Un ga­li­leo en A Pobra do Ca­ra­mi­ñal

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Entrevista -

Ese se­llo in­de­le­ble que des­te­lla ilu­mi­nan­do el hi­lo del mie­do que te­je la gran araña de la du­da es­tá gra­ba­do a fuego en el co­ra­zón co­mún de A Pobra do Ca­ra­mi­ñal des­de aquel día en el que, créan­me, se de­tu­vo allí el Na­za­reno una ma­ña­na de septiembre. Los po­bren­ses na­cen con esa ci­ca­triz es­tam­pa­da ba­jo la piel. Sa­ben que el Na­za­reno se des­plo­mó en me­dio de sus ca­lles, cuan­do ca­mi­na­ba ven­ci­do con su cruz a cues­tas. Le die­ron agua en aquel día y, re­ani­ma­do, pro­si­guió su pro­ce­sión ha­cia el Cal­va­rio que se al­za sobre la mar de la fe de ca­da quien.

Des­de aque­lla ho­ra en la que la mano del pue­blo cal­mó su sed, el hom­bre de Na­za­reth vuel­ve ca­da año a ver có­mo sus ha­bi­tan­tes se con­gre­gan a su al­re­de­dor agra­de­cién­do­le su pro­tec­ción.

Ya sin su cruz, sin to­do el do­lor del mundo que so­por­tó sobre su es­pal­da, al­za­do sobre la mul­ti­tud y ro­dea­do de ve­las que a ple­na luz bri­llan más que el sol, con­tem­pla la ría y el ho­ri­zon­te tras el que se es­con­de su mar de Ga­li­lea. Ben­di­ce en si­len­cio a sus de­vo­tos e ilu­mi­na las pie­dras mu­das y sor­das has­ta ha­cer- las ha­blar glo­ri­fi­can­do su nom­bre. Tras él, me­dia do­ce­na de fé­re­tros va­cíos, dan tes­ti­mo­nio de su apre­cio por las gen­tes del Ca­ra­mi­ñal.

El Na­za­reno se fi­ja en Da­niel y re­cuer­da aque­lla no­che en la que se le pa­ró el mo­tor de su lan­cha cuan­do vol­vía a puerto hu­yen­do de una sú­bi­ta ma­re­ja­da que ame­na­za­ba con vol­car la em­bar­ca­ción. Da­niel in­ten­ta­ba po­ner su frá­gil ma­de­ro proa al viento, pe­ro una y otra vez ter­ca­men­te la marea lo si­tua­ba de cos­ta­do a él has­ta que ocu­rrió la des­gra­cia. En me­nos de cin­co mi­nu­tos, el naufragio es­ta­ba con­su­ma­do y Da­niel ma­no­tea­ba sobre la es­pu­ma he­la­da sin­tien­do sus pul­mo­nes a pun­to de es­ta­llar. En­ton­ces se acor­dó del día en que Je­sús se de­tu­vo en Pobra y le im­plo­ró que por aque­lla agua que su pue­blo le die­ra pa­ra ali­viar su mar­ti­rio, sal­va­se su vi­da.

Nun­ca su­po con­tar có­mo ocu­rrió pe­ro Da­niel, au­pa­do en unos bra­zos in­vi­si­bles, vo­ló sobre las olas y, ador­mi­la­do en el ma­le­cón, lo en­con­tra­ron dos mu­je­res que re­gre­sa­ban del turno de no­che de la con­ser­va.

El Na­za­reno son­rió vien­do a Da­niel con su tra­je de do­min­go si­guien­do su ataúd. Más allá, en­tre las gen­tes, dis­tin­guió a Josefina. Ha­bía in­gre­sa­do en el hos­pi­tal acu­cia­da por un in­far­to de mio­car­dio. En la am­bu­lan­cia tu­vo el su­fi­cien­te áni­mo pa­ra adi­vi­nar en­tre los au­lli­dos de la si­re­na la voz de Je­sús de Na­za­reth que to­do pa­ci­fi­ca. Le pro­me­tió Josefina des­fi­lar 12 años tras su ataúd pa­ra hon­rar­le y agra­de­cer­le la sal­va­ción de su vi­da tan ne­ce­sa­ria pa­ra sus cin­co hi­jos aún me­no­res y fal­tos de pa­dre. So­lo es­tu­vo dos días en el hos­pi­tal. Los médicos no pu­die­ron ex­pli­car­se ni ex­pli­car co­mo aque­lla mu­jer que en­tró en pa­ra­da car­día­ca, ha­bía re­co­bra­do en unas ho­ras sus cons­tan­tes y el elec­tro­car­dio­gra­ma no de­tec­ta­ba in­ci­den­te al­guno. Fue da­da de al­ta y, por las cir­cuns­tan­cias del ca­so, des­de aquel día fue co­no­ci­da co- mo Pepa a Re­su­si­ta­da.

La ban­da de mú­si­ca sem­bra­ba la ca­lle de an­gus­tia con su can­to lú­gu­bre cuan­do sú­bi­ta­men­te, los hom­bres que por­ta­ban la ima­gen que­da­ron pa­ra­li­za­dos sin po­der dar un pa­so. Pa­re­ció una eter­ni­dad, pe­ro fue un ins­tan­te que na­die per­ci­bió. El Na­za­reno gi­ró su ca­be­za ha­cia la de­re­cha y mi­ró com­pa­si­vo a Ma­nuel que apo­ya­do en el mos­tra­dor de un vie­jo bar, be­bía una co­pa de aguar­dien­te. Ma­nuel le ha­bía pro­me­ti­do al Na­za­reno asis­tir a to­das sus pro­ce­sio­nes si sal­va­ba a su es­po­sa del te­rri­ble ac­ci­den­te que su­frie­ron por su im­pru­den­cia, vol­vien­do de las fies­tas de Noia. Ma­ría, so­bre­vi­vió, pe­ro pe­na­ba su vi­da en una si­lla de rue­das vio­len­ta­da por do­lo­res in­su­fri­bles. Des­de el con­tra­luz del bar, Ma­nuel adi­vi­nó la mi­ra­da del Na­za­reno y en ella le­yó un men­sa­je: «¡Ve a ca­sa!».

Mien­tras la pro­ce­sión con­ti­nua­ba, co­rrió Ma­nuel ca­lle aba­jo y de pron­to, al do­blar la es­qui­na, vio a Ma­ría en pie en el bal­cón sa­lu­dán­do­lo. Ca­yó de ro­di­llas allí mis­mo y, es­cri­to en su llan­to, pu­do leer: «Yo es­ta­ré con vo­so­tros siem­pre, has­ta la con­su­ma­ción del mundo». (Ma­teo 28:20).

El hom­bre de Na­za­reth vuel­ve ca­da año a ver có­mo sus ha­bi­tan­tes se con­gre­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.