El in­tru­sis­mo es el gran enemi­go a com­ba­tir

Fir­mas le­ga­les ven co­mo la com­pe­ten­cia des­leal frena su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Portada - SE­VI­LLA G.

Des­pués de una cri­sis que ata­có con una du­re­za inusi­ta­da, el in­tru­sis­mo se ha co­lo­ca­do co­mo el se­gun­do gran pro­ble­ma del sec­tor de la cons­truc­ción. Su repercusión za­ran­dea a aque­llas em­pre­sas que, con­tra vien­to y ma­rea, apues­tan por cum­plir con la le­gis­la­ción vi­gen­te. La com­pe­ten­cia des­leal, y los ba­jos pre­cios que pue­den ofer­tar aque­llos que ope­ran en B, se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma que im­pi­de a las fir­mas re­pun­tar con vi­gor en la co­mar­ca bar­ban­za­na.

«Non se po­de cuan­ti­fi­car can­to per­de­mos, é im­po­si­ble», apun­ta el pre­si­den­te del Cen­tro Em­pre­sa­rial da Cons­truc­ción do Bar­ban­za, Jo­sé Dios, que con- fie­sa que el in­tru­sis­mo es una la­cra con­tra la que la Ad­mi­nis­tra­ción de­be­ría pe­lear con ma­yo­ror vehe­men­cia: «Non su­per­vi­sa, non cum­pre esa fun­ción de control. A ta­re­fa das em­pre­sas que tra­ba­lla­mos le­gal­men­te non é a de­nun­ciar a quen pre­sun­ta­men­te é un com­pa­ñei­ro».

Las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias son las si­guien­tes: li­mi­ta­ción a la ho­ra de con­tra­tar per­so­nal, ro­tu­ra del mer­ca­do y au­ge de la com­pe­ten­cia des­leal. So­bre el pri­mer pun­to, Dios ase­gu­ra que: «el mer­ca­do va por pi­cos y no te pue­des arries­gar a con­tra­tar. No sa­bes si po­drás asu­mir ese cos­te». Ade­más, la obli­ga­ción de las fir­mas lo­ca­les a afron­tar los pa­gos a la Se­gu­ri­dad So­cial y Ha­cien­da ha­ce que las so­cie­da­des le­ga­les sean más ca­ras, lo que rom­pe de cua­jo el mer­ca­do, co­lo­can­do a las ile­ga­les en una po­si­ción de ven­ta­ja.

¿So­lu­cio­nes?

El cons­truc­tor Ro­ber­to Blan­co tie­ne cla­ro que el futuro de la cons­truc­ción pa­sa por un ma­yor control. Con ex­pe­rien­cia en Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos, el ri- bei­ren­se con­fie­sa que: «De­be­ría ha­ber una ho­mo­lo­ga­ción en la in­dus­tria, pe­ro tam­bién en sus pro­fe­sio­na­les».

Blan­co des­ta­ca que un ca­mino que se de­be­ría se­guir pa­ra que el in­tru­sis­mo per­die­se vi­gor pa­sa por re­gu­lar el sec­tor ban­ca­rio que, en la ma­yor par­te de los ca­sos, es el que fi­nan­cia los gran­des y me­dia­nos pro­yec­tos: «No se­ría ma­la idea que se vie­sen obli­ga­dos a exi­gir cua­li­fi­ca­cio­nes, his­to­rial y li­cen­cias a to­do aquel que quie­ra dar el pa­so de in­ver­tir».

Mien­tras se to­man me­di­das, el in­tru­sis­mo im­pe­di­rá a las em­pre­sas le­ga­les cre­cer y es­ta­bi­li­zar­se. Aun­que pa­rez­ca lo con­tra­rio, los per­ju­di­ca­do­res se­rán los pro­pios pro­fe­sio­na­les.

FO­TO MAR­COS CREO

El cen­tro em­pre­sa­rial reali­zó reunio­nes con al­cal­des pa­ra ha­blar de la ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.