo de­cía Whit­man, que na­ció en Long Is­land y vi­vió en Man­hat­tan, los múscu­los de la gran ur­be se ali­men­tan de la mis­ma san­gre an­ti­gua. Un vie­jo co­ra­zón di­la­ta­do la­te ba­jo la su­per­fi­cie, en el sub­sue­lo. En los só­ta­nos ha­bi­tan to­das las pa­sio­nes: de­seos, am­bi­cio­nes, an­he­los, cons­pi­ra­cio­nes, en­vi­dias, ren­co­res... Es­tán ahí to­das, aun­que no se pre­di­que so­bre ellas en las au­las uni­ver­si­ta­rias ni en los mu­seos, ni tam­po­co en los sa­lo­nes de las cla­ses de la al­ta al­cur­nia. Sí. Esas que mo­ran en los cos­ta­dos de Cen­tral Park.

Con to­do, me ha pa­re­ci­do que allá (en esa ciu­dad fan­tás­ti­ca, se­duc­to­ra, afa­ble, ama­ble, abier­ta), más que aquí, to­dos (no me­nos los po­bres que los ri­cos) tie­nen un lu­gar en la pro­ce­sión de la exis­ten­cia, tal co­mo in­di­ca­ba la que cir­cu­la­ba el Vier­nes San­to des­de la mi­tad del Brooklyn Brid­ge en di­rec­ción a St. Paul’s Cha­pel: Way of the Croos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.