Cuan­do el es­cu­do se lle­va en el co­ra­zón

Lle­van un cuar­to de si­glo en el Natación Ri­bei­ra, en el que em­pe­za­ron de ni­ñas y en el que aho­ra si­guen co­mo ma­dres

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA DEPORTES - ÁLVARO SE­VI­LLA

Las bar­ban­za­nas com­pi­tie­ron en la li­ga pa­ra in­ten­tar evi­tar el des­cen­so del club

Re­cuer­dan los en­tre­na­mien­tos, los cam­peo­na­tos, los ma­dru­go­nes... No era sen­ci­llo com­pa­gi­nar estudios y natación, pe­ro, si tu­vie­ran que ele­gir, vol­ve­rían a ha­cer­lo de nue­vo. Sa­be­la Pen­sa­do y Uxía Mu­ñiz ejem­pli­fi­can la pa­sión por un es­cu­do y los va­lo­res de sa­cri­fi­cio y com­pa­ñe­ris­mo in­he­ren­tes al de­por­te. Un cuar­to de si­glo lle­van de­fen­dien­do los co­lo­res del Club Natación Ri­bei­ra. Con pa­ro­nes, con­fie­san, pe­ro son 25 años en los que em­pe­za­ron co­mo crías pa­ra re­gre­sar aho­ra sien­do ma­dres.

Uxía Mu­ñiz fue la úl­ti­ma en vol­ver a su vie­ja ca­sa. «Ne­ce­si­ta­ban gen­te pa­ra dispu­tar la li­ga, se ju­ga­ban el des­cen­so y fal­ta­ban na­da­do­ras en el equi­po fe­me­nino. A la pri­me­ra les di­je que no, pe­ro al fi­nal aca­bé acep­tan­do. Juan Carlos Brión es muy in­sis­ten­te», re­co­no­ce en­tre ri­sas. Sa­be­la des­ta­ca en­tre car­ca­ja­das el pa­pel rea­li­za­do por su com­pa­ñe­ra: «Me ga­nó, y eso que vino a en­tre­nar nue­ve ve­ces».

Su re­la­ción se ini­ció cuan­do am­bas co­men­za­ban a cha­po­tear en la pis­ci­na de A Fiei­tei­ra. No les que­da­ba otra. En­tra­ban en el agua a las sie­te de la ma­ña­na, «desa­yu­ná­ba­mos en el co­che», con­fie­san. Iban a cla­se, vol­vían a en­tre­nar, y de nue­vo a las au­las. «Al sa­lir, íba­mos al gim­na­sio, no creas que aca­bá­ba­mos en el so­fá». Los cam­peo­na­tos ga­lle­gos y de Es­pa­ña eran sus re­tos: «Siem­pre que­rías me­jo­rar los tiem­pos». ¿Y los estudios? «Apro­bá­ba­mos to­do», afir­man con una son­ri­sa.

No mien­ten, Sa­be­la Pen­sa­do se li­cen­ció en Me­di­ci­na, Uxía Mu­ñiz, en Ma­gis­te­rio. Am­bas com­pa­gi­nan sus tra­ba­jos con su fa­mi­lia. «Ha­ber com­pe­ti­do creo que nos ayu­dó. Es co­mo cuan­do bus­cas una mínima pa­ra ir a un cam­peo­na­to, sa­bes que tie­nes que en­tre­nar, que es un ob­je­ti­vo a me­dio lar­go pla­zo. Es igual que una opo­si­ción», re­co­no­ce Uxía, quien ejer­ce co­mo maes­tra en el co­le­gio de Ol­vei­ra.

Aho­ra la natación se ha con­ver­ti­do en una eva­sión. «Lo ne­ce­si­tas pa­ra des­co­nec­tar», re­co­no­ce Sa­be­la, quien in­clu­so lle­gó a ins­ta­lar una si­lla es­pe­cial pa­ra lle­var a su hi­jo en su bi­ci­cle­ta. Aman­te de los triatlo­nes, bus­ca un hue­co siem­pre que pue­de pa­ra en­tre­nar. «Lo im­por­tan­te es prac­ti­car un de­por­te, en mi ca­sa siem­pre fue así. No im­por­ta­ba cual, pe­ro te ayu­da a apren­der dis­ci­pli­na, a te­ner más con­fian­za en ti mis­ma. Ha­bía mu­cho es­fuer­zo, pe­ro tam­bién mu­cho com­pa­ñe­ris­mo. To­dos los del club aca­ba­mos en las bo­das del res­to», re­co­no­ce Uxía, que con­fie­sa que esa tra­di­ción del de­por­te la man­ten­drá con su hi­ja.

¿Y aho­ra? «No sé si se­guir», con­fie­sa Mu­ñiz que, tras la li­ga, con­ti­núa en­tre­nan­do. Sa­be­la lo tie­ne más cla­ro, re­co­no­ce en­tre ri­sas: «Aun­que no ha­gas los tiem­pos de an­tes, siem­pre me aca­ban lian­do». No ca­be du­da de que am­bas res­pi­ran de­por­te por los cua­tro cos­ta­dos. Sus co­ra­zo­nes ten­drán siem­pre ta­tua­dos el es­cu­do del Club Natación Ri­bei­ra.

MAR­COS CREO

Pen­sa­do y Mu­ñiz, en la pis­ci­na de A Fiei­tei­ra, que co­no­cen al de­di­llo des­de que se zam­bu­lle­ron por pri­me­ra vez sien­do unas ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.