Los di­se­ños van­guar­dis­tas ga­nan te­rreno

Los di­se­ños tra­di­cio­na­les si­guen sien­do los más de­man­da­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Portada - M. X. BLAN­CO

Cos­tó que los bar­ban­za­nos se atre­vie­ran a in­no­var en lo que al ex­te­rior de su vi­vien­da se re­fie­re, pe­ro al fin pa­re­ce que los di­se­ños de cor­te mo­derno em­pie­zan a te­ner un hue­co en los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra de la co­mar­ca. Pa­ra ello, ha si­do ne­ce­sa­rio su­pe­rar las ba­rre­ras que vin­cu­la­ban es­tos edi­fi­cios, por lo ge­ne­ral de cu­bier­ta pla­na, con con­ti­nuos pro­ble­mas de hu­me­da­des y fil­tra­cio­nes, cues­tión que los pro­fe­sio­na­les del sec­tor dan por des­car­ta­da.

Los di­se­ños tra­di­cio­na­les, so­bre to­do los que con­ce­den un pro­ta­go­nis­mo es­pe­cial a la pie­dra, si­guen sien­do los pre- fe­ri­dos por los bar­ban­za­nos, pe­ro si ha­ce unos años su­po­nían el 90% de los pro­yec­tos que te­nían so­bre la me­sa los ar­qui­tec­tos de la co­mar­ca, hoy el por­cen­ta­je se ha vis­to re­du­ci­do has­ta si­tuar­se en­tre un 60 y un 70 %. La in­no­va­ción, tam­bién en lo que a la cons­truc­ción se re­fie­re, es­ca­la pues­tos, so­bre to­do en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. «La gen­te jo­ven es la que sue­le de­can­tar­se por es­te ti­po de pro­yec­tos», se­ña­la Jo­sé An­to­nio Gó­mez, de 90º Ar­qui­tec­tu­ra.

Es­te pro­fe­sio­nal ase­gu­ra que, a ni­vel eco­nó­mi­co, el pre­cio de una vi­vien­da de cor­te mo­derno es igual o has­ta in­fe­rior al de una ca­sa de es­ti­lo tra­di­cio­nal: «La cons­truc­ción clásica pue­de ser in­clu­so más cos­to­sa si se op­ta por co­lo­car pie­dra en las fa­cha­das».

Avan­ce en los ma­te­ria­les

Y, en lo que a ge­ne­rar pro­ble­mas en el futuro se re­fie­re, el ar­qui­tec­to ase­gu­ra que am­bos di­se­ños, si el se­gui­mien­to de la obra es el co­rrec­to, no de­be­rían te­ner in­con­ve­nien­te al­guno: «A ni­vel téc­ni­co y fun­cio­nal, los dos di­se­ños se re­suel­ven igual. Se ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo en lo que a ma­te­ria­les de im­per­mea­bi­li­za­ción se re­fie­re y no hay pro­ble­mas, aun­que nos de­can­te­mos por una cu­bier­ta pla­na».

Eso sí, Jo­sé An­to­nio Gó­mez aler­ta de que el se­gui­mien­to de los tra­ba­jos es fun­da­men­tal: «El ar­qui­tec­to y el apa­re­ja­dor tie­nen que pi­sar de for­ma pe­rió­di­ca la obra, no pue­den li­mi­tar­se a re­dac­tar el pro­yec­to. Es du­ran­te el pro­ce­so de cons­truc­ción cuan­do pue­den de­tec­tar­se los pro­ble­mas y re­sol­ver­se».

El ar­qui­tec­to cri­ti­ca las nor­ma­ti­vas ob­so­le­tas de al­gu­nos con­ce­llos de Bar­ban­za, que li­mi­tan la cons­truc­ción de vi­vien­das mo­der­nas. Se­ña­la que al­gu­nos, por ejem­plo, obli­gan a co­lo­car cu­bier­ta in­cli­na­da con te­ja.

FO­TO CEDIDA

En la co­mar­ca se ven ca­da vez más ca­sas con cu­bier­tas pla­nas y for­mas cú­bi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.