La se­ño­ra María ya ha­bló de los es­con­di­tes del ru­bio de ba­tea en un do­cu­men­tal so­bre el en­cla­ve

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA -

Ac­tual­men­te es di­fí­cil iden­ti­fi­car un zu­lo si no se va en com­pa­ñía de al­guien que los co­noz­ca, y ca­da vez que­dan me­nos per­so­nas que se­pan ubi­car­los so­bre el te­rreno. Una de las ve­ci­nas que te­nía al­gu­nos de ellos lo­ca­li­za­dos era la se­ño­ra María, que ya con­tó la his­to­ria en el do­cu­men­tal O Nei­xón: his­to­ria vi­va dun cas­tro, rea­li­za­do ha­ce ca­si una dé­ca­da.

Quien co­noz­ca Nei­xón des­de ha­ce tiem­po sa­brá que la se­ño­ra María, que mu­rió trá­gi­ca­men­te en el 2011, no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción. Di­cha­ra­che­ra co­mo na­die, en­ta­bla­ba con­ver­sa­ción con cual­quie­ra al que se en­con­tra­se en las in­me­dia­cio­nes del cas­tro y era ca­paz de con­tar su di­fí­cil vi­da con to­da la sen­ci­llez y na­tu­ra­li­dad del mun­do sin res­tar­le ni un ápi­ce de cru­de­za.

Me­nu­da, con la ca­ra cur­ti­da por el sol y de mi­ra­da fran­ca, María era una pie­za fun­da­men­tal de la so­cie­dad de Nei­xón, y por eso apa­re­ce en el do­cu­men­tal, en el que no so­lo ha­bla del ma­ris­queo, sino tam­bién del con­tra­ban­do y de los agu­je­ros que se ex­ca­va­ron en la tie­rra pa­ra es­con­der la mer­can­cía. Lo cuen­ta, y ade­más lo mues­tra. La en­tra­da al zu­lo que hoy es­tá cu­bier­ta por ra­mas es­ta­ba des­pe­ja­da y pue­de ver­se un hue­co per­fec­ta­men­te cua­dra­do, lleno de agua, en el que María in­tro­du­ce un pa­lo pa­ra mos­trar sus pro­fun­di­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.