Thais Ru­di­ño pon­drá el to­que mu­si­cal en el pre­gón de es­te año

La can­tan­te tam­bién ac­tua­rá con su ban­da en la pra­za do Emi­gran­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Programa - A. L.

La can­tan­te Thais Ru­di­ño se dio a co­no­cer en bue­na par­te de Es­pa­ña el año pa­sa­do, cuan­do lo­gró que­dar en­tre los con­cur­san­tes fi­na­lis­tas del pro­gra­ma te­le­vi­si­vo La Voz. Sin em­bar­go, en A Pobra do Ca­ra­mi­ñal ya era una ca­ra muy ha­bi­tual, por­que era una vi­si­tan­te asi­dua des­de ha­cía tiem­po. «Aun­que yo soy de Ames, ha­ce al­gu­nos años em­pe­cé a to­car mu­cho por la zo­na. Ade­más, mi pa­re­ja es de aquí, y la ver­dad es que siem­pre ha si­do un con­ce­llo que se ha por­ta­do muy bien con­mi­go a ni­vel mu­si­cal y a ni­vel per­so­nal. Pe­ro no so­lo se han por­ta­do bien con­mi­go, sino tam­bién con com­pa­ñe­ros mú­si­cos», re­co­no­ce la ar­tis­ta, cu­ya fa­mi­lia ma­ter­na tam­bién ve­ra­neó du­ran­te mu­chos años en es­ta vi­lla bar­ban­za­na y siem­pre exis­tió mu­cho víncu­lo con es­tas tie­rras.

Ade­más del tra­to aco­ge­dor de los po­bren­ses, de sus es­tan­cias en A Pobra Thais Ru­di­ño des­ta­ca sus her­mo­sos pai­sa­jes y es­pe­cial­men­te un rin­cón: el puerto. «Le ten­go especial ca­ri­ño por- que me exa­mi­né ahí del PER (tí­tu­lo de pa­trón de em­bar­ca­ción de re­creo), por­que me obli­gó mi pa­dre. Siem­pre que voy in­ten­to pa­sar por allí, por­que le ten­go un po­co de nos­tal­gia y ape­go a esa zo­na. Otra de las co­sas que me en­can­ta de A Pobra es que siem­pre hay mo­go­llón de ofer­ta cul­tu­ral, se es­fuer­zan mu­cho».

Mu­chos ner­vios

Du­ran­te es­tas vi­si­tas con­ti­nuas a A Pobra, Thais Ru­di­ño ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de sus fes­te­jos, in­clui­dos los del Na­za­reno, de los que es­ta no­che da­rá el pre­gón inau­gu­ral, a par­tir de las 21.15 ho­ras, en el bal­cón de la ca­sa con­sis­to­rial. Re­co­no­ce que «le ha­ce mu­chí­si­ma ilu­sión» el en­car­go, «pe­ro es­toy sú­per ner­vio­sa. En Na­vi­dad, el al­cal­de (Xo­sé Lois Pi­ñei­ro) ya me ha­bía co­men­ta­do la po­si­bi­li­dad de dar el pre­gón del Na­za­reno, y yo le di­je que ya se ve­ría, por­que de aquí allá... Pe­ro al fi­nal me lio y es­toy muy con­ten­ta, y sú­per, sú­per ner­vio­sa». De he­cho, ex­pli­ca que men­tal­men­te ha pen­sa­do mu­chas co­sas que po­dría in­cluir en su dis­cur­so, pe­ro quie­re po­ner­las to­das por es­cri­to pa­ra no ol­vi­dar­se de na­da, y que los ner­vios no le jue­guen una ma­la pa­sa­da. «Ten­go mu­chas vi­ven­cias y muy bue­nos re­cuer­dos de A Pobra y quie­ro que no se me ol­vi­de nin­guno», des­ta­ca.

La can­tan­te de Ames afir­ma que en los úl­ti­mos cua­tro años ha si­do cuan­do más ha vi­vi­do de cer­ca es­tos fes­te­jos del Na­za­reno, «y aun­que en septiembre es­toy tra­ba­jan­do, in­ten­to siem- pre acer­car­me cuan­do pue­do a es­tas fies­tas, les ten­go un ca­ri­ño especial». De he­cho, en es­tos mo­men­tos, la ar­tis­ta com­pa­gi­na su tra­ba­jo en la Ca­sa do Ro­que, en San­tia­go, con su fa­ce­ta mu­si­cal. «Con Su­per­na­tu­ral, mi ban­da de temas pro­pios de Vi­go, el dis­co ya es­tá lis­to y sal­drá a fi­na­les del pró­xi­mo mes de oc­tu­bre. Lue­go, es­toy pre­pa­ran­do un proyecto per­so­nal con dos ami­gos mú­si­cos, y tam­bién ten­go un gru­po de ver­sio­nes que to­ca­re­mos el vier­nes (por hoy) del Na­za­reno des­pués de leer el pre­gón», apun­ta.

Así, tras ba­jar del bal­cón de la ca­sa con­sis­to­rial po­bren­se, Thais Ru­di­ño ten­drá que pre­pa­rar­se pa­ra el con­cier­to que ofre­ce­rá jun­to a Eléc­tri­ca, la ban­da con la que rea­li­za ver­sio­nes de temas de heavy. La ac­tua­ción se­rá en la pra­za do Emi­gran­te sobre las do­ce y me­dia de la no­che, una vez que ter­mi­ne su con­cier­to el gru­po po­bren­se Ca­ras B, que se su­birá al es­ce­na­rio a las on­ce y me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.