¡Vir­xe do Car­me ben­di­ta!

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Entrevista -

La lu­na ju­ga­ba al es­con­di­te con los des­te­llos del fa­ro Re­bor­di­ño, me­dio ocul­ta tras las des­hi­la­cha­das nu­bes del ama­ne­cer. La mar, aque­lla mar que la Vir­gen del Car­men le ha­bía pe­di­do a Jeho­vá co­mo re­ga­lo pa­ra ali­men­tar a sus de­vo­tos, se ador­me­cía in­do­len­te en su sue­ño lí­qui­do. En el con­tra­luz as­tral, Pau­lino re­za­ba ave­ma­rías. No co­no­cía con­tra­se­ña más efi­caz pa­ra que su Pa­tro­na le re­ga­la­se el pan de ca­da día.

Aquel buen hom­bre que an­ta­ño ha­bía fon­dea­do fren­te a Ma­ra­cai­bo y Ba­so­ra y atra­ca­do en Val­pa­raí­so y Ben­gaz­zi, orien­tó la proa de su bo­te has­ta si­tuar­lo fren­te a la cruz de Santiago de Tal, y al gri­to de «¡Vir­xe do Car­me ben­di­ta!,» lan­zó por la po­pa el se­dal co­men­zan­do su la­bor ma­ri­ne­ra al cu­rri­cán.

A la mis­ma ho­ra, en la mar de ga­sa que des­de Agui­ño se acu­rru­ca en los bra­zos de Arou­sa, Adrián el man­co de Ca­bo de Cruz que con­ta­ba a los ni­ños co­mo el gran ti­bu­rón blan­co, le arran­có de cua­jo el bra­zo fren­te a las cos­tas de Nue­va Ze­lan­da, lan­za­ba por el cos­ta­do de ba­bor de su dor­na una do­ce­na de na­sas, pa­ra «en­gaio­lar ás cen­to­las».

Adrián el man­co ha­bía oli­do los sie­te ma­res que cir­cun­dan el mun­do y ador­na­ba su por­tal con los se­llos de los vein­te pa­sa­por­tes que con él via­ja­ron des­de Ciu­dad del Ca­bo has­ta Perth y des­de Saint Pie­rre has­ta Co­mo­do­ro Ri­va­da­via. To­da una vi­da con sa­bor sa­la­do per­si­guien­do atu­nes, ba­ca­lao y cual­quier gran pez que la Se­ño­ra del Car­men le sir­vie­ra en su ban­de­ja de agua. Tras el es­ca­bel de al­gas en el que des­can­sa sus pies Mon­te Lou­ro, cuando el pri­mer ra­yo de sol he­ría las co­pas de los pi­nos del al­ma jar­di­ne­ra de A Cu­ro­ta, en aque­lla ho­ra, Daniel un ta­ci­turno an­ciano de Es­ca­ra­bo­te, se en­tre­te­nía a tres mi­llas de Ba­rra­ña bo­gan­do sin pri­sa so­bre la cu­na des­ha­bi­ta­da de la cal­ma chi­cha, es­cu­chan­do la ra­dio y des­plo­man­do un par de li­ñas so­bre las la­xes del fon­do don­de mo­ran las fa­ne­cas más sa­bro­sas del mun­do.

Daniel, co­mo Pau­lino y Adrián, te­nía tam­bién su his­to­ria ma­ri­na. Mu­chos años atrás, a su ta­ller de lin­ter­nei­ro, lle­gó un te­le­gra­ma se­lla­do con es­ca­mas ne­gras. Su hi­jo y 12 mo­zos más ha­bían muer­to aho­ga­dos en el es­tre­cho de Me­si­na. El Ma­re Nos­trum, se los lle­vó pa­ra siem­pre y no de­vol­vió sus cuer­pos ni sus al­mas. El vie­jo Daniel ce­rró su ta­ller y ca­da ama­ne­cer co­men­zó a sa­lir a la mar cer­ca­na por si la Vir­gen del Car­men le de­vol­vía la mi­ra­da azul de su hi­jo úni­co.

Ca­da quien en su queha­cer y ca­da uno en sus cui­tas, allí es­ta­ban los tres se­pa­ra­dos por la fi­ní­si­ma in­fi­ni­tud de la mar de su in­fan­cia. De pron­to, co­mo si se tra­ta­ra de un mons­truo fa­bu­lo­so emer­gi­do del reino de las ti­nie­blas, un re­mo­lino ne­gro, una nu­be fe­roz y arro­lla­do­ra se aso­mó tras el Tre­mu­zo y sin de­te­ner­se, mo­vi­do por la ira, se aba­tió co­mo una som­bra del Dia­blo so­bre la mar con­fia­da. Fue un ins­tan­te, un se­gun­do en el que una fa­ne­ca se en­gan­chó en la brin­ca de Adrián, una ro­ba­li­za se tra­gó has­ta el ra­bo la cu­cha­ri­lla de Pau­lino y una cen­to­lla erran­te ini­ció un via­je sin re­torno en la nasa de Daniel. La tor­men­ta, ce­lo­sa del reino fe­liz del ve­rano, se re­be­ló contra la na­tu­ra­le­za, y las frá­gi­les ar­ma­du­ras de los vie­jos ma­ri­ne­ros co­men­za­ron a cru­jir y a des­den­tar­se co­mo bo­cas des­gas­ta­das por la gu­la que produce la bús­que­da de la li­ber­tad.

Al mo­men­to Pau­lino per­dió de vis­ta la luz de Re­bor­di­ño, Adrián el vue­lo de los cor­mo­ra­nes y Daniel la sa­gra­da ci­ma de A Cu­ro­ta. Lle­va­dos por un ra­yo, se en­con­tra­ron flo­tan­do en el fir­ma­men­to acu­na­dos por la mano pro­di­gio­sa de la Vir­xen do Car­men. So­pló su luz di­vi­na ella so­bre sus al­mas y Pau­lino, Adrián y Daniel se con­vir­tie­ron en es­tre­llas. Por­que eso son las es­tre­llas. Al­mas que de la mar res­ca­ta la Se­ño­ra y las en­cien­de en los cie­los pa­ra guía y tes­ti­mo­nio de aque­llos que, per­di­da to­da es­pe­ran­za, na­ve­gan so­bre la al­fom­bra sa­la­da que Jeho­vá ten­dió pa­ra que la Rei­na de la mar, acu­ne el sue­ño de los hom­bres hon­ra­dos que ala­ban su nom­bre. ¡Vir­xe do Car­me ben­di­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.